10 diciembre, 2009

LOS REGIMENES ADUANEROS DE PERFECCIONAMIENTO

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Eximio docente universitario en las Facultades de Negocios Internacionales de la Universidad Privada de Ciencias Aplicadas (UPC) y la Universidad de San Martin de Porres (USMP); así como en el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN).
  • Artículo publicado en la Revista Guía Logística. N° 45. Edición Diciembre 2009

I. INTRODUCCION
Si queremos analizar el conjunto de medidas que fueron implementadas para lograr el fomento de nuestras exportaciones desde el punto de vista de la facilitación del comercio exterior, no podemos dejar de mencionar a los regímenes aduaneros de perfeccionamiento dado que debieran ser rebautizados como regímenes promotores de la exportación, debido a su rol protagónico en el logro de las cifras de crecimiento constante que venimos registrando en nuestra balanza comercial en materia de exportaciones.
Para poder comprender un poco más esta temática debemos mencionar que si se pagaran todos los tributos que gravan la importación de las materias primas e insumos importados que ingresan a nuestro país, pese a que los mismos luego de un proceso productivo terminarán siendo exportados, entonces este monto pagado al Fisco pasará contablemente a formar parte del costo de producción del bien final que se va a exportar. Lo cual en la práctica nos conduce al efecto no deseado de exportar tributos. Situación que desde el punto de vista técnico y económico no es aceptado por los expertos en negocios internacionales. Motivo por el cual los gobiernos desarrollan diversos mecanismos orientados a evitar que se produzca este efecto no deseado y de ese modo obtener la mayor competitividad en sus operaciones de exportación.

II. ASPECTOS GENERALES DE LOS REGIMENES DE PERFECCIONAMIENTO
Pasemos a desarrollar los aspectos generales de estos regímenes promotores de la exportación, habiendo precisado que los mismos están orientados a facilitar el ingreso de materias primas o insumos a nuestro país libre del pago de los derechos arancelarios y demás tributos que gravan su importación, en la medida que se transformen para su posterior reexportación en un nuevo producto transformado, denominado producto compensador en la legislación aduanera.

Admisión Temporal para Perfeccionamiento Activo: Este régimen aduanero permite el ingreso al territorio aduanero de ciertas mercancías extranjeras con la suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, con el fin de ser exportadas dentro de un plazo determinado, luego de haber sido sometidas a una operación de perfeccionamiento, bajo la forma de productos compensadores.

Pueden ser objeto de este régimen ser objeto de este régimen las materias primas, insumos, productos intermedios, partes y piezas materialmente incorporados en el producto exportado (compensador), incluyéndose aquellas mercancías que son absorbidas por el producto a exportar en el proceso de producción; así como las mercancías que se someten al proceso de reparación, restauración o acondicionamiento. Asimismo podrán ser objeto de este régimen mercancías tales como catalizadores, aceleradores o ralentizadores que se utilizan en el proceso de producción y que se consumen al ser utilizados para obtener el producto exportado (compensador).

Es preciso mencionar que no pueden ser objeto de éste régimen las mercancías que intervengan en el proceso productivo de manera auxiliar, tales como lubricantes, combustibles o cualquier otra fuente energética, cuando su función sea la de generar calor o energía, así como los repuestos y útiles de recambio, cuando no están materialmente incorporados en el producto final y no son utilizados directamente en el producto a exportar; salvo que estas mercancías sean en sí mismas parte principal de un proceso productivo.

Dentro de los requisitos imprescindibles para este régimen destacan la presentación de la declaración y de la garantía debiendo advertir que el plazo máximo de autorización es de veinticuatro (24) meses computado a partir de la fecha del levante. Si el plazo fuese menor, las prórrogas serán aprobadas automáticamente, con la sola renovación de la garantía antes del vencimiento del plazo otorgado y sin exceder el plazo máximo.

Las operaciones de perfeccionamiento activo son aquellas en las que se produce:
a)La transformación de las mercancías;
b)La elaboración de las mercancías, incluidos su montaje, ensamble y adaptación a otras mercancías; y,
c)La reparación de mercancías, incluidas su restauración o acondicionamiento
Es importante destacar que este régimen también comprende a los procesos de maquila.

Exportación Temporal para Perfeccionamiento Pasivo: Este régimen aduanero permite la salida temporal del territorio aduanero de mercancías nacionales o nacionalizadas para su transformación, elaboración o reparación y luego reimportarlas como productos compensadores en un plazo determinado.

Para la reimportación de los productos compensadores se ha fijado el plazo máximo de doce (12) meses contado a partir de la fecha del término del embarque de las mercancías exportadas temporalmente para perfeccionamiento pasivo. El cual puede ser ampliado por la Administración Aduanera en casos debidamente justificados por el beneficiario.

Es importante mencionar que cuando las mercancías exportadas temporalmente se reimporten, después de ser reparadas, cambiadas o perfeccionadas en el exterior, la determinación de la base imponible para el cobro de los derechos arancelarios y demás tributos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, se calculará sobre el monto del valor agregado o sobre la diferencia por el mayor valor producto del cambio, más los gastos de transporte y seguro ocasionados por la salida y retorno de la mercancía, si fuera el caso. Incluso cabe la posibilidad en este régimen que el beneficiario se acoja al tratamiento arancelario previsto en los tratados y convenios internacionales suscritos por el Perú, para obtener las exoneraciones o rebajas arancelarias.

Drawback: Este régimen aduanero permite como consecuencia de la exportación de mercancías, obtener la restitución total o parcial de los derechos arancelarios, que hayan gravado la importación para el consumo de las mercancías contenidas en los bienes exportados o consumidos durante su producción.

Actualmente venimos aplicando el Procedimiento de Restitución Simplificado de Derechos Arancelarios aprobado por el Decreto Supremo N° 104-95-EF con sus modificatorias. Este sistema permite que se le devuelva al productor exportador el 8% del valor FOB de exportación, en la medida que el costo de producción se ha visto incrementado por los derechos que gravan la importación de los insumos incorporados o consumidos en la producción del bien exportado.
El concepto de insumo, para efecto de la inclusión o exclusión del drawback, incluye a las materias primas, productos intermedios, así como a las partes y piezas. Merece destacar que dentro del concepto de materia prima comprende también a las etiquetas, envases y otros artículos necesarios para la conservación y transporte del producto exportado

En ese orden de ideas tenemos entonces que para acceder a este beneficio devolutivo se debe acreditar que los insumos importados han pagado la totalidad de los derechos arancelarios y que se encuentran materialmente incorporados en el bien exportado. Un aspecto importante por destacar en este régimen aduanero es que se permite que tales insumos, puedan ser:
i. Importados directamente por el beneficiario.
ii. Adquiridos a importadores ubicados en el país (proveedores locales).
iii. Mercancías elaboradas con insumos importados por terceros (art.104° del D.S. N° 010-2009-EF).

El procedimiento de restitución se inicia desde la numeración de la Declaración de Exportación dado que este es el único documento válido para manifestar la voluntad expresa de la empresa productora – exportadora para acogerse a este beneficio tributario como requisito previo y obligatorio para tiempo después poder presentar la solicitud de restitución dentro del plazo máximo de 180 días hábiles contados desde la fecha de embarque.

La Administración Aduanera debe poner a disposición del beneficiario la Nota de Crédito y/o el Cheque no negociable dentro del décimo primer día hábil siguiente a la presentación de la solicitud de restitución. En caso el beneficiario requiera que se le apruebe el beneficio en un plazo menor (dos días hábiles), debe presentar una garantía (carta fianza bancaría o póliza de caución) con una vigencia no menor a dos meses y por monto del beneficio que pretende obtener.

Reposición de Mercancías en Franquicia Arancelaria: Este régimen aduanero permite la importación para el consumo de mercancías equivalentes a las que habiendo sido nacionalizadas, han sido utilizadas para obtener las mercancías exportadas previamente con carácter definitivo, sin el pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo.

Pueden ser objeto de éste régimen toda mercancía que es sometida a un proceso de transformación o elaboración, que se hubiere incorporado en un producto de exportación o consumido al participar directamente durante su proceso productivo. Y no pueden ser objeto de este régimen las mercancías que intervengan en el proceso productivo de manera auxiliar, tales como lubricantes, combustibles o cualquier otra fuente energética, cuando su función sea la de generar calor o energía; los repuestos y útiles de recambio, cuando no están materialmente incorporados en el producto final y no son utilizados directamente en el producto a exportar; salvo que estas mercancías sean en sí mismas parte principal de un proceso productivo.

En cuanto se refiere a los plazos para este régimen, se ha previsto que la declaración de exportación debe presentarse en el plazo de un (1) año, contado a partir de la fecha de levante de la declaración de importación para el consumo que sustente el ingreso de la mercancía a reponer. Asimismo, la importación para el consumo de mercancías en franquicia deberá efectuarse en el plazo de un (1) año, contado a partir de la fecha de emisión del certificado de reposición. Y se permite la posibilidad de realizarse despachos parciales siempre que se realicen dentro del precitado plazo.


III. A MANERA DE CONCLUSION

La evolución de nuestras exportaciones experimentó un crecimiento constante durante los años 2005 al 2007. Estas cifras bastante auspiciosas tuvieron su justificado freno y retroceso durante el segundo semestre del año 2008. Lo cual obedece entre otros factores económicos a la crisis financiera internacional, cuyos efectos se evidencian en la contracción de la demanda internacional respecto a nuestros productos de exportación. Sin embargo en lo que va del presente año notamos una franca recuperación de aquella tendencia creciente; motivo por el cual consideramos que los regímenes aduaneros de perfeccionamiento también deben continuar aportando su importante cuota de incentivo para el fomento de nuestras exportaciones.

En ese sentido, proponemos que se implemente un moderno sistema tipo Declaración Telemática que les permita a todos los beneficiarios del drawback acceder a un sistema libre y gratuito para lograr la ansiada transmisión electrónica de sus solicitudes de restitución desde el Portal de la Sunat. Estamos convencidos que esta propuesta beneficiará tanto el productor exportador como la propia Administración Aduanera logrando la simplificación del actual procedimiento, dado que se inspira en el principio de la facilitación del comercio exterior.

EL REGIMEN ADUANERO DE EXPORTACION DEFINITIVA

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Destacado catedrático de la Universidad Privada de Ciencias Aplicadas (UPC), Universidad de San Martín de Porres (USMP) y el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN).
  • Artículo publicado en la Revista Guía Logistica N° 44. Edición Noviembre 2009.

I. PRESENTACION
En los últimos quince años experimentamos cifras de crecimiento constante en materia de exportaciones, lo cual se debe en gran medida a nuestra riqueza minera que hoy disfruta de la bonanza en su cotización internacional. Pero no debemos dejar de mencionar también al conjunto de medidas destinadas a facilitar su despacho aduanero desde el punto de vista normativo, que incluso nos permiten acercarnos a la ansiada Aduana Virtual.
Todos sabemos que por definición la exportación es un régimen aduanero que permite la salida del territorio aduanero de las mercancías nacionales o nacionalizadas para su uso o consumo definitivo en el exterior y no está afecta a tributo alguno. A cambio el exportador recibe del Estado beneficios de tipo tributario como el drawback y la devolución del Impuesto General a las Ventas.

II. TIPOS DE EXPORTACIONES.
Las exportaciones le permiten a nuestro país obtener las divisas suficientes para cumplir con los vaticinios que los economistas han propuesto para estas épocas de crisis financiera internacional. Dada su importancia, nos permitimos desarrollar una breve clasificación de las exportaciones a la luz de su procedimiento operativo actual, teniendo en cuenta que nos anima siempre el firme propósito de difundir los principales cambios que experimenta la novísima legislación aduanera. Así tenemos:

Exportación a través de intermediarios comerciales (comisionistas): Son los despachos de exportación definitiva efectuados a través de intermediarios comerciales que tienen el carácter de comisionistas. La empresa intermediaria efectúa la exportación con una sola declaración.

Exportación hacia los CETICOS, ZOFRATACNA o ZEEDEPUNO: Son los despachos de exportación definitiva de mercancías nacionales o nacionalizadas provenientes del resto del territorio nacional y destinadas a usuarios autorizados a operar en los CETICOS, ZOFRATACNA o ZEEDEPUNO. Los Centros de Exportación, Transformación, Industria, Comercialización y Servicios (CETICOS) tienen la naturaleza de Zona Primaria de Trato Especial, que goza de un régimen especial en materia tributaria, arancelaria y aduanera y cuenta con área perfectamente delimitada; por lo que la venta de mercancías a estos centros goza de las prerrogativas de una exportación definitiva.

