10 diciembre, 2009

LOS REGIMENES ADUANEROS DE PERFECCIONAMIENTO

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Eximio docente universitario en las Facultades de Negocios Internacionales de la Universidad Privada de Ciencias Aplicadas (UPC) y la Universidad de San Martin de Porres (USMP); así como en el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN).
  • Artículo publicado en la Revista Guía Logística. N° 45. Edición Diciembre 2009

I. INTRODUCCION
Si queremos analizar el conjunto de medidas que fueron implementadas para lograr el fomento de nuestras exportaciones desde el punto de vista de la facilitación del comercio exterior, no podemos dejar de mencionar a los regímenes aduaneros de perfeccionamiento dado que debieran ser rebautizados como regímenes promotores de la exportación, debido a su rol protagónico en el logro de las cifras de crecimiento constante que venimos registrando en nuestra balanza comercial en materia de exportaciones.
Para poder comprender un poco más esta temática debemos mencionar que si se pagaran todos los tributos que gravan la importación de las materias primas e insumos importados que ingresan a nuestro país, pese a que los mismos luego de un proceso productivo terminarán siendo exportados, entonces este monto pagado al Fisco pasará contablemente a formar parte del costo de producción del bien final que se va a exportar. Lo cual en la práctica nos conduce al efecto no deseado de exportar tributos. Situación que desde el punto de vista técnico y económico no es aceptado por los expertos en negocios internacionales. Motivo por el cual los gobiernos desarrollan diversos mecanismos orientados a evitar que se produzca este efecto no deseado y de ese modo obtener la mayor competitividad en sus operaciones de exportación.

II. ASPECTOS GENERALES DE LOS REGIMENES DE PERFECCIONAMIENTO
Pasemos a desarrollar los aspectos generales de estos regímenes promotores de la exportación, habiendo precisado que los mismos están orientados a facilitar el ingreso de materias primas o insumos a nuestro país libre del pago de los derechos arancelarios y demás tributos que gravan su importación, en la medida que se transformen para su posterior reexportación en un nuevo producto transformado, denominado producto compensador en la legislación aduanera.

Admisión Temporal para Perfeccionamiento Activo: Este régimen aduanero permite el ingreso al territorio aduanero de ciertas mercancías extranjeras con la suspensión del pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, con el fin de ser exportadas dentro de un plazo determinado, luego de haber sido sometidas a una operación de perfeccionamiento, bajo la forma de productos compensadores.

Pueden ser objeto de este régimen ser objeto de este régimen las materias primas, insumos, productos intermedios, partes y piezas materialmente incorporados en el producto exportado (compensador), incluyéndose aquellas mercancías que son absorbidas por el producto a exportar en el proceso de producción; así como las mercancías que se someten al proceso de reparación, restauración o acondicionamiento. Asimismo podrán ser objeto de este régimen mercancías tales como catalizadores, aceleradores o ralentizadores que se utilizan en el proceso de producción y que se consumen al ser utilizados para obtener el producto exportado (compensador).

Es preciso mencionar que no pueden ser objeto de éste régimen las mercancías que intervengan en el proceso productivo de manera auxiliar, tales como lubricantes, combustibles o cualquier otra fuente energética, cuando su función sea la de generar calor o energía, así como los repuestos y útiles de recambio, cuando no están materialmente incorporados en el producto final y no son utilizados directamente en el producto a exportar; salvo que estas mercancías sean en sí mismas parte principal de un proceso productivo.

Dentro de los requisitos imprescindibles para este régimen destacan la presentación de la declaración y de la garantía debiendo advertir que el plazo máximo de autorización es de veinticuatro (24) meses computado a partir de la fecha del levante. Si el plazo fuese menor, las prórrogas serán aprobadas automáticamente, con la sola renovación de la garantía antes del vencimiento del plazo otorgado y sin exceder el plazo máximo.

Las operaciones de perfeccionamiento activo son aquellas en las que se produce:
a)La transformación de las mercancías;
b)La elaboración de las mercancías, incluidos su montaje, ensamble y adaptación a otras mercancías; y,
c)La reparación de mercancías, incluidas su restauración o acondicionamiento
Es importante destacar que este régimen también comprende a los procesos de maquila.

Exportación Temporal para Perfeccionamiento Pasivo: Este régimen aduanero permite la salida temporal del territorio aduanero de mercancías nacionales o nacionalizadas para su transformación, elaboración o reparación y luego reimportarlas como productos compensadores en un plazo determinado.

