10 marzo, 2010

EL REGIMEN TRIBUTARIO ADUANERO

  • Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Docente Universitario (UPC, USMP y CAEN)
  • Investigación publicada en la Revista Guía Logística.N° 48. Marzo 2010

I. INTRODUCCION

El Decreto Legislativo N° 1053 que aprueba la nueva Ley General de Aduanas, nos presenta algunos cambios significativos en materia de tributación aduanera, los cuales consideramos necesario analizar en esta oportunidad.
Para tal efecto, recordemos que el único régimen aduanero sujeto al pago de los tributos es el régimen de importación para el consumo, razón por la cual la obligación tributaria aduanera nace en la fecha de numeración de la declaración aduanera (DUA). Empezamos fijando esta frontera normativa para poder desarrollar de manera directa los aspectos esenciales del nuevo régimen tributario aduanero.

II. SUJETOS DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA ADUANERA

En la obligación tributaria aduanera intervienen como sujeto activo en su calidad de acreedor tributario, el Gobierno Central representado por la Administración Aduanera, la misma que ejerce sus facultades de fiscalización, recaudación, determinación, sancionadora y la potestad aduanera para exigir el cumplimiento de dicha obligación.
De otro lado, son considerados como son sujetos pasivos de la obligación tributaria aduanera los contribuyentes y responsables, precisando que son contribuyentes el dueño o consignatario de la mercancía.
Es preciso advertir que el legislador ha omitido toda referencia a la antigua responsabilidad solidaria del Agente de Aduanas, con lo cual queda claro que esta ya no existe en materia aduanera.

III. NACIMIENTO DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA ADUANERA

Siguiendo con la tradición de las legislaciones aduanera anteriores, se reitera que la obligación tributaria aduanera nace:
a) En la importación para el consumo, en la fecha de numeración de la declaración;
b) En el traslado de mercancías de zonas de tributación especial a zonas de tributación común, en la fecha de presentación de la solicitud de traslado;
c) En la transferencia de mercancías importadas con exoneración o inafectación tributaria, en la fecha de presentación de la solicitud de transferencia; y
d) En la admisión temporal para reexportación en el mismo estado y admisión temporal para perfeccionamiento activo, en la fecha de numeración de la declaración con la que se solicitó el régimen.

IV. APLICACIÓN ESPECIAL DE LOS TRIBUTOS

Para abordar el tema de la aplicación de los tributos debemos resaltar que los derechos arancelarios y demás impuestos que corresponda aplicar serán los vigentes en la fecha del nacimiento de la obligación tributaria aduanera, esta es un principio básico en materia de tributación aduanera.
Sin embargo, puede ocurrir que el dueño o consignatario se vea en la disyuntiva de no saber que tributo le corresponda aplicar en caso se haya producido alguna variación o aumento en la alícuota del mismo en los días previos a la numeración de la DUA. Para superar esta problemática que podría afectar la planificación de los inversionistas en materia de importaciones, se establece una regla de aplicación especial precisando que toda norma legal que aumente los derechos arancelarios, no será aplicable a las mercancías que se encuentren en los siguientes casos:
a) Que hayan sido adquiridas antes de su entrada en vigencia, acreditándose esta situación mediante carta de crédito confirmada e irrevocable, orden de pago, giro, transferencia o cualquier otro documento, canalizado a través del Sistema Financiero Nacional que pruebe el pago o compromiso de pago correspondiente. Para tal efecto, el dueño o consignatario debe presentar un documento emitido por la entidad financiera interviniente que confirme la fecha y monto de la operación;
b) Que se encuentren embarcadas con destino al país, antes de la entrada en vigencia, lo cual se puede demostrar con el documento de transporte correspondiente que debe haber sido emitido antes de la entrada en vigencia de la norma; y
c) Que se encuentren en zona primaria y no hayan sido destinadas a algún régimen aduanero antes de su entrada en vigencia.