Exportación bajo contratos de colaboración empresarial: En las sociedades irregulares; comunidad de bienes; joint ventures, consorcios y demás contratos de colaboración empresarial que no llevan contabilidad en forma independiente, la exportación definitiva la realiza el operador, el cual se constituye en el exportador y efectúa los despachos de exportación con una sola declaración.

Exportación definitiva con embarques parciales: Esta es una de las principales novedades en la legislación aduanera. Una exportación definitiva puede amparar embarques parciales siempre que éstos se efectúen de un exportador a un único consignatario, y que los embarques se realicen por la misma aduana de numeración de la DUA. Los embarques parciales deben realizarse dentro del plazo de treinta (30) días calendario contado a partir del día siguiente de numerada la DUA. Las declaraciones que amparan embarques parciales están sujetas a reconocimiento físico.

Operaciones SWAP: Las operaciones SWAP con clientes del exterior, realizadas por productores mineros, es efectuada con intervención de entidades reguladas por la Superintendencia de Banca y Seguros, las que certifican la operación en el momento en que se acredite el cumplimiento del abono del metal en la cuenta del productor minero en una entidad financiera del exterior, la misma que se refleja en la transmisión de esta información vía swift a su banco corresponsal en Perú. El Banco local interviniente emitirá al productor minero la constancia de la ejecución del SWAP, este documento permitirá acreditar ante la Administración Aduanera el cumplimiento de la exportación definitiva por parte del productor minero. El plazo que debe mediar entre la operación SWAP y la exportación definitiva del bien, objeto de dicha operación como producto terminado, no debe ser mayor de sesenta (60) días útiles. Una vez cumplido el plazo si el producto terminado no hubiera sido exportado, la responsabilidad por el pago de los impuestos corresponderá al sujeto responsable de la exportación definitiva del producto terminado. Asimismo, ante un hecho considerado como causal de fuerza mayor contemplada en el Código Civil debidamente acreditada, el exportador del producto terminado podrá acogerse ante la Administración Aduanera a una prórroga del plazo para exportar el producto terminado por el período que dure la fuerza mayor.

Venta de bienes a empresas que presten el servicio de transporte internacional: La venta de bienes nacionales o nacionalizados a las empresas que presten el servicio de transporte internacional de carga y/o de pasajeros, destinados al uso o consumo de los pasajeros y miembros de la tripulación a bordo de las naves de transporte marítimo o aéreo; así como los bienes que sean necesarios para el funcionamiento, conservación y mantenimiento de los referidos medios de transporte, son tramitados y considerados también dentro del proceso de exportación definitiva.


Exportación sin carácter comercial: Se considera exportación sin carácter comercial, cuando no existe venta entre las partes. En estos casos el comprobante de pago que implique transferencia de mercancía es sustituido por una declaración jurada en la que se señale su carácter no comercial y el valor de la mercancía. Cuando corresponda, a requerimiento del funcionario aduanero encargado del área de exportación debe adjuntarse información adicional, dependiendo la naturaleza o tipo de mercancía y siempre dentro del ejercicio de la potestad aduanera.


III. EXPORTA FACIL.

Mediante el D.S. N° 163-2009-EF se dictaron normas acertadas para flexibilizar aún más este sistema dirigido a las micro, pequeña y mediana empresas, quienes utilizando los servicios e infraestructura postal con la que cuenta la empresa estatal SERPOST S. A. realizan la exportación de bienes físicos con pesos menores a 50 Kg.; y valores máximos de hasta US$ 5,000 dólares; a través de un proceso simplificado de exportación.

Mediante este sistema denominado Exporta Fácil ya no es necesario que el exportador se apersone a las oficinas de la Administración Aduanera para gestionar sus despachos, dado que lo puede realizar desde la comodidad de una cabina de internet, desde donde se inicia y culmina el trámite de su exportación. Pudiendo incluso con esta operación generar los mismos beneficios tributarios que los demás exportadores. Por ello nos permitimos replicar algunos de los beneficios difundidos por los creadores de este novedoso sistema:
- Simplificación de procesos logísticos de comercio internacional.
- Ingreso de divisas por el aumento de exportaciones.
- Motivación para la Formalización.
- Mayor participación de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), en el mercado internacional con sus propias exportaciones.
- Crecimiento del número de mercados de destino de las exportaciones de cada región
- Incremento del número de productos exportados de cada región.
- Descentralización: posibilidad de realizar exportaciones desde cualquier parte del país, integrando a las MIPYMES locales al mercado internacional.
- Generación de una cultura exportadora en el país.
- Generación de una mayor cultura descentralizada en el uso del Internet, reduciendo las brechas digitales que pudieran existir.
- Desarrollo de iniciativas de comercio electrónico.
- Generación de empleo y alivio a la pobreza.

IV. EL VALOR FOB DE EXPORTACION.
Un aspecto muy importante en las exportaciones es la correcta determinación del valor FOB. Tenemos entonces que el valor monetario se declara en dólares de los Estados Unidos de América. Los valores expresados en otras monedas se deben convertir a dólares de los Estados Unidos de América, utilizando los factores de conversión monetaria publicados en el portal de la SUNAT, vigentes a la fecha de la numeración de la Declaración.
Debemos mencionar que en caso existan diferencias entre los valores por conceptos distintos al valor FOB de la mercancía consignados en la factura, boleta de venta u otro comprobante que implique transferencia de bienes y que se encuentren señalados en el Reglamento de Comprobantes de Pago, respecto al documento de transporte, póliza de seguro u otros utilizados en los regímenes de exportación, prevalecen los valores señalados en estos últimos documentos.
El tema del valor es muy importante para la destinación de mercancías al régimen de exportación, dado que actualmente se utilizan los servicios obligatorios de una Agencia de Aduana cuando la Declaración Aduanera de Mercancías - Formato de Declaración Única de Aduanas (DUA), supera el valor FOB dos mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 2 000). Sin embargo, anunciamos que dentro de unos meses este tope en el valor FOB de exportación se elevará a los cinco mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 5 000). Con lo cual, la participación de las Agencias de Aduanas en estos despachos recién será obligatoria cuando se supere este nuevo monto. En consecuencia por montos menores el exportador podrá gestionar sus despachos de exportación directamente utilizando la declaración simplificada de exportación que cuenta con su propio procedimiento.
Citemos también como principio de aplicación general en todos los regímenes aduaneros, que los datos transmitidos para la formulación de la declaración (DUA) de exportación gozan de plena validez legal; lo cual es un acierto desde el punto de vista de la facilitación del comercio exterior.

V. ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO DE EXPORTACION
En la exportación se permite en una primera etapa realizar el despacho aduanero con declaraciones provisionales, dotándole de esta manera de aquellas herramientas legales necesarias para impulsar y favorecer el embarque físico de las mercancías como principal prioridad. Y dejando para una segunda etapa la regularización documentaria de este despacho con los datos complementarios de la misma.
Hecha esta necesaria precisión, presentamos el procedimiento de exportación en todas sus etapas:
1. Numeración de la DUA: La destinación aduanera de la mercancía es solicitada por el despachador de aduana ante la Administración Aduanera, a través de medios electrónicos, remitiendo la información contenida en la DUA con el código de régimen 40 y utilizando los formatos de envío electrónico publicados en el portal de SUNAT y la clave electrónica que le ha sido otorgada, que reemplaza a su firma manuscrita. En caso de mercancías restringidas los datos relativos a la autorización para su exportación emitida por los sectores competentes también se transmiten electrónicamente. De ser conforme, el SIGAD genera automáticamente el número correspondiente de la DUA; en caso contrario, se le comunica inmediatamente por el mismo medio al despachador de aduana, para las correcciones pertinentes. La conformidad otorgada por el SIGAD mediante el número generado es transmitida por el mismo medio al despachador de aduana, comunicándole también que cuenta con el plazo de treinta (30) días calendario computado a partir del día siguiente de la fecha del término del embarque, para regularizar este régimen que se ha iniciado con una declaración provisional.
2. Ingreso de Mercancías a Zona Primaria: Como siguiente etapa tenemos que el despachador de aduana ingresa la mercancía que va a ser embarcada en cualquier puerto, aeropuerto o terminal terrestre, como requisito previo a la selección del canal de control de la DUA. En aquellas circunscripciones aduaneras que no cuente con depósito temporal la mercancía debe ser puesta a disposición de la Administración Aduanera en los lugares que ésta señale. En estos casos, el funcionario aduanero responsable del lugar autorizado debe acceder al módulo de exportación a afecto de realizar la asignación del canal de control.
Lo expuesto, tiene su excepción cuando se trata de las siguientes mercancías:
a. Perecibles que requieran un acondicionamiento especial;
b. Peligrosas tales como:
-Explosivas-Inflamables-Tóxicas-Infecciosas-Radioactivas- Corrosivas
c. Maquinarias de gran peso y volumen;
d. Animales vivos;
e. A granel en cualquier estado (sólido, líquido o gaseoso que se embarquen sin envases ni continentes);
f. Otras que a criterio de la autoridad aduanera califiquen para brindarle este tratamiento facilitador.
3. Recepción de las mercancías y selección del canal de control: Luego de concluida la recepción total de la mercancía, el depósito temporal debe llevar un registro electrónico registrando la fecha y hora del ingreso total de la mercancía así como la fecha, hora y nombre del despachador de aduana que presenta la DUA. Asimismo, transmite a la Administración Aduanera la siguiente información de la mercancía recibida:
a) Número de la DUA asociada, b) Número del documento de recepción del depósito temporal, c) RUC del exportador, d) Descripción genérica de la mercancía, e) Cantidad total de bultos, f) Peso bruto total, g) Marca y número de contenedor, y h) Número del precinto de seguridad, de corresponder. La información transmitida por el depósito temporal o despachador de aduana según corresponda, referida a la recepción de la mercancía, es validada por el SIGAD. Y de resultar conforme esta transmisión, se le asigna el canal de control empleando técnicas de gestión de riesgo; caso contrario, se comunica por el mismo medio al depósito temporal o al despachador de aduana para las correcciones pertinentes. Cabe precisar que en el régimen de exportación los únicos canales de control de la DUA son los siguientes:
a. Naranja: con este canal la mercancía queda expedita para su embarque.
b. Rojo: Este canal requiere de revisión documentaria y reconocimiento físico.
4. Reconocimiento físico: Es necesario destacar que las labores de reconocimiento físico no se detienen por ningún motivo, dado que se efectúan las veinticuatro (24) horas del día, inclusive sábados, domingos o feriados. El reconocimiento físico se efectúa en presencia del exportador y/o despachador de aduana y/o representante del depósito temporal cuando corresponda, para lo cual el despachador de aduana debe presentar la DUA acompañada de las autorizaciones especiales de corresponder. En aquellos casos que el despachador de aduana no se presente al reconocimiento físico programado, la Administración Aduanera podrá realizarlo de oficio, siendo esta posibilidad otro de los cambios más importantes en la legislación aduanera. Es oportuno mencionar que esta diligencia de reconocimiento físico sirve para verificar la naturaleza, valor, peso o medida de la mercancía. Asimismo, se verifica que haya sido correctamente clasificada.
Durante el reconocimiento físico la autoridad aduanera puede detectar las siguientes incidencias:
a. Diferencia de mercancías declarada y encontrada. Si el funcionario aduanero constata diferencia entre lo declarado y lo reconocido, siempre que no se trate de causal de suspensión del despacho, procede a realizar las enmiendas respectivas tanto en la DUA como en el SIGAD, anotando tal situación en su diligencia. b. Encontrar mercancías que resulten o presuma de exportación prohibida o restringida. Si el funcionario aduanero constata o presume la existencia de mercancías prohibidas o restringidas sin autorización debe suspender el trámite de despacho o cuando se considere posible separar dicha mercancía y continuar con el despacho de la DUA.
c. Presunción de fraude o delito. Si el funcionario aduanero constata la existencia de fraude o delito, debe suspender el trámite de despacho e iniciar las acciones legales en pleno uso de sus atribuciones.
5. Control de Embarque: Pasamos ahora a gestionar la etapa más importante de todo el despacho aduanero de exportación definitiva. Las mercancías deben ser embarcadas dentro del plazo de treinta (30) días calendario contados a partir del día siguiente de la fecha de numeración de la DUA. La norma es precisa es señalar que los depósitos temporales son responsables del traslado y entrega de las mercancías al transportista en la zona de embarque, debiendo verificar previamente el cumplimiento de las formalidades aduaneras. Esta misma responsabilidad recae en los exportadores cuando el embarque se efectúa directamente desde el local designado por éste. En todos los casos la mercancía debe acompañarse de la relación detallada debidamente autorizada para los controles aduaneros respectivos.
Previo al embarque, el funcionario aduanero podrá verificar en forma aleatoria los contenedores, pallets y/o bultos sueltos, previa evaluación de la información contenida en la relación detallada proporcionada por los depósitos temporales. Si como resultado de esta verificación se constata que los bultos, pallets y/o contenedores se encuentran en mala condición exterior, o que existan indicios de violación de los sellos o precintos de seguridad, o incongruencias con lo declarado (marcas y/o contramarcas de la mercancía), previa comunicación al Área de Oficiales, el funcionario aduanero designado efectúa la verificación física de las mercancías. De ser conforme, se autoriza la salida de las mercancías; caso contrario, la autoridad aduanera emite el informe respectivo para la aplicación de las acciones legales que correspondan; debiendo comunicar este hecho al área que administra el régimen de exportación en el día o al día hábil siguiente de efectuada dicha verificación.
6. Regularización: Finalmente, la regularización del régimen se realiza en el plazo de 30 días calendario con la transmisión por vía electrónica de la información complementaria de la declaración y la presentación de los documentos que la sustentan a satisfacción de la autoridad aduanera. La Administración Aduanera mediante técnicas de análisis de riesgo determina cuales declaraciones se regularizan con la sola aceptación de la transmisión de la información complementaria y de los documentos digitalizados que sustentaron la exportación, y aquellas que requieren además la presentación física de la DUA y documentación que sustentaron la exportación. En caso la regularización del régimen se efectúe fuera del plazo antes señalado el exportador incurre en la infracción tipificada en el numeral 5), inciso c) del artículo 192º de la Ley General de Aduanas.
Transcurridos los ciento ochenta días (180) calendarios contados a partir del día siguiente de la numeración de la declaración sin que el exportador a través del despachador de aduana haya regularizado la exportación, el funcionario aduanero designado notifica al exportador la precitada multa y da por concluido el trámite de exportación, sin que ello signifique la regularización del régimen, ni el derecho a gozar de los beneficios tributarios o aduaneros aplicables a la exportación y sin perjuicio que el exportador pueda regularizar posteriormente la declaración de exportación definitiva.