Para la reimportación de los productos compensadores se ha fijado el plazo máximo de doce (12) meses contado a partir de la fecha del término del embarque de las mercancías exportadas temporalmente para perfeccionamiento pasivo. El cual puede ser ampliado por la Administración Aduanera en casos debidamente justificados por el beneficiario.

Es importante mencionar que cuando las mercancías exportadas temporalmente se reimporten, después de ser reparadas, cambiadas o perfeccionadas en el exterior, la determinación de la base imponible para el cobro de los derechos arancelarios y demás tributos aplicables a la importación para el consumo y recargos de corresponder, se calculará sobre el monto del valor agregado o sobre la diferencia por el mayor valor producto del cambio, más los gastos de transporte y seguro ocasionados por la salida y retorno de la mercancía, si fuera el caso. Incluso cabe la posibilidad en este régimen que el beneficiario se acoja al tratamiento arancelario previsto en los tratados y convenios internacionales suscritos por el Perú, para obtener las exoneraciones o rebajas arancelarias.

Drawback: Este régimen aduanero permite como consecuencia de la exportación de mercancías, obtener la restitución total o parcial de los derechos arancelarios, que hayan gravado la importación para el consumo de las mercancías contenidas en los bienes exportados o consumidos durante su producción.

Actualmente venimos aplicando el Procedimiento de Restitución Simplificado de Derechos Arancelarios aprobado por el Decreto Supremo N° 104-95-EF con sus modificatorias. Este sistema permite que se le devuelva al productor exportador el 8% del valor FOB de exportación, en la medida que el costo de producción se ha visto incrementado por los derechos que gravan la importación de los insumos incorporados o consumidos en la producción del bien exportado.
El concepto de insumo, para efecto de la inclusión o exclusión del drawback, incluye a las materias primas, productos intermedios, así como a las partes y piezas. Merece destacar que dentro del concepto de materia prima comprende también a las etiquetas, envases y otros artículos necesarios para la conservación y transporte del producto exportado

En ese orden de ideas tenemos entonces que para acceder a este beneficio devolutivo se debe acreditar que los insumos importados han pagado la totalidad de los derechos arancelarios y que se encuentran materialmente incorporados en el bien exportado. Un aspecto importante por destacar en este régimen aduanero es que se permite que tales insumos, puedan ser:
i. Importados directamente por el beneficiario.
ii. Adquiridos a importadores ubicados en el país (proveedores locales).
iii. Mercancías elaboradas con insumos importados por terceros (art.104° del D.S. N° 010-2009-EF).

El procedimiento de restitución se inicia desde la numeración de la Declaración de Exportación dado que este es el único documento válido para manifestar la voluntad expresa de la empresa productora – exportadora para acogerse a este beneficio tributario como requisito previo y obligatorio para tiempo después poder presentar la solicitud de restitución dentro del plazo máximo de 180 días hábiles contados desde la fecha de embarque.

La Administración Aduanera debe poner a disposición del beneficiario la Nota de Crédito y/o el Cheque no negociable dentro del décimo primer día hábil siguiente a la presentación de la solicitud de restitución. En caso el beneficiario requiera que se le apruebe el beneficio en un plazo menor (dos días hábiles), debe presentar una garantía (carta fianza bancaría o póliza de caución) con una vigencia no menor a dos meses y por monto del beneficio que pretende obtener.

Reposición de Mercancías en Franquicia Arancelaria: Este régimen aduanero permite la importación para el consumo de mercancías equivalentes a las que habiendo sido nacionalizadas, han sido utilizadas para obtener las mercancías exportadas previamente con carácter definitivo, sin el pago de los derechos arancelarios y demás impuestos aplicables a la importación para el consumo.

Pueden ser objeto de éste régimen toda mercancía que es sometida a un proceso de transformación o elaboración, que se hubiere incorporado en un producto de exportación o consumido al participar directamente durante su proceso productivo. Y no pueden ser objeto de este régimen las mercancías que intervengan en el proceso productivo de manera auxiliar, tales como lubricantes, combustibles o cualquier otra fuente energética, cuando su función sea la de generar calor o energía; los repuestos y útiles de recambio, cuando no están materialmente incorporados en el producto final y no son utilizados directamente en el producto a exportar; salvo que estas mercancías sean en sí mismas parte principal de un proceso productivo.

