11 septiembre, 2013

Régimen de Incentivos y Régimen de Gradualidad de Sanciones Aduaneras


Introducción.
La Administración Aduanera dentro de su facultad de fiscalización y sanción, puede imponer multas aduaneras de manera objetiva al detectar la comisión de alguna infracción por parte de los operadores de comercio exterior y aplicando el principio de legalidad.
Pero cuando es el propio infractor quien decide reconocer su falta tributaria o administrativa, y subsanarla en fecha anterior a cualquier requerimiento por parte de la Administración Aduanera, resulta lógico y justo que acceda a determinados beneficios tributarios que lo premien por esta actitud de enmienda voluntaria.
Así tenemos que los artículos 200° al 204° de la Ley General de Aduanas regulan los aspectos fundamentales de estos del régimen de incentivos y el régimen de gradualidad de sanciones aduaneras, que pretendemos explicar en las siguientes líneas de manera didáctica.
1) Régimen de Incentivos.
La sanción de multa aplicable por las infracciones administrativas y/o tributarias aduaneras, cometidas por los Operadores de Comercio Exterior, se sujeta al siguiente Régimen de Incentivos, siempre que el infractor cumpla con cancelar la multa y los intereses moratorios de corresponder, con la rebaja correspondiente:
1. Será rebajada en un 90% (noventa por ciento), cuando la infracción sea subsanada con anterioridad a cualquier requerimiento o notificación de la Administración Aduanera, formulado por cualquier medio;
2. Será rebajada en un 70% (setenta por ciento), cuando habiendo sido notificado o requerido por la Administración Aduanera, el deudor subsana la infracción;
3. Será rebajada en un 60% (sesenta por ciento), cuando se subsane la infracción con posterioridad al inicio de una acción de control extraordinaria adoptada antes, durante o después del proceso de despacho de mercancías, pero antes de la notificación de la resolución de multa;
4. Será rebajada en un 50% (cincuenta por ciento), cuando habiéndose notificado la resolución de multa, se subsane la infracción, con anterioridad al inicio del Procedimiento de Cobranzas Coactivas.
Son considerados requisitos para acogerse al Régimen de Incentivos:
1. Que la infracción se encuentre subsanada mediante la ejecución de la obligación incumplida, ya sea en forma voluntaria o luego de producido cualquier requerimiento o notificación de la Administración Aduanera, sea éste a través de medios documentales, magnéticos o electrónicos;
2. Que el infractor cumpla con cancelar la multa considerando el porcentaje de rebaja aplicable y los intereses moratorios, de corresponder. La cancelación supondrá la subsanación de la infracción cometida cuando no sea posible efectuar ésta; y
3. Que la multa objeto del beneficio no haya sido materia de fraccionamiento y/o aplazamiento tributario general o particular para el pago de la misma.
Es oportuno precisar que no se permite acogerse al régimen de incentivos las multas que habiendo sido materia de un recurso impugnatorio, u objeto de solicitudes de devolución, hayan sido resueltas de manera desfavorable para el solicitante.
Los infractores pierden el beneficio del Régimen de Incentivos cuando impugnar las resoluciones de multa acogidas a este régimen o soliciten devolución, procediéndose al cobro del monto dejado de cobrar, así como los intereses y gastos correspondientes, de ser el caso; salvo que el recurso impugnatorio o la solicitud de devolución esté referido a la aplicación del régimen de incentivos.
Finalmente, quedan excluidos de este régimen de incentivos las infracciones tipificadas: en el numeral 3 y 8 del inciso a), numerales 2 y 7 del inciso b), numerales 9 y 10 del inciso c), numeral 6 del inciso d), numeral 2 del inciso e), numerales 1, 2 y 5 del inciso f), numeral 4 del inciso h), numeral 6 del inciso i), numeral 6 del inciso j) del artículo 192º y en el último párrafo del artículo 197° del presente Decreto Legislativo.
2) Régimen de Gradualidad.
El régimen de gradualidad se regula y concede cumpliendo los requisitos y condiciones previstas expresamente en las normas emitidas por la SUNAT (Resolución de Superintendencia Nacional Adjunta de Aduanas N.° 473-2012-SUNAT/A) ; en cambio el régimen de incentivos se otorga en base a los requisitos previstos en la Ley General de Aduanas; por lo que desde el punto de vista de la jerarquía normativa, no cabe interpretar por simple analogía que la consecuencia de la pérdida del régimen de gradualidad ocasione también a la pérdida inmediata del régimen de incentivos.
A mayor abundamiento tenemos que el inciso b) del artículo 6° del Reglamento del Régimen de Gradualidad, estipula que las multas que hayan sido objeto de la gradualidad no pueden acogerse al régimen de incentivos; de lo que podemos deducir interpretando en contrario sensu , que si cabe admitir válidamente la solicitud de acogimiento al régimen de incentivos de aquellas multas que no hayan sido válidamente acogidas al Régimen de Gradualidad.
El artículo 4° Reglamento del Régimen de Gradualidad define los criterios para aplicar válidamente la gradualidad de sanciones aduaneras, las mismas que se sustentan en tres aspectos:
• pago de la deuda,
• pago de la multa; y
• subsanación de la infracción incurrida.
Respecto al pago de la deuda, se entiende que es la cancelación del íntegro de la deuda pendiente establecida por el infractor o por la Administración Aduanera, que figura en la declaración o en el documento de determinación, más los intereses generados hasta el día de su cancelación .