VI. PLAZOS APLICABLES EN LAS EXPORTACIONES.
A manera de resumen, no olvidemos los plazos perentorios que debemos tomar en cuenta para la correcta tramitación de la exportación:
a. El depósito temporal debe transmitir la información de la mercancía recibida para embarcar dentro de las dos (02) horas contadas a partir de lo que suceda último: la recepción de la totalidad de la mercancía o la presentación de la DUA.
b. El embarque de la mercancía se debe efectuar dentro de los treinta (30) días calendario contados a partir del día siguiente de la numeración de la declaración.
c. La regularización del régimen de exportación definitiva, se debe efectuar dentro de los treinta (30) días calendario contados a partir del día siguiente de la fecha del término del embarque.
d. El archivo de la declaración se produce transcurridos los ciento ochenta (180) días calendario contados a partir del día siguiente de numerada la declaración sin que se haya regularizado el régimen, por lo que en este caso pierde el derecho a gozar de los beneficios tributarios o aduaneros aplicables a las exportaciones.

VII. A MANERA DE CONCLUSION
Las exportaciones se han convertido en una eficaz herramienta para el desarrollo de nuestro país. Es una fórmula que nos permite enfrentar con éxito la actual crisis financiera mundial. Pero debemos propiciar el incremento de nuestra oferta exportable para evitar depender de nuestros productos mineros, dado que constituye una fuente agotable y no es recomendable depender en demasía de sus precios internacionales actuales. Esta búsqueda permanente de nuevos productos peruanos de exportación debiera ser una de las tareas más importantes asignadas a nuestros líderes como proyecto nacional ineludible.

Finalmente, sostenemos que la simplificación en los trámites de las exportaciones nos permite vislumbrar el futuro con optimismo, dado que la “Aduana Sin Papeles”, anuncia su arribo definitivo en todos los demás regímenes y despachos aduaneros. Con lo cual nos aproximamos al día en que nos convirtamos en un puerto, aeropuerto o terminal terrestre mucho más competitivo en el continente, logrando de esa manera aprovechar al máximo nuestra envidiable posición geográfica.

24 octubre, 2009

EL REGIMEN ADUANERO DE IMPORTACION PARA EL CONSUMO

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz
  • Docente Universitario en la UPC, USMP, CAEN y UTelesup.
  • Artículo publicado en la Revista Guía Logística. Edición Octubre 2009. N° 43
I. PRESENTACION
La importación de mercancías es un régimen aduanero que permite el ingreso legal de mercancías hacia nuestro amado suelo patrio luego de cumplir las formalidades aduaneras previstas en la ley. Sin embargo, este régimen aduanero que permite a nuestro consumidor local acceder a bienes y servicios que no producimos en el país o aquellos bienes que la moderna tecnología extranjera nos ofrece para brindarnos mejores niveles de vida, tiene una serie de variables que pretendemos estudiar en las siguientes líneas.
Cabe precisar que no sólo abordaremos el régimen de importación para el consumo, aprovechamos esta meritoria publicación para desarrollar en toda su amplitud los diferentes regímenes aduaneros de importación contemplados en la novísima legislación aduanera.

II. LOS REGIMENES DE IMPORTACION.
La Ley General de Aduanas aprobada por el Decreto Legislativo N° 1053 nos presenta una forma diferente de clasificar y denominar a los regímenes aduaneros que están comprendidos dentro de la importación, proponiendo un cambio sustancial respecto a la forma como era entendida y conocida en el pasado. Así tenemos que en esta nueva clasificación se incorporan hasta cuatro tipos de regímenes aduaneros:

1.Importación para el Consumo: Este régimen aduanero permite el ingreso de mercancías al territorio aduanero para su consumo, luego del pago o garantía según corresponda, de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables, así como el pago de los recargos y multas que hubiere y del cumplimiento de las formalidades y otras obligaciones aduaneras.

La novedad en este régimen se da por el lado que ahora se va a permitir desaduanar la carga con la sola presentación de la garantía, sea ésta global o específica. Teniendo incluso la posibilidad de acceder al levante en solo 48 horas o a lo mejor, la autorización del levante antes de la determinación final del monto de su obligación tributaria aduanera por contar con una garantía previa a la numeración.

En este régimen las Declaraciones de Importación requieren la participación de un Agente de Aduanas siempre que el valor FOB de la mercancía a importar, exceda los dos mil dólares. Por valores menores a esta cantidad, se puede desaduanar con una Declaración Simplificada. Pero teniendo en cuenta que si producto de una acción de control ordinario o extraordinario la Autoridad Aduanera determina que el valor de esta mercancía excede los tres mil dólares, entonces debe dejarse sin efecto dicha declaración simplificada.
Constituye requisito sine qua nom para numerar la declaración, que el importador, dueño o consignatario cuente con el Registro Único de Contribuyentes (RUC) activo. Los sujetos no obligados a inscribirse en el RUC, de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 3º de la Resolución de Superintendencia Nº 210-2004/SUNAT, pueden solicitar la destinación aduanera al régimen de Importación para el Consumo utilizando su Documento Nacional de Identidad (DNI) en el caso de peruanos, o Carné de Extranjería, Pasaporte o Salvoconducto tratándose de extranjeros; considerándose entre éstos a:
a) Las personas naturales que por única vez, en un año calendario, importen mercancías cuyo valor FOB exceda los un mil dólares de los Estados Unidos de América y siempre que no supere los tres mil dólares de los Estados Unidos de América.
b) Los miembros del servicio diplomático nacional o extranjero, que en el ejercicio de sus funciones, importen sus vehículos y menaje de casa.
Sin duda nos encontramos frente al único régimen aduanero sujeto al pago de los derechos de aduana y demás tributos como condición para el levante, por lo que el valor en aduana de las mercancías destinadas al régimen de Importación para el Consumo se sujeta a las normas del Acuerdo sobre Valoración en Aduana de la OMC, aprobado por Resolución Legislativa Nº 26407; la Decisión 571 de la Comunidad Andina “Valor en aduana de las mercancías importadas”, la Resolución 846 - Reglamento Comunitario de la Decisión 571, el Reglamento para la Valoración de Mercancías según el Acuerdo sobre Valoración en Aduana de la OMC, aprobado por el Decreto Supremo Nº 186-99-EF y modificatorias; también se aplican los demás procedimientos, instructivos y circulares, así como las Decisiones del Comité de Valoración Aduanera (OMC) y los instrumentos del Comité Técnico de Valoración en Aduana (Bruselas).

Hablando del pago, es preciso anotar que puede darse el caso de aquellas mercancías declaradas cuya deuda tributaria aduanera y recargos fueron cancelados pero que no es posible encontrarlas en el reconocimiento físico o examinarlas físicamente en zona primaria. El importador en este caso puede solicitar que se las considere como mercancías vigentes para tener la posibilidad de gestionar su despacho posteriormente sin el pago de deuda tributaria, estando condicionada a reconocimiento físico obligatorio. Es necesario precisar que este tratamiento solo se otorga a las mercancías transportadas en contenedores con precintos colocados por la autoridad aduanera o carga suelta reconocida físicamente en zona primaria.

Pasemos ahora a explicar el tema de la fiscalización. Decimos entonces que las declaraciones de aduanas sometidas al régimen de importación luego de la cancelación y/o garantía de ser el caso, de la deuda tributaria aduanera y recargos de corresponder, se someten a una selección para la asignación del canal a fin de determinar el tipo de control al que se sujetarán las mercancías. Así tenemos que pueden elegirse de manera selectiva y aleatoria uno de los siguientes canales:
a) Canal verde: La declaración seleccionada a este canal no requiere de revisión documentaria ni de reconocimiento físico. En este canal se aplica el principio de presunción de veracidad que rige la normatividad aduanera.
b) Canal naranja: La declaración seleccionada a este canal es sometida a revisión documentaria. En casos excepcionales por decisión de la autoridad aduanera o atendiendo la solicitud del despachador de aduana puede disponerse el reconocimiento físico de la mercancía, previo sustento.
c) Canal rojo: Las mercancías consignadas en las declaraciones que fueron seleccionadas a este canal están sujetas a reconocimiento físico por parte de la autoridad aduanera. El Procedimiento de Importación ha fijado los siguientes porcentajes:
En las Intendencias de Aduana Marítima y Aérea del Callao: No podrán exceder de 15% de las Declaraciones sometidas a selección por técnicas de gestión de riesgo en promedio mensual.
En la Intendencia de Aduana de Tacna: El porcentaje no podrá exceder del 30% de las Declaraciones sometidas a selección por técnicas de gestión de riesgo en promedio mensual.
Para aquellas intendencias de aduanas que numeren en el mes inmediato anterior:- un promedio diario de diez (10) Declaraciones o más: el porcentaje no podrá exceder del cincuenta por ciento (50 %) de dichas declaraciones.
- un promedio diario inferior de diez (10) Declaraciones: el porcentaje será superior al cincuenta por ciento (50 %) de dichas declaraciones excepto las declaraciones que han sido evaluadas por un criterio de selección distinto al aleatorio.

Precisamos que no están incluidos en el porcentaje de reconocimiento físico que hemos expuesto anteriormente, los casos de mercancías cuyo reconocimiento físico se dispone por:
a) La normatividad específica;
b) El Reglamento de la Ley General de Aduanas;
c) La autoridad aduanera, sobre la base de una acción de control o a solicitud del declarante, durante el proceso de despacho.

Cerramos este breve repaso por los aspectos más saltantes del régimen de importación para el consumo comentando que la tasa de despacho aduanero creada por el artículo 3° de la Ley N° 27973 resulta aplicable a la tramitación de la declaración destinada al régimen de Importación para el Consumo, siempre que el valor de las mercancías sea superior a tres (3) Unidades Impositivas Tributarias (UIT) vigente a la fecha de numeración de la declaración. La tasa también es aplicable a aquellas mercancías que exceden el límite señalado como producto de la determinación del valor en aduana efectuado por la autoridad aduanera.

2.Importación a zonas de tratamiento aduanero especial: Este régimen aduanero tiene como principal antecedente al Convenio Peruano Colombiano de 1938 incorporado a nuestra legislación interna mediante la Resolución Legislativa N° 23254 y reglamentado por el Decreto Supremo N° 015-94-EF. Dicho Convenio crea una zona de tratamiento aduanero especial que comprende a los departamentos de Loreto, San Martin y Ucayali por el lado peruano. Zona en la cual se aplican todos los beneficios o rebajas arancelarias negociadas por ambos países. De manera que el resto del territorio de nuestro país debe ser considerado como zona de tratamiento común.