En cuanto se refiere a los plazos para este régimen, se ha previsto que la declaración de exportación debe presentarse en el plazo de un (1) año, contado a partir de la fecha de levante de la declaración de importación para el consumo que sustente el ingreso de la mercancía a reponer. Asimismo, la importación para el consumo de mercancías en franquicia deberá efectuarse en el plazo de un (1) año, contado a partir de la fecha de emisión del certificado de reposición. Y se permite la posibilidad de realizarse despachos parciales siempre que se realicen dentro del precitado plazo.


III. A MANERA DE CONCLUSION

La evolución de nuestras exportaciones experimentó un crecimiento constante durante los años 2005 al 2007. Estas cifras bastante auspiciosas tuvieron su justificado freno y retroceso durante el segundo semestre del año 2008. Lo cual obedece entre otros factores económicos a la crisis financiera internacional, cuyos efectos se evidencian en la contracción de la demanda internacional respecto a nuestros productos de exportación. Sin embargo en lo que va del presente año notamos una franca recuperación de aquella tendencia creciente; motivo por el cual consideramos que los regímenes aduaneros de perfeccionamiento también deben continuar aportando su importante cuota de incentivo para el fomento de nuestras exportaciones.

En ese sentido, proponemos que se implemente un moderno sistema tipo Declaración Telemática que les permita a todos los beneficiarios del drawback acceder a un sistema libre y gratuito para lograr la ansiada transmisión electrónica de sus solicitudes de restitución desde el Portal de la Sunat. Estamos convencidos que esta propuesta beneficiará tanto el productor exportador como la propia Administración Aduanera logrando la simplificación del actual procedimiento, dado que se inspira en el principio de la facilitación del comercio exterior.
Share:

EL REGIMEN ADUANERO DE EXPORTACION DEFINITIVA

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Destacado catedrático de la Universidad Privada de Ciencias Aplicadas (UPC), Universidad de San Martín de Porres (USMP) y el Centro de Altos Estudios Nacionales (CAEN).
  • Artículo publicado en la Revista Guía Logistica N° 44. Edición Noviembre 2009.

I. PRESENTACION
En los últimos quince años experimentamos cifras de crecimiento constante en materia de exportaciones, lo cual se debe en gran medida a nuestra riqueza minera que hoy disfruta de la bonanza en su cotización internacional. Pero no debemos dejar de mencionar también al conjunto de medidas destinadas a facilitar su despacho aduanero desde el punto de vista normativo, que incluso nos permiten acercarnos a la ansiada Aduana Virtual.
Todos sabemos que por definición la exportación es un régimen aduanero que permite la salida del territorio aduanero de las mercancías nacionales o nacionalizadas para su uso o consumo definitivo en el exterior y no está afecta a tributo alguno. A cambio el exportador recibe del Estado beneficios de tipo tributario como el drawback y la devolución del Impuesto General a las Ventas.

II. TIPOS DE EXPORTACIONES.
Las exportaciones le permiten a nuestro país obtener las divisas suficientes para cumplir con los vaticinios que los economistas han propuesto para estas épocas de crisis financiera internacional. Dada su importancia, nos permitimos desarrollar una breve clasificación de las exportaciones a la luz de su procedimiento operativo actual, teniendo en cuenta que nos anima siempre el firme propósito de difundir los principales cambios que experimenta la novísima legislación aduanera. Así tenemos:

Exportación a través de intermediarios comerciales (comisionistas): Son los despachos de exportación definitiva efectuados a través de intermediarios comerciales que tienen el carácter de comisionistas. La empresa intermediaria efectúa la exportación con una sola declaración.

Exportación hacia los CETICOS, ZOFRATACNA o ZEEDEPUNO: Son los despachos de exportación definitiva de mercancías nacionales o nacionalizadas provenientes del resto del territorio nacional y destinadas a usuarios autorizados a operar en los CETICOS, ZOFRATACNA o ZEEDEPUNO. Los Centros de Exportación, Transformación, Industria, Comercialización y Servicios (CETICOS) tienen la naturaleza de Zona Primaria de Trato Especial, que goza de un régimen especial en materia tributaria, arancelaria y aduanera y cuenta con área perfectamente delimitada; por lo que la venta de mercancías a estos centros goza de las prerrogativas de una exportación definitiva.