En cuanto al pago de la multa, el mencionado Reglamento precisa que consiste en la cancelación del monto íntegro de la misma, pero rebajada según los porcentajes que se indican en el artículo 5°, más los intereses generados hasta el día de su cancelación, teniendo en cuenta que estos intereses son determinados sobre el monto de la multa rebajada.
En cuanto se refiere a la subsanación de la infracción, tenemos que el inciso c) del artículo 4° del Reglamento del Régimen de Gradualidad, precisa que esta consiste en la regularización de la obligación incumplida en la forma prevista en el Anexo.
A modo de ejemplo, tenemos que el Anexo del Reglamento del Régimen de Gradualidad señala en relación a la infracción tipificada en el numeral 5) inciso b) del artículo 192° de la Ley General de Aduanas , precisa que la subsanación supone “Rectificar la declaración conforme a lo prescrito en el Procedimiento INTA-PE.01.07 e INTA-PE.00.11 Solicitud Electrónica Rectificación de la Declaración”, precisándose que “no se requiere la subsanación cuando se ha iniciado una fiscalización de la deuda y/o multa o ésta se encuentra reclamada”.
Los porcentajes de rebaja aplicables para las multas que se acogen al Régimen de Gradualidad son las siguientes:
a) 95% si se acoge al Régimen con anterioridad a la fecha de cualquier notificación o requerimiento relativo a la deuda o multa.
b) 90% si se acoge al Régimen desde la fecha de cualquier notificación o requerimiento relativo a la deuda o multa y hasta antes de la fecha del primer requerimiento emitido en un procedimiento de fiscalización.
c) 85% si se acoge al Régimen a partir del de la fecha del primer requerimiento emitido en un procedimiento de fiscalización y hasta la fecha en que venció el plazo previsto en el artículo 75° del Código Tributario o de no haberse otorgado dicho plazo, hasta antes que surta efecto la orden de pago, documento de determinación o la resolución de multa.
d) 60% si se acoge al Régimen después de la fecha en que venció el plazo previsto en el artículo 75° del Código Tributario o de no haberse otorgado dicho plazo, hasta antes que surta efecto la orden de pago, documento de determinación o la resolución de multa y hasta antes del inicio del procedimiento de cobranza coactiva, conforme a lo previsto en el artículo 117° del Código Tributario.
e) 50% si reclama la orden de pago o la resolución de determinación y/o resolución de multa y cancela el documento de determinación objeto de reclamación y el monto de la multa rebajada hasta antes del vencimiento del plazo previsto en el artículo 146° del Código Tributario para interponer recurso de apelación.
Conclusiones.
1. El régimen de incentivos es un beneficio tributario que se establece mediante la propia Ley General de Aduanas para casi todas las infracciones aduaneras. Su aplicación tiene rango de ley, quedando establecidos los requisitos y condiciones y porcentajes de rebaja en dicho cuerpo legal.
La propia Ley General de Aduanas también señala en su artículo 203° cuáles son las únicas infracciones excluidas del régimen de incentivos.
2. En cambio el régimen de gradualidad es un beneficio tributario se regula y concede cumpliendo los requisitos y condiciones previstas expresamente en las normas emitidas por la SUNAT (Resolución de Superintendencia Nacional Adjunta de Aduanas N.° 473-2012-SUNAT/A), norma en la cual se ha determinado la aplicación del mismo tan sólo para algunas infracciones previstas en la Ley General de Aduanas.
3. Desde el punto de vista de la jerarquía normativa, no cabe interpretar por simple analogía que la consecuencia de la pérdida del régimen de gradualidad ocasione también la pérdida inmediata del régimen de incentivos, dado que el tratamiento tributario para dichos beneficios tributarios obedece a reglas de juego diferentes. Por lo que podemos deducir interpretando en contrario sensu, que si cabe admitir válidamente la solicitud de acogimiento al régimen de incentivos de aquellas multas que no hayan logrado acogerse al Régimen de Gradualidad.
4. Los infractores pierden el beneficio del Régimen de Incentivos cuando impugnar las resoluciones de multa acogidas a este régimen o soliciten devolución, procediéndose al cobro del monto dejado de cobrar, así como los intereses y gastos correspondientes, de ser el caso.
5. En el régimen de Gradualidad se permite la rebaja hasta el 50% de la multa si el infractor reclama la orden de pago o la resolución de determinación y/o resolución de multa y cancela el documento de determinación objeto de reclamación y el monto de la multa rebajada hasta antes del vencimiento del plazo previsto en el artículo 146° del Código Tributario para interponer recurso de apelación.
Mediante Resolución de Superintendencia Nacional Adjunta de Aduanas N° 00321-2013-SUNAT/300000 se ha prorrogado hasta el 09 de Noviembre de 2014 la vigencia del Reglamento del Régimen de Gradualidad de Sanciones Aduaneras.
http://spij.minjus.gob.pe/CLP/contenidos.dll/CLPlegcargen/coleccion00000.htm/tomo00402.htm/a%C3%B1o360760.htm/mes378785.htm/dia379614.htm/sector379641/sumilla379643.htm?f=templates$fn=document-frame.htm$3.0#JD_R473-2012-SUNAT-A 
*****************************************************************
Autor: Mag. Javier Gustavo Oyarse Cruz. Docente USMP, UPC y ESAN.