En ese orden de ideas, notamos que la legislación aduanera ahora le otorga la categoría de nuevo régimen aduanero precisando que las mercancías extranjeras importadas para el consumo en zonas de tratamiento aduanero especial se consideran nacionalizadas sólo respecto a dichos territorios. En consecuencia para que dichas mercancías se consideren nacionalizadas en cualquier parte del territorio aduanero distinta a la zona de aplicación del citado Convenio, deberán someterse a la legislación vigente en el país, sirviéndoles como pago a cuenta los tributos que hayan gravado su importación para el consumo. Si el importador decide trasladar la mercancía nacionalizada a una zona de tratamiento común, debe declararlo obligatoriamente ante la Administración Aduanera para determinar el monto exacto de los derechos diferenciales a pagar y evitar de ese modo la aplicación de sanciones tributarias o penales, en caso incumpla esta obligación tributaria formal y sustancial.

3.Reimportación en el mismo estado: Este régimen aduanero permite el ingreso al territorio aduanero de mercancías que fueron exportadas con carácter definitivo, pero sin el pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo, con la condición de que no hayan sido sometidas a ninguna transformación, elaboración o reparación en el extranjero.

El plazo máximo para acogerse a este régimen aduanero es de doce meses contado a partir de la fecha de término de embarque de la mercancía exportada. Asimismo, debemos mencionar que en este régimen se exige el reconocimiento físico obligatorio para comprobar que la mercancía a reimportarse es la misma que fue embarcada anteriormente en la exportación.

Obviamente si el exportador hubiera gozado de algunos beneficios tributarios a consecuencia de la exportación definitiva, tales como el drawback, deberá devolver dichos beneficios a la Administración Aduanera o presentar una garantía por un valor equivalente al monto restituido, por un plazo de treinta días calendario. Es válido suponer que el exportador optará por presentar una garantía cuando se encuentre en condiciones de poder subsanar dentro de dicho plazo cualquier error que motivó la devolución desde el extranjero de la mercancía exportada, dado que en caso contrario la autoridad aduanera se encuentra facultada para ordenar la ejecución de la citada garantía.

4.Admisión Temporal para reexportación en el mismo estado: Mediante este régimen aduanero se permite el ingreso al territorio aduanero de ciertas mercancías que fueron inicialmente fijadas en la Resolución Ministerial N° 287-98-EF/10, con la suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, siempre que sean identificables y estén destinadas a cumplir un fin determinado en un lugar específico, dado que posteriormente serán reexportadas en un plazo determinado sin experimentar modificación alguna, con excepción de la depreciación normal originada por el uso que se haya hecho de las mismas.

Los accesorios, partes y repuestos que no se importen conjuntamente con los bienes de capital admitidos temporalmente pueden también ser sometidos a este mismo régimen aduanero, siempre y cuando se importen dentro del plazo autorizado.

Un aspecto vinculado a la facilitación del comercio exterior, consiste en permitirle a la autoridad aduanera durante el reconocimiento físico, que en caso encuentre mercancías declaradas que no pueden ser destinadas a este régimen, proceda a su separación y de ser necesario al desdoblamiento de bultos, para su posterior destinación aduanera.

Es necesario destacar y elogiar el acierto del legislador, cuando regula la admisión temporal para reexportación en el mismo estado realizada al amparo de contratos con el Estado o normas especiales, así como convenios suscritos con el Estado sobre el ingreso de mercancías destinadas para la investigación científica destinadas a entidades del Estado, universidades e Instituciones de Educación superior, debidamente reconocidas por la autoridad competente. En este tema hace bien en precisar que dicho régimen se regulará por lo establecido en los contratos o convenios, lo cual se traduce en el cumplimiento de los plazos de autorización para este régimen, los cuales podrán ser superiores a los fijados en la legislación aduanera.

Retornando a la explicación de este régimen aduanero, debemos precisar que de manera general se ha fijado el plazo máximo de autorización que alcanza los dieciocho meses computado a partir de la fecha del levante, siendo autorizado de manera automática con la sola presentación de la declaración y la garantía a satisfacción de la Administración Aduanera. Si el plazo fuese menor, las prórrogas serán aprobadas automáticamente con la sola renovación de la garantía antes del vencimiento del plazo otorgado y sin exceder el plazo máximo.

Para el material de embalaje a ser utilizado en productos de exportación, se permite una prórroga por un plazo de seis (06) meses adicionales a los dieciocho (18) meses, la misma que es aprobada automáticamente con la presentación por parte del beneficiario del formato denominado “Prórroga del Plazo” que tiene carácter de declaración jurada, y de la garantía por el plazo solicitado.

Para las mercancías admitidas temporalmente al amparo del Procedimiento del Régimen Especial de Exposiciones o Ferias Internacionales (Procedimiento INTA.PG-15), ha establecido un plazo máximo de cuatro (04) meses, computado a partir de la fecha de levante de dichas mercancías, de acuerdo a lo establecido en el artículo 13º del Reglamento Aduanero para Ferias Internacionales aprobado por Decreto Supremo N° 094-79-EF.

Un requisito indispensable para autorizar este régimen aduanero, lo constituye la presentación de la garantía por una suma equivalente a los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, más un interés compensatorio sobre dicha suma, igual al promedio diario de la TAMEX por día proyectado desde la fecha de numeración de la declaración hasta la fecha de vencimiento del plazo del régimen, a fin de responder por la deuda existente al momento de la nacionalización. La devolución o desafectación de dicha garantía se efectuará cuando el régimen esté concluido y la cuenta corriente de la declaración no muestre saldos pendientes.

Los beneficiarios de este régimen pueden presentar cualquiera de las garantías previstas en la normatividad aduanera, lo cual afectará su patrimonio aunque tiene un costo mucho menor al pago de los derechos de aduana y demás tributos que afectan la importación de las mercancías admitidas temporalmente. Por lo que debemos resaltar que el Decreto Supremo N° 191-2005-EF permite para este régimen aduanero la posibilidad de calificar dentro del Régimen de Buenos Contribuyentes a determinados beneficiarios, quienes al obtener dicha calificación por parte de la Administración Aduanera tendrán como premio la presentación de la carta compromiso y el pagaré como únicos documentos para garantizar el ingreso temporal de las mercancías a nuestro país con la suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás tributos que gravan su importación. Quizás aquí debiera desarrollarse un poco más la figura del usuario aduanero certificado para continuar reforzando las medidas destinadas a la facilitación del comercio exterior.

Otro aspecto que debemos mencionar es el tratamiento que la legislación aduanera otorga al material de embalaje y acondicionamiento de productos de exportación. En este caso, los beneficiarios deberán indicar con carácter de declaración jurada el porcentaje de merma aplicable para su proceso productivo de manera que se registre correctamente la cuenta corriente que permita controlar este régimen aduanero.

No perdamos de vista que en este régimen aduanero, el beneficiario debe cumplir en principio con reexportar las mercancías admitidas temporalmente. En consecuencia, no se considera modificación de las mercancías admitidas temporalmente para su reexportación en el mismo estado, cuando se incorporen partes o accesorios o se reemplacen los destruidos o deteriorados con otros de manufactura nacional o nacionalizada que no alteren su naturaleza.

En este orden de ideas, tenemos también que se puede autorizar la salida del país de partes de maquinarias o de equipos admitidos temporalmente para su reexportación en el mismo estado, con la finalidad de ser reparadas, reacondicionadas o reemplazadas, dentro del plazo del régimen y previo reconocimiento físico. Sin embargo, si las citadas mercancías retornan fuera del plazo del régimen, tendrán que ser solicitadas a otra destinación aduanera. Y si finalmente la mercancía ya no retorna al Perú, se va a considerar como reexportada en forma definitiva.

Un tema que no debemos pasar por alto, es que las mercancías admitidas temporalmente para su reexportación en el mismo estado pueden ser transferidas automáticamente a favor de un segundo beneficiario por única vez, previa comunicación a la autoridad aduanera en la cual deben señalar además el fin, uso y ubicación de las mercancías. Este segundo beneficiario asume las responsabilidades y obligaciones derivadas del régimen previa constitución de la garantía. En este caso el plazo no debe exceder el máximo legal computado desde la fecha del levante.

Culminamos ahora si el estudio de este régimen aduanero, indicando que puede concluir con:
a) La reexportación de la mercancía, en uno o varios envíos y dentro del plazo autorizado. Queda claro que al momento de reexportar estas mercancías deben ser sometidas a reconocimiento físico obligatorio.
b) El pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables y recargos de corresponder, más el interés compensatorio igual al promedio diario de la TAMEX por día, computado a partir de la fecha de numeración de la declaración, hasta la fecha de pago, conforme a lo establecido por la Administración Aduanera, en cuyo caso se dará por nacionalizada la mercancía;
b) La destrucción total o parcial de la mercancía por caso fortuito o fuerza mayor debidamente acreditada. O a solicitud del beneficiario siempre que sea previamente aceptada por la autoridad aduanera.

III. A MANERA DE CONCLUSION
Hemos repasado los aspectos más relevantes de los cuatro regímenes aduaneros de importación, destacando sus definiciones, requisitos y plazos, con el firme propósito de ir difundiendo el marco normativo que de seguro se desarrollará con mayor detalle conforme se vayan aprobando y publicando los nuevos procedimientos aduaneros adecuados al sistema de la calidad.

Sin duda la casuística aduanera nos brindará en el futuro de mayores elementos que nos permitan abordar nuevas y diferentes aristas en cada uno de estos regímenes aduaneros. Lo cual constituye un verdadero acicate para quienes estudiamos permanentemente el marco normativo que regula el comercio exterior peruano.

21 octubre, 2009

LA DESTINACION ADUANERA


* Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Prestigiado catedrático de la UPC, USMP y CAEN.
* Artículo publicado en la Revista Hellmann Magazine Octubre 2009 Año 1 N° 8

La destinación aduanera es la manifestación de voluntad del declarante expresada mediante la declaración aduanera de mercancías, con la cual se indica el régimen aduanero al que debe ser sometida la mercancía que se encuentra bajo la potestad aduanera. Repasemos los principales cambios que experimentará a partir del año 2010.

Nuevas modalidades de despacho aduanero: Los plazos se acortan dado que se computarán en días calendarios, tal como pasamos a exponer:
a) Anticipado; podrá ser solicitada dentro del plazo de quince (15) días calendario antes de la llegada del medio de transporte, mediante la declaración formulada en el documento aprobado por la administración aduanera
b) Urgente; su trámite se podrá iniciar antes de la llegada del medio de transporte o hasta 7 días calendario posteriores a la fecha del término de la descarga o
c) Excepcional, podrá solicitarse la destinación aduanera hasta treinta (30) días calendario posteriores a la fecha del término de la descarga


Declaración de aduana: La destinación aduanera se solicita mediante declaración aduanera presentada o transmitida a través de medios electrónicos y es aceptada con la numeración de la misma. La novedad consiste en que los documentos que sustentan dicha declaración, podrán ser presentados o puestos a disposición por medios electrónicos aproximándonos al objetivo de forjar la Aduana virtual.

En ese sentido, los datos transmitidos por medios electrónicos para la formulación de las declaraciones gozan de plena validez legal. Y en caso se produzca discrepancia en los datos contenidos en los documentos y archivos de los operadores de comercio exterior con los de la SUNAT, se presumen correctos éstos últimos.

De otro lado, también se dispone que la clave electrónica asignada a los despachadores de aduana equivale y sustituye a su firma manuscrita o a la del representante legal, según se trate de persona natural o jurídica, para todos los efectos legales.

Finalmente, esta declaración aceptada por la autoridad aduanera sirve de base para determinar la obligación tributaria aduanera, salvo las enmiendas que puedan realizarse de constatarse errores, sin perjuicio de la aplicación de las sanciones que correspondan. Asimismo, se consagra el hecho que la declaración aduanera tiene carácter de declaración jurada así como las rectificaciones que el declarante pudiera realizar respecto de las mismas.


08 septiembre, 2009

LOS REGIMENES ADUANEROS EN EL DECRETO LEGISLATIVO N° 1053

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz
    Docente Universitario de la UPC, USMP y el CAEN
  • Artículo publicado en la Revista Guía Logística. Setiembre 2009. N° 42.

    I. INTRODUCCION
    Queremos empezar recordando que durante más de una década expusimos en el ejercicio de la docencia universitaria que los regímenes aduaneros se clasificaban en cuatro grandes grupos:
    a) Regímenes Definitivos: Importación y Exportación
    b) Regímenes Temporales: Importación y Exportación
    c) Regímenes Suspensivos: Tránsito, Transbordo y Depósito; y
    d) Regímenes de Perfeccionamiento: Admisión Temporal para perfeccionamiento activo, Reposición de mercancías en franquicia y Drawback
    Quedando finalmente considerada la operación aduanera del Reembarque.
    Esta clasificación forma parte del recuerdo, toda vez que la nueva Ley General de Aduanas aprobada por el Decreto Legislativo N° 1053, nos presenta una nueva forma de clasificar a los regímenes aduaneros y en algunos casos ha decidido rebautizarlos; por lo que dedicaremos las siguientes líneas a analizar esta interesante temática.