Exportación bajo contratos de colaboración empresarial: En las sociedades irregulares; comunidad de bienes; joint ventures, consorcios y demás contratos de colaboración empresarial que no llevan contabilidad en forma independiente, la exportación definitiva la realiza el operador, el cual se constituye en el exportador y efectúa los despachos de exportación con una sola declaración.

Exportación definitiva con embarques parciales: Esta es una de las principales novedades en la legislación aduanera. Una exportación definitiva puede amparar embarques parciales siempre que éstos se efectúen de un exportador a un único consignatario, y que los embarques se realicen por la misma aduana de numeración de la DUA. Los embarques parciales deben realizarse dentro del plazo de treinta (30) días calendario contado a partir del día siguiente de numerada la DUA. Las declaraciones que amparan embarques parciales están sujetas a reconocimiento físico.

Operaciones SWAP: Las operaciones SWAP con clientes del exterior, realizadas por productores mineros, es efectuada con intervención de entidades reguladas por la Superintendencia de Banca y Seguros, las que certifican la operación en el momento en que se acredite el cumplimiento del abono del metal en la cuenta del productor minero en una entidad financiera del exterior, la misma que se refleja en la transmisión de esta información vía swift a su banco corresponsal en Perú. El Banco local interviniente emitirá al productor minero la constancia de la ejecución del SWAP, este documento permitirá acreditar ante la Administración Aduanera el cumplimiento de la exportación definitiva por parte del productor minero. El plazo que debe mediar entre la operación SWAP y la exportación definitiva del bien, objeto de dicha operación como producto terminado, no debe ser mayor de sesenta (60) días útiles. Una vez cumplido el plazo si el producto terminado no hubiera sido exportado, la responsabilidad por el pago de los impuestos corresponderá al sujeto responsable de la exportación definitiva del producto terminado. Asimismo, ante un hecho considerado como causal de fuerza mayor contemplada en el Código Civil debidamente acreditada, el exportador del producto terminado podrá acogerse ante la Administración Aduanera a una prórroga del plazo para exportar el producto terminado por el período que dure la fuerza mayor.

Venta de bienes a empresas que presten el servicio de transporte internacional: La venta de bienes nacionales o nacionalizados a las empresas que presten el servicio de transporte internacional de carga y/o de pasajeros, destinados al uso o consumo de los pasajeros y miembros de la tripulación a bordo de las naves de transporte marítimo o aéreo; así como los bienes que sean necesarios para el funcionamiento, conservación y mantenimiento de los referidos medios de transporte, son tramitados y considerados también dentro del proceso de exportación definitiva.


Exportación sin carácter comercial: Se considera exportación sin carácter comercial, cuando no existe venta entre las partes. En estos casos el comprobante de pago que implique transferencia de mercancía es sustituido por una declaración jurada en la que se señale su carácter no comercial y el valor de la mercancía. Cuando corresponda, a requerimiento del funcionario aduanero encargado del área de exportación debe adjuntarse información adicional, dependiendo la naturaleza o tipo de mercancía y siempre dentro del ejercicio de la potestad aduanera.


III. EXPORTA FACIL.

Mediante el D.S. N° 163-2009-EF se dictaron normas acertadas para flexibilizar aún más este sistema dirigido a las micro, pequeña y mediana empresas, quienes utilizando los servicios e infraestructura postal con la que cuenta la empresa estatal SERPOST S. A. realizan la exportación de bienes físicos con pesos menores a 50 Kg.; y valores máximos de hasta US$ 5,000 dólares; a través de un proceso simplificado de exportación.

Mediante este sistema denominado Exporta Fácil ya no es necesario que el exportador se apersone a las oficinas de la Administración Aduanera para gestionar sus despachos, dado que lo puede realizar desde la comodidad de una cabina de internet, desde donde se inicia y culmina el trámite de su exportación. Pudiendo incluso con esta operación generar los mismos beneficios tributarios que los demás exportadores. Por ello nos permitimos replicar algunos de los beneficios difundidos por los creadores de este novedoso sistema:
- Simplificación de procesos logísticos de comercio internacional.
- Ingreso de divisas por el aumento de exportaciones.
- Motivación para la Formalización.
- Mayor participación de las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES), en el mercado internacional con sus propias exportaciones.
- Crecimiento del número de mercados de destino de las exportaciones de cada región
- Incremento del número de productos exportados de cada región.
- Descentralización: posibilidad de realizar exportaciones desde cualquier parte del país, integrando a las MIPYMES locales al mercado internacional.
- Generación de una cultura exportadora en el país.
- Generación de una mayor cultura descentralizada en el uso del Internet, reduciendo las brechas digitales que pudieran existir.
- Desarrollo de iniciativas de comercio electrónico.
- Generación de empleo y alivio a la pobreza.