V. MERCANCIA DECLARADA Y ENCONTRADA

Un principio básico consiste en que los derechos arancelarios y demás impuestos se aplican respecto de la mercancía consignada en la declaración aduanera y, en caso de reconocimiento físico, sobre la mercancía encontrada, siempre que ésta sea menor a la declarada.
Sin perjuicio de lo expuesto, resulta destacable que se haya incorporado en la nueva Ley General de Aduanas aquel supuesto en que la mercancía encontrada por el dueño o consignatario con posterioridad al levante fuese mayor a la consignada en la declaración aduanera. En este supuesto el importador tendrá la opción de poder declarar la precitada mercancía sin estar sujeto a sanción y con el sólo pago de la deuda tributaria aduanera y los recargos que correspondan, o en todo caso podrá disponer su reembarque sin aplicación de sanción aduanera alguna. En este último caso, la destinación al régimen de reembarque solo procederá dentro del plazo de treinta (30) días computados a partir de la fecha del retiro de la mercancía.
Lo que hemos expuesto anteriormente, sufre una radical variación en el supuesto que la Autoridad Aduanera durante el reconocimiento físico encontrara mercancía no declarada, en este supuesto la mercancía caerá en comiso o a opción del importador, podrá ser reembarcada previo pago de una multa y siempre que el reembarque se realice dentro del plazo de treinta (30) días computados a partir de la fecha del reconocimiento físico de la mercancía. De no culminarse el reembarque, la mercancía caerá en comiso.


VI. EXIGIBILIDAD DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA ADUANERA

La exigibilidad de la obligación tributaria aduanera está referida a precisar la fecha de inicio del cómputo de los intereses moratorios. A continuación podemos observar que existe una diferencia significativa en su aplicación en el supuesto que el dueño o consignatario de la mercancía haya presentado una garantía previa a la numeración de la DUA. Así tenemos que existen dos formas diferentes de empezar a computar los intereses moratorios:

En un Despacho SIN garantía:
Despacho Anticipado: a partir del día siguiente de la fecha de terminación de la descarga.
Despacho Excepcional: a partir del día siguiente de la fecha de numeración de la declaración.

En un Despacho CON garantía:
Despacho Anticipado: A partir del vigésimo primer día del mes siguiente a la fecha de término de la descarga.
Despacho Excepcional: a partir del vigésimo primer día del mes siguiente a la fecha de numeración de la declaración.


VII. APLICACIÓN DE INTERESES MORATORIOS

Efectuada la precisión respecto al cómputo de los intereses moratorios, debemos precisar que en materia aduanera se aplican sobre el monto de los derechos arancelarios y demás tributos exigibles de manera simple y se liquidan por día calendario hasta la fecha de pago inclusive.
Siendo preciso anotar que estos intereses moratorios también se aplican al monto indebidamente restituido que debe ser devuelto por el solicitante del régimen de drawback, y se calculan desde la fecha de entrega del documento de restitución (Nota de Crédito Negociable o Cheque) hasta la fecha en que se produzca la devolución de lo indebidamente restituido.
Sin perjuicio de lo expuesto, debemos destacar que el legislador con acierto ha dispuesto que la aplicación de los intereses moratorios se suspenderá a partir del vencimiento de los plazos máximos establecidos en el artículo 142º del Código Tributario hasta la emisión de la resolución que culmine el procedimiento de reclamación ante la Administración Tributaria, siempre y cuando el vencimiento del plazo sin que se haya resuelto la reclamación fuera por causa imputable a ésta. Pero debe subrayarse que durante el citado periodo de suspensión, la deuda tributaria aduanera será actualizada en función del Índice de Precios al Consumidor.
Queda claro entonces que las dilaciones en el procedimiento de reclamación por causa imputable al deudor no se tendrán en cuenta a efectos de la suspensión de los intereses moratorios. Asimismo, esta suspensión de intereses no es aplicable a la etapa de apelación ante el Tribunal Fiscal ni durante la tramitación de la demanda contencioso-administrativa.

VIII. EXTINCION DE LA OBLIGACION TRIBUTARIA ADUANERA

En principio debemos recurrir a las causales de extinción previstas en el Código Tributario, así tenemos que la obligación tributaria aduanera se extingue por los siguientes medios: Pago, Compensación, Condonación, Consolidación, Resolución de la Administración Tributaria sobre deudas de cobranza dudosa o de recuperación onerosa y otros que se establezcan por leyes especiales.

Además de los supuestos señalados en el Código Tributario, también se extingue por la destrucción, adjudicación, remate, entrega al sector competente, por la reexportación o exportación de la mercancía sometida a los regímenes de admisión temporal para reexportación en el mismo estado y admisión temporal para perfeccionamiento activo, así como por el legajamiento de la declaración aduanera.


IX. CONCLUSIONES

Hemos desarrollado un breve repaso por los aspectos más saltantes de la obligación tributaria aduanera, cuya importancia es superlativa pese a que la participación de la recaudación aduanera respecto al volumen total de la recaudación de ingresos para el Fisco es cada vez menor, debido fundamentalmente a los procesos de integración económica que nuestro país celebra con los principales mercados del mundo.

Finalmente, advertimos que este rediseño del régimen tributario aduanero sintoniza con los nuevos vientos de facilitación del comercio exterior, lo cual nos permiten avizorar un indetenible proceso de simplificación de los trámites aduaneros.