    II. NUEVAS DENOMINACIONES
    Los Regímenes Aduaneros son las diferentes destinaciones a que pueden someterse las mercancías que se encuentran bajo control aduanero, de acuerdo con los términos y formalidades de la declaración presentada ante la Administración Aduanera. Y sus nuevas denominaciones se encuentran claramente diferenciadas en la cuarta disposición complementaria y final de la nueva Ley General de Aduanas. (Ver Anexo I)

    Suponemos que el legislador eligió estas nuevas denominaciones de los regímenes aduaneros, inspirado en la Decisión N° 618 de la Comunidad Andina (CAN) que resolvió la incorporación progresiva del Anexo General y referencia de los Anexos Específicos del Convenio Internacional para la Simplificación y Armonización de los Regímenes Aduaneros del Convenio de Kyoto; habida cuenta que nuestro país se encuentra participando activamente en diversos procesos de integración económica y comercial.

    Otro aspecto que resulta necesario resaltar en la citada Decisión N° 618 de la CAN, es que tiene como uno de sus antecedentes a la Decisión N° 478 que regula la asistencia mutua y cooperación entre las Administraciones Aduaneras de los países miembros de la Comunidad Andina. A lo cual se suma indudablemente todos los compromisos asumidos por nuestro país en el marco del Acuerdo de Promoción Comercial Perú – Estados Unidos y su Protocolo de Enmienda. Razones más que suficientes para llegar a la conclusión de que era necesario armonizar el lenguaje jurídico aduanero aplicado en la actualidad en materia de regímenes aduaneros.

    Otro aspecto que es necesario precisar es que las denominaciones de los regímenes y operación aduanera contenidas en las normas aduaneras, tributarias y conexas aprobadas con anterioridad a la nueva Ley General de Aduanas, deben ser correlacionadas con las nuevas denominaciones contenidas en ésta; para evitar que pudiera originar algún vacío legal con la entrada en vigencia del Decreto Legislativo N° 1053.


    III. NUEVA CLASIFICACION DE LOS REGIMENES ADUANEROS

    Los regímenes aduaneros constituyen instituciones jurídicas que permiten al operador de comercio exterior escoger el tratamiento al que va a someter a las mercancías que ingresan o salen del territorio aduanero, lo cual también permitirá a la autoridad aduanera realizar el control respectivo. De manera que presentamos a continuación la nueva clasificación de los regímenes aduaneros que resultan aplicables a partir de la entrada en vigencia de la nueva Ley General de Aduanas:

    REGÍMENES DE IMPORTACIÓN: Dentro de este grupo se encuentran aquellos regímenes aduaneros que permitirán el ingreso legal de las mercancías a nuestro país, previo cumplimiento de aquellas formalidades aduaneras previstas en las normas aduaneras, para cada caso en particular. Así tenemos que dentro de este grupo se han considerado a tres regímenes:
    Importación para el Consumo: Permite el ingreso de mercancías al territorio aduanero para su consumo, luego del pago o garantía según corresponda, de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables, así como el pago de los recargos y multas que hubieren y del cumplimiento de las formalidades y otras obligaciones aduaneras.
    Reimportación en el mismo estado: Permite el ingreso al territorio aduanero de mercancías exportadas con carácter definitivo sin el pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, con la condición de que no hayan sido sometidas a ninguna transformación, elaboración o reparación en el extranjero, perdiéndose los beneficios que se hubieren otorgado a la exportación.
    Admisión Temporal para reexportación en el mismo estado: Permite el ingreso al territorio aduanero de ciertas mercancías, con la suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, siempre que sean identificables y estén destinadas a cumplir un fin determinado en un lugar específico para ser reexportadas en un plazo determinado sin experimentar modificación alguna, con excepción de la depreciación normal originada por el uso que se haya hecho de las mismas.

    REGÍMENES DE EXPORTACIÓN: El legislador dedica una buena parte de la Ley a desarrollar los principales cambios en materia de exportaciones debido a la enorme importancia que este régimen aduanero tiene para el desarrollo de nuestro país. Surge así dentro de este grupo dos regímenes:
    Exportación Definitiva: Permite la salida del territorio aduanero de las mercancías nacionales o nacionalizadas para su uso o consumo definitivo en el exterior.
    Exportación Temporal para reimportación en el mismo estado: Permite la salida temporal del territorio aduanero de mercancías nacionales o nacionalizadas con la finalidad de reimportarlas en un plazo determinado, sin haber experimentado modificación alguna, con excepción del deterioro normal por su uso.

    REGÍMENES DE PERFECCIONAMIENTO: A este grupo también suele denominarse como Regímenes Promotores de la Exportación, toda vez que están orientados a facilitar el ingreso de materias primas o insumos a nuestro país libre del pago de los derechos arancelarios y demás tributos que gravan su importación, en la medida que se transformen para su posterior reexportación en un nuevo producto transformado (producto compensador). Dentro de este grupo se consideran a los siguientes regímenes:
    Admisión Temporal para Perfeccionamiento Activo: Permite el ingreso al territorio aduanero de ciertas mercancías extranjeras con la suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, con el fin de ser exportadas dentro de un plazo determinado, luego de haber sido sometidas a una operación de perfeccionamiento, bajo la forma de productos compensadores.
    Exportación Temporal para Perfeccionamiento Pasivo: Permite la salida temporal del territorio aduanero de mercancías nacionales o nacionalizadas para su transformación, elaboración o reparación y luego reimportarlas como productos compensadores en un plazo determinado.
    Drawback: Permite como consecuencia de la exportación de mercancías, obtener la restitución total o parcial de los derechos arancelarios, que hayan gravado la importación para el consumo de las mercancías contenidas en los bienes exportados o consumidos durante su producción.
    Reposición de Mercancías en Franquicia Arancelaria: Permite la importación para el consumo de mercancías equivalentes a las que habiendo sido nacionalizadas, han sido utilizadas para obtener las mercancías exportadas previamente con carácter definitivo, sin el pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo.

    RÉGIMEN DE DEPÓSITO ADUANERO: El Título V de la Ley General de Aduanas se aboca a desarrollar únicamente este régimen que permite almacenar las mercancías en un depósito aduanero autorizado por el periodo de doce meses y bajo control de la aduana, sin el pago de los derechos arancelarios y demás tributos aplicables a la importación para el consumo.

    REGÍMENES DE TRÁNSITO: Debemos mencionar que la principal novedad en este grupo consiste en permitir la aplicación del tránsito aduanero interno por vía marítima, aérea y terrestre para que el operador de comercio exterior pueda elegir libremente por cual Intendencia de Aduana va solicitar la destinación aduanera correspondiente. La otra novedad es haber elevado a la categoría de régimen aduanero al reembarque, que en la anterior legislación era considerado sólo una operación aduanera. Este grupo comprende a los siguientes regímenes:
    Tránsito aduanero: Permite que las mercancías provenientes del exterior que no hayan sido destinadas sean transportadas bajo control aduanero, de una aduana a otra, dentro del territorio aduanero, o con destino al exterior, con suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás tributos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, previa presentación de garantía y el cumplimiento de los demás requisitos y condiciones establecidas en el Reglamento.
    Transbordo: Permite la transferencia de mercancías, las que son descargadas del medio de transporte utilizado para el arribo al territorio aduanero y cargadas en el medio de transporte utilizado para la salida del territorio aduanero, bajo control aduanero y de acuerdo a los requisitos y condiciones establecidas en el Reglamento.
    Reembarque: Permite que las mercancías que se encuentran en un punto de llegada en la espera de la asignación de un régimen aduanero puedan ser reembarcadas desde el territorio aduanero con destino al exterior, siempre que no se encuentre en situación de abandono.

    OTROS REGÍMENES ADUANEROS O DE EXCEPCIÓN: Los regímenes aduaneros especiales o trámites aduaneros especiales o de excepción, se orientan dentro de la óptica de la facilitación del comercio exterior; por lo que su desarrollo se sujeta a otra normatividad específica, la misma que en muchos casos resulta distinta a la establecida en la propia Ley General de Aduanas y su Reglamento. Son considerados por lo tanto en este grupo:
    · El tráfico fronterizo.
    · El tráfico de envíos o paquetes postales.
    · El ingreso o salida de envíos de entrega rápida.
    · El ingreso, salida y permanencia de vehículos para turismo.
    · El almacén libre (Duty Free).
    · Las mercancías destinadas para el uso y consumo de los pasajeros y miembros de la tripulación a bordo de los medios de transporte de tráfico internacional.
    · El material especial para la carga, descarga, manipulación y protección de las mercancías en el Tráfico Internacional Acuático o Terrestre.
    · Material para uso aeronáutico destinado para la reparación o mantenimiento, los equipos para la recepción de pasajeros, manipuleo de la carga y demás mercancías necesarios para la operatividad de las aeronaves nacionales o internacionales.
    · El ingreso y salida de contenedores para el transporte internacional de mercancías.
    · El ingreso, permanencia y salida de los muestrarios para exhibirse en exposiciones o ferias internacionales.
    · El ingreso y salida del equipaje y menaje de casa se rigen por las disposiciones que se establezcan por Reglamento, en el cual se determinarán los casos en que corresponderá aplicar un tributo único de catorce (14%) sobre el valor en aduana, porcentaje que podrá ser modificado por Decreto Supremo.
    · La modalidad de Transporte Multimodal Internacional, así como el funcionamiento y control de los Terminales Interiores de Carga (TIC).
    · Las mercancías sin fines comerciales destinadas a personas naturales y cuyo valor FOB no exceda de un mil y 00/00 dólares de los Estados Unidos de América (US $ 1 000,00) se someten al Régimen Simplificado de Importación.
    · El ingreso y salida del material de guerra que se rige por sus propias normas.



    IV. CONCLUSIONES

    El desarrollo de los nuevos regímenes aduaneros no ha terminado con la publicación de la Ley General de Aduanas y su Reglamento. Falta todavía por actualizar todos los procedimientos generales y específicos adecuados al Sistema de la Calidad. Sobre el particular, debemos elogiar la infatigable labor que viene desarrollando la Administración Aduanera al pre publicar los citados proyectos de nuevos procedimientos en su Portal; permitiendo de esa manera que se abran mayores espacios de debate entre los operadores de comercio exterior y la sociedad civil. Esta buena práctica legislativa servirá para lograr normas consensuadas y de aplicación inmediata en la realidad actual del comercio exterior peruano.
    Finalmente, debemos mencionar que los regímenes aduaneros comentados en el presente artículo tendrán mecanismos de agilización del levante, tales como el levante en 48 horas; levante de envíos de entrega rápida, los despachos urgentes, el reconocimiento físico de oficio, el levante en el punto de llegada y el levante con garantía previa a la numeración. Dichas instituciones jurídicas empezarán a regir a partir del próximo año dentro del conjunto de medidas destinadas a facilitar el comercio exterior.


    Anexo I

    DENOMINACIONES NUEVAS
    Importación para el Consumo
    Reimportación en el Mismo Estado
    Admisión Temporal para Reexportación en el Mismo Estado.
    Exportación Definitiva
    Exportación Temporal para Reimportación en el Mismo Estado
    Admisión Temporal para Perfeccionamiento Activo.
    Exportación Temporal para Perfeccionamiento Pasivo
    Drawback
    Reposición de Mercancíascon Franquicia Arancelaria
    Depósito Aduanero
    Tránsito Aduanero
    Transbordo
    Reembarque
    Regímenes Aduaneros especiales o de excepción.






10 agosto, 2009

LOS PRINCIPIOS GENERALES QUE RIGEN LA NUEVA LEY GENERAL DE ADUANAS

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz
    Abogado, Maestro en Derecho y reconocido Docente Universitario (UPC, USMP, CAEN y UTELESUP)
  • Artículo publicado en la Revista Guía Marítima N° 114. Páginas 36 al 40.

    I. INTRODUCCION
El Congreso de la República mediante Ley N° 29157 delegó en el Poder Ejecutivo la facultad de legislar por un plazo de ciento ochenta días calendario, sobre materias específicas con la finalidad de facilitar la implementación del Acuerdo de Promoción Comercial Perú – Estados Unidos y su Protocolo de Enmienda, así como el apoyo de la competitividad económica para su aprovechamiento, entre las que se encontraba la materia de facilitación del comercio.
Es así que en pleno ejercicio de las facultades delegadas, el Poder Ejecutivo publicó el 27 de junio de 2008 el texto completo del Decreto Legislativo N° 1053 que aprueba la nueva Ley General de Aduanas[i], dando inicio a una nueva etapa dentro del proceso de modernización y simplificación de los trámites aduaneros, que venimos observando desde inicios de los años noventa.
Dicha Ley General de Aduanas presente un cuerpo normativo con variantes muy significativas en relación a su antecesora, por lo que en esta oportunidad conviene destacar los principios generales que la inspiran.