IV. EL VALOR FOB DE EXPORTACION.
Un aspecto muy importante en las exportaciones es la correcta determinación del valor FOB. Tenemos entonces que el valor monetario se declara en dólares de los Estados Unidos de América. Los valores expresados en otras monedas se deben convertir a dólares de los Estados Unidos de América, utilizando los factores de conversión monetaria publicados en el portal de la SUNAT, vigentes a la fecha de la numeración de la Declaración.
Debemos mencionar que en caso existan diferencias entre los valores por conceptos distintos al valor FOB de la mercancía consignados en la factura, boleta de venta u otro comprobante que implique transferencia de bienes y que se encuentren señalados en el Reglamento de Comprobantes de Pago, respecto al documento de transporte, póliza de seguro u otros utilizados en los regímenes de exportación, prevalecen los valores señalados en estos últimos documentos.
El tema del valor es muy importante para la destinación de mercancías al régimen de exportación, dado que actualmente se utilizan los servicios obligatorios de una Agencia de Aduana cuando la Declaración Aduanera de Mercancías - Formato de Declaración Única de Aduanas (DUA), supera el valor FOB dos mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 2 000). Sin embargo, anunciamos que dentro de unos meses este tope en el valor FOB de exportación se elevará a los cinco mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 5 000). Con lo cual, la participación de las Agencias de Aduanas en estos despachos recién será obligatoria cuando se supere este nuevo monto. En consecuencia por montos menores el exportador podrá gestionar sus despachos de exportación directamente utilizando la declaración simplificada de exportación que cuenta con su propio procedimiento.
Citemos también como principio de aplicación general en todos los regímenes aduaneros, que los datos transmitidos para la formulación de la declaración (DUA) de exportación gozan de plena validez legal; lo cual es un acierto desde el punto de vista de la facilitación del comercio exterior.