II. PRINCIPIOS GENERALES

Facilitación del comercio exterior.- “Los servicios aduaneros son esenciales y están destinados a facilitar el comercio exterior, al aseguramiento de la cadena logística, a contribuir al desarrollo nacional y a velar por el control aduanero y el interés fiscal.

Para el desarrollo y facilitación de las actividades aduaneras, la administración aduanera deberá expedir normas que regulen la emisión, transferencia, uso y control de documentos e información, relacionados con tales actividades, sea ésta soportada por medios documentales o electrónicos, las que gozan de plena validez legal”.[ii]

Entendemos como facilitación del comercio exterior a la eliminación de trabas, barreras arancelarias o para arancelarias y cualquier otro tipo de restricciones burocráticas o administrativas en el desarrollo y gestión de los diferentes regímenes y trámites aduaneros. La tendencia es a la eliminación del uso del papel para dar nacimiento y prevalencia a los documentos electrónicos y con ello lograremos el surgimiento definitivo de la anhelada Aduana Virtual.[iii]

Desde mediados de los años noventa felizmente nos encontramos sumergidos en un proceso de mejoramiento continuo de los procesos aduaneros, lo cual involucra en gran medida el uso del Sistema Integrado de Gestión Aduanera (SIGAD) tanto para gestionar los regímenes aduaneros, así como para la toma de decisiones por parte de los diferentes operadores de comercio exterior.

Incluso debemos mencionar que las Aduanas del mundo están marcando una notoria tendencia: han dejado de ser entes meramente recaudadores de impuestos para llegar a posicionarse como organismos públicos facilitadores del comercio exterior, logrando con ello que los procesos de integración económica de nuestras naciones se haga más fluida y armónica, y coadyuvando desde su área de competencia al crecimiento orgánico de la economía, opinión que por cierto también es compartida por Roberto Zagal [iv].

Merece una mención aparte la ley de Facilitación del Comercio Exterior – Ley N° 28977 que constituyó una primera aproximación a los cambios normativos en materia aduanera que debíamos asumir como parte de los compromisos adoptados con ocasión del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos. Aunque esta Ley tuvo una vigencia muy corta, dado que fue derogada en gran medida por el Decreto legislativo N° 1053; sin embargo, nos permitió conocer la firme voluntad del legislador por consolidar el principio de facilitación del comercio exterior y ordenó de manera expresa a la Administración Aduanera que en el trámite aduanero de mercancías, los procedimientos de control se ejecuten sin ocasionar demora más allá de la necesaria.

Cooperación e intercambio de información.- “Para el desarrollo de sus actividades la administración aduanera procurará el intercambio de información y/o la interoperabilidad con los sistemas de otras administraciones aduaneras o ventanillas únicas del mundo de manera electrónica o la integración de los procesos interinstitucionales, así como la cooperación con empresas privadas y entidades públicas nacionales y extranjeras.

Las entidades públicas que registran datos en medios electrónicos, se encuentran obligadas, salvo las excepciones previstas en la Constitución y la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública, a poner a disposición de la Administración Aduanera dicha información de manera electrónica.
La Administración Aduanera deberá disponer medidas para que el intercambio de datos y documentos que sean necesarios entre la autoridad aduanera y los operadores de comercio exterior se realicen por medios electrónicos”. [v]

La Ley General de Aduanas define a los medios electrónicos como aquel conjunto de bienes y elementos técnicos computacionales que se aplican en unión con las telecomunicaciones y permiten la generación, procesamiento, transmisión, comunicación y archivo de datos e información. Bajo esta óptica consideramos que nos aproximamos a una nueva era tecnológica y digital que debe contagiar a toda la Administración Pública en su conjunto, para el beneficio del Estado y especialmente de los ciudadanos que solicitan que se les brinde todos los servicios públicos con mayor eficiencia y oportunidad.

Merece un comentario aparte la novísima concepción de la declaración aduanera contenida en el artículo 134° de la precitada Ley, donde el legislador anuncia que los documentos justificativos exigidos para la aplicación de las disposiciones que regulen el régimen aduanero para el que se declaren las mercancías, podrán ser presentados o puestos a disposición por medios electrónicos en la forma, condiciones y plazos establecidos por la autoridad aduanera. Sin dejar de mencionar que el mismo articulado consagra que los datos transmitidos por medios electrónicos para la formulación de las declaraciones gozan de plena validez legal; con lo cual queda totalmente cerrado aquel pasado lleno de papeles y copias de documentos por doquier, que tarde o temprano iban a terminar por colapsar la máxima capacidad de los archivos documentales que ostenta la Administración Pública.


Participación de agentes económicos.- “El Estado promueve la participación de los agentes económicos en la prestación de los servicios aduaneros, mediante la delegación de funciones al sector privado.

Por Decreto Supremo refrendado por el Titular de Economía y Finanzas, previa coordinación con la administración aduanera, se dictarán las normas necesarias para que, progresivamente se permita a través de delegación de funciones, la participación del sector privado en la prestación de los diversos servicios aduaneros en toda la República bajo la permanente supervisión de la administración aduanera”.[vi]
Al respecto debemos esperar con suma curiosidad la dación de las normas complementarias, habida cuenta que existen determinados servicios sensibles que la Administración Aduanera no podría delegar al sector privado por ser inherentes a su función primigenia de fiscalización y control.
Sin embargo, no podemos ser ajenos a la tendencia de la administración moderna que permite a las empresas subcontratar algunos servicios para ser mucho más eficientes en su propio desarrollo mediante la aplicación efectiva del outsourcing. Esta nueva práctica puede traducirse en el mejoramiento de los servicios aduaneros, aportando a nuestra economía que se orienta a la búsqueda del progreso dentro del proceso de apertura económica actual y tratando de ser competentes en el comercio internacional.
Esta es la óptica que debiera inspirar al Consejo Consultivo en Temas Aduaneros creada por la Sétima Disposición Complementaria Final de la Ley General de Aduanas para aplicar de manera responsable y objetiva este principio en el mediano plazo.[vii]

Gestión de la calidad y uso de estándares internacionales.- “La prestación de los servicios aduaneros deberá tender a alcanzar los niveles establecidos en las normas internacionales sobre sistemas de gestión de la calidad, con énfasis en los procesos, y a aplicar estándares internacionales elaborados por organismos internacionales vinculados al comercio exterior”.[viii]
La Administración Aduanera ha renovado en el mes de Abril del año 2007 la Certificación ISO 9001 versión 2000, reconocimiento otorgado por la empresa certificadora BUREAU VERITAS CERTIFICATION que posee reconocimiento internacional, así como por el acreditador UKAS (United Kingdom Accreditation Service- Servicio de Acreditacion del Reino Unido) miembro del Foro Internacional de Acreditación – IAF.

La Certificación internacional otorgada al servicio aduanero de SUNAT en los procesos de manifiesto de carga, importación y exportación definitiva de las Intendencias de Aduana Marítima y Aérea del Callao, desde el 28 de mayo del 2007 hasta el 26 de abril del 2010, representa el reconocimiento nacional e internacional a la labor desarrollada en beneficio de la calidad de los servicios.
Cabe destacar que la Administración Aduanera asumió con absoluta responsabilidad este reto de certificar sus procesos más importantes, lo cual le ha permitido posicionarse como una entidad pública que se encuentra en camino a la excelencia, para lo cual debe seguir desarrollando el mejoramiento continuo de todos sus servicios de manera permanente.


Buena fe y presunción de veracidad.- “Los principios de buena fe y de presunción de veracidad son base para todo trámite y procedimiento administrativo aduanero de comercio exterior”.[ix]

Haciendo un poco de historia diremos que el principio de presunción de veracidad quizás surgió por vez primera en nuestro país con la dación del memorable Decreto Legislativo N° 668 que dictó las medidas destinadas a garantizar la libertad de comercio exterior e interior como condición fundamental para el desarrollo del país desde el año 1991.
En cuanto al principio de buena fe o bonefine podemos mencionar que su ingreso a nuestra legislación fue utilizando como vehículo transportador al Decreto legislativo N° 722 que aprobó la antigua Ley General de Aduanas que rigió durante los años 1992 a 1996. En aquella oportunidad se establecieron estos dos principios rectores que rigen hasta el día de hoy todos los trámites y regímenes aduaneros.
Con el paso del tiempo podemos afirmar que fue un acierto del legislador incorporar estos dos principios en la legislación aduanera. Ahora vemos que le permite a la autoridad aduanera ejercer su control de manera selectiva y aleatoria en estricta aplicación del principio de presunción de veracidad. Vale decir que resulta aplicable incluso para aquellas declaraciones que no han sido sometidas a las acciones de control ordinario o extraordinario.
Un ejemplo de la aplicación del principio de buena fe lo podemos encontrar en el Régimen de Incentivos. En este caso se permite al infractor que pueda acogerse al beneficio de rebaja del 90% de la multa, siempre que subsane la infracción y se presente a la Administración Aduanera de manera libre y voluntaria a pagar esta multa rebajada incluido sus intereses moratorios, pero antes de haber sido notificado con la Resolución respectiva. Se entiende en este caso que la Administración Aduanera aún no ha detectado la infracción, por lo que premia la buena fe del infractor al reconocer su error, subsanar la infracción y pagar al fisco el monto de la multa rebajada.
Dentro de este mismo enfoque se encuentra la opinión de Roberto Zagal cuando señalar que el principio de buena fe ha sido complementado con el principio de presunción de veracidad. [x]
Publicidad.- “Todo documento emitido por la SUNAT, cualquiera sea su denominación que constituya una norma exigible a los operadores de comercio exterior debe cumplir con el requisito de publicidad.

Las resoluciones que determina la clasificación arancelaria y las resoluciones anticipadas se publican en el portal de la SUNAT.

En la medida de lo posible, la SUNAT publicará por adelantado cualesquiera regulaciones de aplicación general que rijan asuntos aduaneros que proponga adoptar, y brindará a las personas interesadas la oportunidad de hacer comentarios previamente a su adopción”.[xi]

Este principio se encuentra también recogido en el Tratado de Libre Comercio celebrado por nuestro país con Los Estados Unidos y por ende reviste especial importancia, no sólo porque obliga a publicar todo documento emitido por la Administración Aduanera que constituya norma exigible a los operadores del comercio exterior; sino también porque va a permitir la mayor participación de la sociedad civil en el proceso de formulación de las normas aduaneras.

Los conflictos sociales que se han venido presentando recientemente en las diversas regiones de nuestro amado suelo patrio, nos dejan también como lección que no existe otra forma mejor de legislar; que aquella donde se permita la amplia participación de todos los sectores involucrados en la aplicación de las normas. Es innegable que la aplicación de este principio permitirá recoger de los operadores de comercio exterior, la diversa gama de propuestas legislativas, las mismas que debieran ser debatidas y analizadas para lograr que continuemos experimentando cifras favorables en nuestra Balanza Comercial y demás indicadores económicos.


III. CONCLUSIONES

Seguiremos expectantes frente al desafío que nos impone la novísima legislación aduanera a partir del 01 de Enero del 2010; la cual se debe traducir necesariamente en la aplicación de cada uno de los principios generales que hemos comentado en esta oportunidad. No obstante, debemos precisar que estos principios no son los únicos que se aplican en el Derecho Aduanero. Dado que siendo por definición una rama del Derecho Administrativo y del Derecho Tributario que se encarga de regular el tráfico de mercancías ya sea tratándose de importación o exportación, además de imponer sanciones a los operadores de comercio exterior y dueños o consignatarios que incurran en infracciones aduaneras; evidentemente requiere también de la aplicación de aquellos otros principios que rigen las disciplinas jurídicas de la cual proviene.
Ahora bien, si nos dieran a elegir con cuál de estos principios nos quedamos, en el supuesto que debiera prevalecer sólo uno de ellos, opinamos desde nuestro singular y modesto punto de vista, que debiera ser la facilitación del comercio exterior. Para ello sólo basta mencionar que en lo que va de este año, el listado global del Foro Económico Mundial es liderado por economías del este asiático. El primer puesto lo ocupa Singapur, seguido de Hong Kong, Suiza, Dinamarca y Suecia. Chile ocupó el puesto 19 en el ranking de facilitación de comercio 2009 y detrás de Chile siguen en Latinoamérica; Uruguay (51), Panamá (53), El Salvador (56), Guatemala (58) y Perú (65). En la región, el último lugar lo ocupa Venezuela, en el puesto (119).
Es importante mencionar que dicho listado proviene del Informe Global de Facilitación del Comercio 2009 emitido por el Foro Económico Mundial, donde se mide a las instituciones, las políticas y los servicios que facilitan la libre circulación de mercaderías, a través de las fronteras, hacia su destino. Además, clasifica los facilitadores en cuatro áreas: acceso al mercado, administración de las fronteras, infraestructura de transporte y comunicaciones, y entorno empresarial. Por lo que su trascendencia resulta muy significativa, no sólo para medir nuestra situación actual en materia de facilitación del comercio, sino también para convencernos una vez más de que requerimos una alianza estratégica entre el Estado y todos los operadores de comercio exterior para lograr alcanzar los resultados obtenidos por nuestro vecino país del sur.
-------------------------------------------------------
[i] En adelante solo Ley General de Aduanas
[ii] Definición recogida del artículo 4° de la Ley General de Aduanas - Decreto Legislativo N° 1053.
[iii] El objetivo de la Aduana Virtual es la facilitación del comercio exterior y tiene como su componente principal una red de servicios electrónicos, que le permite a la SUNAT la interacción electrónica con los operadores de comercio exterior y con entidades de estado que participan en el proceso aduanero, facilitándoles a los usuarios el cumplimiento de los requerimientos legales, establecidos en las normas.
[iv] Zagal Pastor, Roberto. “Operativa de comercio exterior y Regímenes Aduaneros”. 2009. Pág.63
[v] Definición recogida del artículo 5° de la Ley General de Aduanas - Decreto Legislativo N° 1053.
[vi] Definición recogida del artículo 6° de la Ley General de Aduanas - Decreto Legislativo N° 1053.
[vii] El Comité Consultivo en Temas Aduaneros tiene como propósito recoger opiniones e información que permitan maximizar la eficacia operativa del comercio exterior, facilitar el comercio exterior, reducir costos e incrementar la eficiencia. Se considera que la participación de los operadores de comercio exterior puede contribuir en el proceso de desarrollo con el fin de asegurar la mejora continua del servicio aduanero.
[viii] Definición recogida del artículo 7° de la Ley General de Aduanas - Decreto Legislativo N° 1053.
[ix] Definición recogida del artículo 8° de la Ley General de Aduanas - Decreto Legislativo N° 1053.
[x] En opinión de Zagal P. Roberto (Ob. Cit. Pág. 67) “Por el principio de la buena fe, la autoridad aduanera acepta como verdaderos los datos consignados en las declaraciones y por el principio de presunción de la veracidad acepta como verdaderos los documentos aduaneros. En ambos principios no se limita la función fiscalizadora de la autoridad aduanera”.
[xi] Definición recogida del artículo 9° de la Ley General de Aduanas - Decreto Legislativo N° 1053.

04 julio, 2009

EL DRAWBACK COMO ESTIMULO A LAS EXPORTACIONES Y DESARROLLO DEL PAIS

• Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz
• Abogado, Maestro en Derecho, Conciliador Extrajudicial y prestigiado Docente Universitario.

I. INTRODUCCION
De todos los beneficios tributarios que existen en nuestro país como fomento a las exportaciones, es sin lugar a dudas, la restitución simplificada de derechos arancelarios, la que más adeptos tiene. Incluso siempre hemos sostenido que no existe aquel beneficiario que no se sienta completamente atraído por las ventajas competitivas que el Drawback ofrece de manera directa en la actualidad. Por eso, hoy queremos evocar nuestra investigación jurídica que nos permitió alcanzar el ansiado Grado de Maestro en Derecho con la tesis titulada “El Drawback como estímulo a las Exportaciones y desarrollo del País” (*); para actualizar y/o reeditar algunas definiciones y conceptos básicos.
Sin duda hay mucho por compartir respecto al Drawback, pero debemos empezar señalando que el Régimen Aduanero del Drawback ha sido recogido en los artículos 82° y 83° la nueva Ley General de Aduanas aprobado por el Decreto Legislativo N° 1053 estableciendo las mismas definiciones, requisitos y procedimientos previstos desde mediados de los años noventa; de modo que en las siguientes líneas desarrollaremos algunos aspectos que consideramos debieran tomarse en cuenta para la adecuada aplicación del Procedimiento de Restitución Simplificado de Derechos Arancelarios (Procedimiento INTA-PG.07)

II. DEFINICIONES BASICAS
El Drawback.- es el régimen aduanero que permite como consecuencia de la exportación de mercancías, obtener la restitución total o parcial de los derechos arancelarios, que hayan gravado la importación para el consumo de las mercancías contenidas en los bienes exportados o consumidos durante su producción.

Esta definición extraída de la normativa aduanera nos permite afirmar que el beneficio que los exportadores obtienen con el Drawback tiene naturaleza eminentemente tributaria, toda vez que el requisito sine qua nom para su otorgamiento, es la acreditación del uso o transformación de al menos un insumo importado, por el cual hayan pagado la totalidad de los derechos arancelarios.

Otro aspecto que abona a favor de su naturaleza tributaria es, que luego de haberse producido la extinción de la obligación tributaria aduanera con el pago de los derechos y demás tributos que gravan la importación de la materia prima o insumo importado, recién surgirá el crédito a favor de la empresa productora exportadora que se plasmará en la restitución de los derechos arancelarios, obviamente siempre que se acredite su incorporación material en la mercancía exportada.

Empresa productora – exportadora.- es aquella empresa constituida en el país, que importe o haya importado, a través de terceros, las mercancías incorporadas o consumidas en el bien exportado.

Es preciso mencionar que para adquirir la calidad de empresa productora-exportadora no es necesario inscribirla en ninguna entidad pública o gremio privado, toda vez que se adquiere dicha calificación, tan sólo acreditando documentaria y materialmente ante la Administración Aduanera la importación, transformación y exportación de las mercancías cumpliendo con todos los requisitos previstos expresamente en el Procedimiento INTA-PG.07.

Insumos.- el artículo 13° del Reglamento del procedimiento de restitución Simplificado de Derechos Arancelarios aprobado por el Decreto Supremo N° 104-95-EF, considera que en la definición de los insumos deben incluirse la materias primas, productos intermedios, partes y piezas.

Materia Prima.- es toda sustancia, elemento o materia necesaria para obtener un producto, incluido aquellos que se consumen o intervienen directamente en el proceso de producción o manufactura, o sirven para conservar el producto de exportación. Para los fines del Drawback también se consideran como materias primas a las etiquetas, envases y otros artículos necesarios para la conservación y transporte del producto exportado.

Productos intermedios.- son aquellos elementos que requieren de procesos posteriores para adquirir la forma final que serán incorporados al producto exportado.

Pieza.- es aquella unidad previamente manufacturada cuya ulterior división física produzca su inutilización para la finalidad a que estaba destinada.

Parte.- es el conjunto o combinación de piezas, unidas por cualquier procedimiento de sujeción, destinado a constituir una unidad superior.

Mermas, residuos o subproductos o desperdicios con o sin valor comercial. – son aquellos restos o residuos aprovechables que resulten del proceso de producción, los que para los efectos del Drawback se considerarán incorporados o consumidos en el bien exportado.



III. BENEFICIARIO

Siendo el Drawback un beneficio dirigido a los exportadores, tenemos que pueden ser consideradas como beneficiarias de la restitución las empresas productoras-exportadoras, entendiéndose como tales a cualquier persona natural o jurídica que elabore o produzca la mercancía a exportar cuyo costo de producción se hubiere incrementado por los derechos de aduana que gravan la importación de los insumos incorporados o consumidos en la producción del bien exportado.

También se entiende como empresa productora-exportadora, aquella que encarga a terceros la producción o elaboración de los bienes que exporta, siendo requisito que la producción adquirida haya sido objeto de un acuerdo o contrato escrito entre la empresa exportadora y la empresa productora. Esta condición debe acreditarse con la presentación de la respectiva factura por la tercerización del proceso productivo. Asimismo, debemos mencionar que el contrato correspondiente donde se establezca de manera expresa el servicio de producción por encargo, podrá ser exigido por la Administración Aduanera para efectos de una fiscalización posterior.

De otro lado, debemos citar la Tercera Disposición Final de la Ley N° 28438 que también precisa lo siguiente: “Mantienen la calidad de productores-exportadores, quienes de acuerdo con lo acordado en el contrato de colaboración empresarial sin contabilidad independiente, actúan como operadores de los citados contratos, siempre que importen o adquieran en el mercado local insumos importados o mercancías elaboradas con insumos importados para incorporarlos en los productos exportados; y actúen en la última fase del proceso productivo aún cuando su intervención se lleve a cabo a través de servicios prestados por terceros, y que exporten los productos terminados”.



IV. INSUMOS IMPORTADOS

Uno de los aspectos más importantes del Procedimiento de Restitución Simplificado de Derechos Arancelarios – Drawback es el referido a la acreditación de los insumos importados para evaluar su inclusión o exclusión al citado beneficio, los mismos que en todo momento se deben ajustar a lo normado en el artículo 13° del Decreto Supremo N° 104-95-EF.

En ese sentido, debemos mencionar que para acogerse al Drawback los insumos utilizados en los bienes de exportación definitiva, pueden ser los siguientes:

• Importados directamente por el beneficiario
• Adquiridos a importadores ubicados en el país (proveedores locales).
• Mercancías elaboradas con insumos importados por terceros.

Un aspecto sumamente importante es precisar cuáles son los insumos extranjeros que a pesar de estar incorporados en productos de exportación, no pueden acogerse a la restitución simplificada de derechos arancelarios. Estos insumos son aquellos:

• Ingresados bajo los regímenes de Admisión temporal para reexportación en el mismo estado y/o para Perfeccionamiento Activo, salvo que hubieran sido previamente nacionalizados pagando el íntegro de los derechos arancelarios.
• Nacionalizados al amparo del régimen de reposición de mercancías en franquicia arancelaria.
• Nacionalizados con exoneración arancelaria, con preferencia arancelaria o franquicias aduaneras especiales otorgadas por Acuerdos Comerciales Internacionales, salvo que el exportador realice la deducción sobre el valor FOB del monto correspondiente a estos insumos, lo que es posible sólo en el caso de insumos importados para el consumo adquiridos localmente sin transformación.
• Nacionalizados con tasa arancelaria cero, siendo el único insumo importado.

De otro lado, conviene recordar que no es posible conceder el beneficio por el uso exclusivo de combustibles importados o cualquier otra fuente energética cuando su función sea la de generar calor o energía para la obtención del producto exportado, así como los repuestos y útiles de recambio que se consuman o empleen en la obtención de dicho bien.

No podemos cerrar este acápite sin mencionar un aspecto muy importante, que el beneficiario, en el caso de insumos importados adquiridos de terceros, al momento de la presentación de la solicitud de restitución de derechos arancelarios, puede deducir del valor FOB de exportación a que se refiere el artículo 104° del Decreto Supremo N°010-2009-EF, el monto de dichos insumos que:

• Hubiesen ingresado al país con mecanismos aduaneros suspensivos o exoneratorios de aranceles o de franquicias aduaneras especiales o con cualquier otro régimen devolutivo o suspensivo de derechos y gravámenes aduaneros; o
• El exportador considere que no ha podido determinar adecuadamente si la importación de esos insumos, a la fecha de presentación de la solicitud de restitución, se ha realizado mediante el uso de mecanismos aduaneros suspensivos o exoneratorios de aranceles o de franquicias aduaneras especiales o con cualquier otro régimen devolutivo o suspensivo de derechos y gravámenes aduaneros.



V. MONTO DE LA RESTITUCIÓN

El artículo 3° del Reglamento del Procedimiento de Restitución Simplificado de Derechos Arancelarios aprobado por el Decreto Supremo N° 104-95-EF y modificado por el Decreto Supremo N° 072-2001-EF así como el Decreto Supremo N° 135-2005-EF precisa que la tasa de restitución será el equivalente al cinco por ciento (5%) del valor FOB del bien exportado, con el tope del 50% de su costo de producción.

Asimismo, se establece en las normas citadas que la restitución de derechos arancelarios se efectuará hasta los primeros veinte millones de los Estados Unidos de América (US$ 20 000 000) anuales de exportación de productos por subpartida arancelaria y por empresa exportadora no vinculada, monto que podrá ser reajustado de acuerdo a la evaluaciones que realice el Ministerio de Economía y Finanzas.