V. ETAPAS DEL PROCEDIMIENTO DE EXPORTACION
En la exportación se permite en una primera etapa realizar el despacho aduanero con declaraciones provisionales, dotándole de esta manera de aquellas herramientas legales necesarias para impulsar y favorecer el embarque físico de las mercancías como principal prioridad. Y dejando para una segunda etapa la regularización documentaria de este despacho con los datos complementarios de la misma.
Hecha esta necesaria precisión, presentamos el procedimiento de exportación en todas sus etapas:
1. Numeración de la DUA: La destinación aduanera de la mercancía es solicitada por el despachador de aduana ante la Administración Aduanera, a través de medios electrónicos, remitiendo la información contenida en la DUA con el código de régimen 40 y utilizando los formatos de envío electrónico publicados en el portal de SUNAT y la clave electrónica que le ha sido otorgada, que reemplaza a su firma manuscrita. En caso de mercancías restringidas los datos relativos a la autorización para su exportación emitida por los sectores competentes también se transmiten electrónicamente. De ser conforme, el SIGAD genera automáticamente el número correspondiente de la DUA; en caso contrario, se le comunica inmediatamente por el mismo medio al despachador de aduana, para las correcciones pertinentes. La conformidad otorgada por el SIGAD mediante el número generado es transmitida por el mismo medio al despachador de aduana, comunicándole también que cuenta con el plazo de treinta (30) días calendario computado a partir del día siguiente de la fecha del término del embarque, para regularizar este régimen que se ha iniciado con una declaración provisional.
2. Ingreso de Mercancías a Zona Primaria: Como siguiente etapa tenemos que el despachador de aduana ingresa la mercancía que va a ser embarcada en cualquier puerto, aeropuerto o terminal terrestre, como requisito previo a la selección del canal de control de la DUA. En aquellas circunscripciones aduaneras que no cuente con depósito temporal la mercancía debe ser puesta a disposición de la Administración Aduanera en los lugares que ésta señale. En estos casos, el funcionario aduanero responsable del lugar autorizado debe acceder al módulo de exportación a afecto de realizar la asignación del canal de control.
Lo expuesto, tiene su excepción cuando se trata de las siguientes mercancías:
a. Perecibles que requieran un acondicionamiento especial;
b. Peligrosas tales como:
-Explosivas-Inflamables-Tóxicas-Infecciosas-Radioactivas- Corrosivas
c. Maquinarias de gran peso y volumen;
d. Animales vivos;
e. A granel en cualquier estado (sólido, líquido o gaseoso que se embarquen sin envases ni continentes);
f. Otras que a criterio de la autoridad aduanera califiquen para brindarle este tratamiento facilitador.
3. Recepción de las mercancías y selección del canal de control: Luego de concluida la recepción total de la mercancía, el depósito temporal debe llevar un registro electrónico registrando la fecha y hora del ingreso total de la mercancía así como la fecha, hora y nombre del despachador de aduana que presenta la DUA. Asimismo, transmite a la Administración Aduanera la siguiente información de la mercancía recibida:
a) Número de la DUA asociada, b) Número del documento de recepción del depósito temporal, c) RUC del exportador, d) Descripción genérica de la mercancía, e) Cantidad total de bultos, f) Peso bruto total, g) Marca y número de contenedor, y h) Número del precinto de seguridad, de corresponder. La información transmitida por el depósito temporal o despachador de aduana según corresponda, referida a la recepción de la mercancía, es validada por el SIGAD. Y de resultar conforme esta transmisión, se le asigna el canal de control empleando técnicas de gestión de riesgo; caso contrario, se comunica por el mismo medio al depósito temporal o al despachador de aduana para las correcciones pertinentes. Cabe precisar que en el régimen de exportación los únicos canales de control de la DUA son los siguientes:
a. Naranja: con este canal la mercancía queda expedita para su embarque.
b. Rojo: Este canal requiere de revisión documentaria y reconocimiento físico.
4. Reconocimiento físico: Es necesario destacar que las labores de reconocimiento físico no se detienen por ningún motivo, dado que se efectúan las veinticuatro (24) horas del día, inclusive sábados, domingos o feriados. El reconocimiento físico se efectúa en presencia del exportador y/o despachador de aduana y/o representante del depósito temporal cuando corresponda, para lo cual el despachador de aduana debe presentar la DUA acompañada de las autorizaciones especiales de corresponder. En aquellos casos que el despachador de aduana no se presente al reconocimiento físico programado, la Administración Aduanera podrá realizarlo de oficio, siendo esta posibilidad otro de los cambios más importantes en la legislación aduanera. Es oportuno mencionar que esta diligencia de reconocimiento físico sirve para verificar la naturaleza, valor, peso o medida de la mercancía. Asimismo, se verifica que haya sido correctamente clasificada.
Durante el reconocimiento físico la autoridad aduanera puede detectar las siguientes incidencias:
a. Diferencia de mercancías declarada y encontrada. Si el funcionario aduanero constata diferencia entre lo declarado y lo reconocido, siempre que no se trate de causal de suspensión del despacho, procede a realizar las enmiendas respectivas tanto en la DUA como en el SIGAD, anotando tal situación en su diligencia. b. Encontrar mercancías que resulten o presuma de exportación prohibida o restringida. Si el funcionario aduanero constata o presume la existencia de mercancías prohibidas o restringidas sin autorización debe suspender el trámite de despacho o cuando se considere posible separar dicha mercancía y continuar con el despacho de la DUA.
c. Presunción de fraude o delito. Si el funcionario aduanero constata la existencia de fraude o delito, debe suspender el trámite de despacho e iniciar las acciones legales en pleno uso de sus atribuciones.
5. Control de Embarque: Pasamos ahora a gestionar la etapa más importante de todo el despacho aduanero de exportación definitiva. Las mercancías deben ser embarcadas dentro del plazo de treinta (30) días calendario contados a partir del día siguiente de la fecha de numeración de la DUA. La norma es precisa es señalar que los depósitos temporales son responsables del traslado y entrega de las mercancías al transportista en la zona de embarque, debiendo verificar previamente el cumplimiento de las formalidades aduaneras. Esta misma responsabilidad recae en los exportadores cuando el embarque se efectúa directamente desde el local designado por éste. En todos los casos la mercancía debe acompañarse de la relación detallada debidamente autorizada para los controles aduaneros respectivos.
Previo al embarque, el funcionario aduanero podrá verificar en forma aleatoria los contenedores, pallets y/o bultos sueltos, previa evaluación de la información contenida en la relación detallada proporcionada por los depósitos temporales. Si como resultado de esta verificación se constata que los bultos, pallets y/o contenedores se encuentran en mala condición exterior, o que existan indicios de violación de los sellos o precintos de seguridad, o incongruencias con lo declarado (marcas y/o contramarcas de la mercancía), previa comunicación al Área de Oficiales, el funcionario aduanero designado efectúa la verificación física de las mercancías. De ser conforme, se autoriza la salida de las mercancías; caso contrario, la autoridad aduanera emite el informe respectivo para la aplicación de las acciones legales que correspondan; debiendo comunicar este hecho al área que administra el régimen de exportación en el día o al día hábil siguiente de efectuada dicha verificación.
6. Regularización: Finalmente, la regularización del régimen se realiza en el plazo de 30 días calendario con la transmisión por vía electrónica de la información complementaria de la declaración y la presentación de los documentos que la sustentan a satisfacción de la autoridad aduanera. La Administración Aduanera mediante técnicas de análisis de riesgo determina cuales declaraciones se regularizan con la sola aceptación de la transmisión de la información complementaria y de los documentos digitalizados que sustentaron la exportación, y aquellas que requieren además la presentación física de la DUA y documentación que sustentaron la exportación. En caso la regularización del régimen se efectúe fuera del plazo antes señalado el exportador incurre en la infracción tipificada en el numeral 5), inciso c) del artículo 192º de la Ley General de Aduanas.
Transcurridos los ciento ochenta días (180) calendarios contados a partir del día siguiente de la numeración de la declaración sin que el exportador a través del despachador de aduana haya regularizado la exportación, el funcionario aduanero designado notifica al exportador la precitada multa y da por concluido el trámite de exportación, sin que ello signifique la regularización del régimen, ni el derecho a gozar de los beneficios tributarios o aduaneros aplicables a la exportación y sin perjuicio que el exportador pueda regularizar posteriormente la declaración de exportación definitiva.


VI. PLAZOS APLICABLES EN LAS EXPORTACIONES.
A manera de resumen, no olvidemos los plazos perentorios que debemos tomar en cuenta para la correcta tramitación de la exportación:
a. El depósito temporal debe transmitir la información de la mercancía recibida para embarcar dentro de las dos (02) horas contadas a partir de lo que suceda último: la recepción de la totalidad de la mercancía o la presentación de la DUA.
b. El embarque de la mercancía se debe efectuar dentro de los treinta (30) días calendario contados a partir del día siguiente de la numeración de la declaración.
c. La regularización del régimen de exportación definitiva, se debe efectuar dentro de los treinta (30) días calendario contados a partir del día siguiente de la fecha del término del embarque.
d. El archivo de la declaración se produce transcurridos los ciento ochenta (180) días calendario contados a partir del día siguiente de numerada la declaración sin que se haya regularizado el régimen, por lo que en este caso pierde el derecho a gozar de los beneficios tributarios o aduaneros aplicables a las exportaciones.

VII. A MANERA DE CONCLUSION
Las exportaciones se han convertido en una eficaz herramienta para el desarrollo de nuestro país. Es una fórmula que nos permite enfrentar con éxito la actual crisis financiera mundial. Pero debemos propiciar el incremento de nuestra oferta exportable para evitar depender de nuestros productos mineros, dado que constituye una fuente agotable y no es recomendable depender en demasía de sus precios internacionales actuales. Esta búsqueda permanente de nuevos productos peruanos de exportación debiera ser una de las tareas más importantes asignadas a nuestros líderes como proyecto nacional ineludible.

Finalmente, sostenemos que la simplificación en los trámites de las exportaciones nos permite vislumbrar el futuro con optimismo, dado que la “Aduana Sin Papeles”, anuncia su arribo definitivo en todos los demás regímenes y despachos aduaneros. Con lo cual nos aproximamos al día en que nos convirtamos en un puerto, aeropuerto o terminal terrestre mucho más competitivo en el continente, logrando de esa manera aprovechar al máximo nuestra envidiable posición geográfica.

Share:

Publicaciones destacadas

DRAWBACK: insumos con tasa arancelaria cero

I.    Introducción. Algunos exportadores opinan que resulta innecesario declarar aquellos insumos que ingresaron a nuestro país con ta...

Entradas populares