Resulta importante mencionar que el Poder Ejecutivo emitió el Decreto Supremo N° 018-2009-EF modificando la tasa de restitución para el periodo comprendido entre el 31 de Enero y el 31 de Diciembre de 2009 de manera que durante casi todo el año 2009, se concederá este beneficio tributario por la tasa de restitución equivalente al ocho por ciento (8%) del valor FOB del bien exportado, con el tope del 50% de su costo de producción.


VI. REQUISITOS DE ACOGIMIENTO

Es importante mencionar que la solicitud de restitución tiene carácter de Declaración Jurada y en ella el beneficiario deberá declarar no haber hecho uso de otro régimen de perfeccionamiento, así como de franquicias aduaneras especiales y/o exoneraciones o rebajas arancelarias de cualquier tipo. De allí que se requiera la firma y sello original del representante legal de la empresa productora exportadora tanto en la solicitud como en todos los Cuadros de Insumo Producto (Secciones II y III que figuran como anexos del procedimiento INTA-PG.07), para efecto de otorgarle la validez legal a dicha declaración.

Primer requisito.- Es el referido al monto mínimo a partir del cual se puede solicitar la restitución de derechos. Tenemos entonces que las solicitudes deben presentarse por montos a restituir no inferiores a quinientos dólares de los Estados Unidos de América (US$ 500), quedando por tanto como derecho del beneficiario, el poder acumular exportaciones realizadas por la misma Intendencia o por diferentes Intendencias de Aduana, hasta superar o alcanzar el monto mínimo antes mencionado.

Cabe recordar que hasta antes del 31 de Enero de 2009 el beneficiario debía presentar solicitudes por valor FOB sujetos a restitución no menores a los diez mil dólares para alcanzar el monto mínimo fijado en la norma. Pero durante el año 2009, al haberse incrementado la tasa de restitución, el efecto inmediato también se traduce en el monto mínimo, dado que el beneficiario ahora tan sólo se requiere acumular exportaciones hasta alcanzar los seis mil doscientos cincuenta dólares (US$ 6,250) para obtener este beneficio. Con lo cual consideramos que se abre la posibilidad para aquellas pequeñas y medianas empresas que utilizan incluso los servicios del Exporta Fácil, para alcanzar rápidamente el monto mínimo fijado actualmente para obtener este beneficio tributario; con lo cual estamos seguros que podrán desarrollar aún más sus ventajas competitivas.

Segundo requisito.- La Declaración Única de Aduanas (DUA) o Declaración Simplificada (DS) de Exportación definitiva debe indicar la voluntad expresa del beneficiario de acogerse a este beneficio tributario.

Este requisito se cumple técnicamente cuando los Despachadores de Aduana consignan de manera correcta el código N° 13 en el casillero N° 7.28 de las DUAs de Exportación para cumplir con este requisito formal e incluso adicionan en el casillero N° 7.37 como Información Complementaria la indicación que dicha serie se acoge a la Restitución de Derechos Arancelarios.

Es preciso recalcar que la voluntad expresa del beneficiario para acogerse al Drawback debe constar únicamente en las Declaraciones Únicas de Aduanas, Declaraciones Simplificadas de Exportación o Declaraciones Exporta Fácil. No resultando válido pretender subsanar esta omisión con la acreditación de este requisito en otro documento aduanero distinto a las Declaraciones.

Tercer requisito.- El producto de exportación no debe formar parte de la lista de partidas arancelarias excluidas del beneficio, en función del límite establecido por subpartida arancelaria y por empresa exportadora no vinculada aprobada por el Ministerio de Economía y Finanzas.

En lo que se refiere a este requisito debemos acotar que la lista de aquellas partidas arancelarias excluidas de la restitución de derechos arancelarios fue aprobada inicialmente mediante el Decreto Supremo N° 127-2002-EF publicado el 25 de agosto de 2002 y modificada por el Decreto Supremo N° 056-2003-EF publicado el 06 de mayo de 2003 y el Decreto Supremo N° 098-2006-EF publicado el 06 de julio de 2006.

Cuarto requisito.- La solicitud de restitución debe ser presentada en un plazo máximo de ciento ochenta días hábiles computados a partir de la fecha de embarque consignada en la DUA o DS de exportación definitiva regularizada.

Este es un requisito singular ya que contiene un plazo de caducidad del derecho para acogerse al Drawback. Al vencimiento de los 180 días hábiles simplemente pierden toda posibilidad de acogerse al citado beneficio tributario. De allí que los beneficiarios debieran presentar sus solicitudes con la debida anticipación para evitar que se les venza el plazo en caso sean rechazadas por la Administración Aduanera, al haber incurrido en errores no subsanables previstos en el Procedimiento vigente.

Quinto requisito.- Los insumos utilizados deben haber sido importados (fecha de numeración de la DUA o DS de importación para el consumo) dentro de los treinta y seis (36) meses anteriores a la fecha de exportación definitiva (fecha de embarque que se consigna en el rubro 10 “Transportista” en la DUA).

Nos encontramos aquí frente a otro plazo de caducidad dirigido al beneficiario quien debe acreditar haber usado algún insumo importado por el cual haya pago el 100% de los derechos arancelarios para acogerse al Drawback, teniendo especial relevancia en el caso de las compras locales de dichos insumos donde el beneficiario debe presentar copia Sunat de la factura del proveedor local correspondientes a compras internas de insumos importados por terceros y declaración jurada de su proveedor local que indique no haber hecho uso de regímenes de perfeccionamiento, así como de franquicias aduaneras especiales y/o exoneraciones o rebajas arancelarias de cualquier tipo por la adquisición de dichos insumos.

Sexto requisito.- El valor CIF de los insumos importados utilizados no supere el 50% del valor FOB del producto exportado.

Definitivamente este requisito nos induce a pensar que el legislador en modo alguno ha permitido que se desarrollen las operaciones de maquila para gozar del beneficio tributario del Drawback, lo cual consideramos un acierto, desde todo punto de vista. En consecuencia, queda claro que existe un tope máximo para el uso de los insumos importados.

Séptimo requisito.- las exportaciones definitivas de los productos no hayan superado dentro del año calendario el monto de veinte millones de dólares de los Estados Unidos de América (US$ 20 000 000), establecido por el artículo 3° del Decreto Supremo N° 104-95-EF modificado por el Decreto Supremo N° 077-2004-EF y Decreto Supremo N° 135-2005-EF, por subpartida arancelaria y por empresa exportadora no vinculada.

No debemos olvidar que tratándose de empresas que se han fusionado por absorción, en la cual una de las sociedades es incorporada a otra ya existente o formen parte de una nueva sociedad que absorbe a todas las pre-existentes, el tope antes mencionado se calculará sumando las exportaciones realizadas por las empresas absorbidas y las de la nueva empresa creada, de corresponder. El Procedimiento INTA-PG.07 también señala que es responsabilidad de la sociedad absorbente comunicar a la Intendencia Nacional de Técnica Aduanera la modificación de sus estatutos para su actualización en el Sistema Integrado de gestión Aduanera (SIGAD).


VII. TRAMITACION DEL BENEFICIO

El beneficiario en su calidad de empresa productora exportadora se encuentra facultado para solicitar ante la aduana operativa la devolución del monto correspondiente al Drawback optando entre la transmisión electrónica de la solicitud de restitución o la presentación documentaria de la respectiva solicitud.

En caso que el beneficiario opte por transmitir la solicitud de manera electrónica, tendrá un plazo de cinco día hábiles, contados a partir del día siguiente de la fecha de numeración de la solicitud de restitución, para presentar ante el área encargada de la tramitación del beneficio, dos copias impresas de la solicitud numerada por el sigad y suscrita por el representante legal de la empresa así como los documentos que sustentan dicha solicitud, tales como:
a) Copia simple de la DUA o DS de Exportación
b) Copia simple de la DUA o DS de Importación de los insumos utilizados en la producción del bien de exportación, debidamente cancelada.
c) Copia Sunat de la factura del proveedor local correspondiente a compras internas de insumos importados por terceros así como la Declaración Jurada de su proveedor local, conforme lo detallamos en el quinto requisito.
d) Copia de la factura que acredite el servicio prestado en caso de producción o elaboración por encargo.
e) Garantía por un monto no inferior al solicitado cuando requiera que la Nota de Crédito se emita dentro del segundo día hábil siguiente de presentada la solicitud. La citada garantía debe tener una vigencia mínima de dos meses computados a partir de la fecha de presentación de la solicitud.

Vencido el plazo de cinco día hábiles sin que se hayan presentado los documentos sustentatorios, la solicitud de restitución transmitida queda sin efecto.


En caso que el beneficiario opte por presentar los documentos físicos que sustentan su solicitud de restitución, deberá cumplir con presentar su solicitud en original y copia con el carácter de declaración jurada, adjuntando todos los documentos citados anteriormente y guardando los cuidados de una debida foliación que permitan cautelar la intangibilidad del expediente.

Apenas presentada la solicitud de restitución de derechos, es sometida a una primera revisión documentaria por el funcionario aduanero encargado de su recepción, luego de lo cual, si resulta admisible, entonces se genera el numero de la Boleta de Recepción correlativo que sirve como constancia que acredita la presentación de la misma.

Posteriormente dicha solicitud recién es sometida a una evaluación y revisión minuciosa por parte del funcionario aduanero para determinar la validez o improcedencia de su acogimiento a este beneficio tributario. En esta etapa se pueden presentar hasta tres situaciones:

1.- La solicitud presenta errores no subsanables: En este caso se registra la Boleta de Rechazo y se notifica al beneficiario para que tome conocimiento de los motivos que originaron el rechazo y del mismo modo se le devuelven los originales y copias de la solicitud de restitución presentada.
Son considerados errores subsanables aquellos que se encuentran vinculados al cumplimiento de los requisitos señalados en el Decreto Supremo N° 104-95-EF, normas complementarias y modificatorias; tales como acreditar la calidad de empresas productora exportadora, presentar la solicitud dentro del plazo de 180 días hábiles de producido el embarque, acreditar el pago de los derechos arancelarios que graven el insumo importado, entre otras.

2.- La solicitud presenta errores subsanables: En este caso se notifica al beneficiario otorgándole el plazo de dos días hábiles para que subsane el error detectado.
Es importante mencionar que se consideran como errores subsanables aquellos errores materiales tales como errores de transcripción o de cálculo que se verifiquen de los documentos que se adjuntan a la solicitud de restitución, omisión de sello o firma.

3.- La solicitud es aprobada: En este último caso, que es el más esperado por los beneficiarios, se genera el número correlativo de la solicitud de restitución, se procede al refrendo de la misma y se notifica la Boleta de Aceptación a la empresa productora- exportadora.
Resulta necesario precisar que la Administración Aduanera pondrá a disposición del beneficiario la Nota de Crédito Negociable o cheque dentro del décimo primer día hábil siguiente a la presentación de la solicitud de restitución, en caso no haya presentado garantía que respalde la misma. Por lo que podemos inferir que este plazo se constituye tácitamente, en un término máximo e improrrogable otorgado a la Administración Aduanera para resolver la procedencia o improcedencia del citado beneficio.


VIII. CONCLUSIONES


Hemos querido en esta primera entrega tan sólo desarrollar las líneas maestras de la normativa aduanera vinculada a la Restitución Simplificada de Derechos Arancelarios – Drawback, actualizando y/o reeditando los principales conceptos y definiciones que tuvimos a bien analizar con ocasión de nuestra Tesis de Post-Grado (*) hace unos años atrás. Evidentemente hay otros tópicos por analizar, tales como la suspensión de plazo para resolver la solicitud de restitución y la aplicación de la fiscalización especial, o las implicancias para el Impuesto a la Renta originados por este beneficio tributario, así como el nuevo régimen de infracciones y sanciones aplicables a la restitución derechos arancelarios, entre otros. De manera que prometemos desarrollarlos próximamente.


Finalmente, ratificamos nuestra posición en el sentido que, este beneficio tributario se ha convertido en un estímulo permanente para las exportaciones, logrando con ello el efecto esperado de impulsar el desarrollo del país. Efecto que debiera mantenerse durante el año 2009 con el acertado incremento de la tasa del 8% del valor FOB del producto exportado. Toda vez que dicha medida ha sido dictada por el Poder Ejecutivo con el propósito de otorgar un mayor incentivo a las empresas productoras-exportadoras, las cuales se enfrentan a condiciones adversas en lo mercados externos generadas por la crisis financiera internacional.


(*) Los ejemplares de la citada Tesis se encuentran depositadas en tres Bibliotecas:



b)Facultad de Ciencias Administrativas y Recursos Humanos (Escuela profesional de Administración de Negocios Internacionales) de la USMP; y


c)Instituto de Administración Tributaria y Aduanera (IATA).