12 junio, 2014

Dicotomía en la multa por incorrecta clasificación arancelaria

1.   Introducción
El levante aduanero es el acto por el cual la autoridad aduanera autoriza a los interesados a disponer de las mercancías de acuerdo con el régimen aduanero solicitado[1]; para lo cual deben cumplirse las siguientes condiciones:
  a) Que se haya pagado la totalidad de la deuda tributaria aduanera originada por el despacho de importación que incluye a la percepción anticipada del Impuesto General a las Ventas.
  b) Que se haya dejado sin efecto alguna medida preventiva dictada sobre la mercancía si fuera el caso
   c)Que la autoridad aduanera haya concedido el levante.  
En las próximas líneas analizaremos las implicancias de la infracción aduanera cometida por el despachador de aduanas al clasificar de manera errónea la mercancía.
2.   Infracción por incorrecta clasificación arancelaria
El despachador de aduana luego de recibido el mandato de parte del dueño o consignatario de la mercancía, debe proceder a analizar la documentación y proceder a destinar la misma al régimen aduanero de importación para el consumo. En esta etapa la legislación aduanera le atribuye al agente de aduana la responsabilidad de clasificar correctamente la mercancía conforme a las reglas generales para la interpretación de la nomenclatura; siendo por lo tanto pasible de incurrir en infracción en caso no cumpla con esta responsabilidad.
Así tenemos que el numeral 5) del inciso b) del artículo 192° de Ley General de Aduanas, precisa la siguiente tipificación para dicha infracción:
Artículo 192º.- Infracciones sancionables con multa
Cometen infracciones sancionables con multa:
(…)
b) Los despachadores de aduana, cuando:
( …)
5. Asignen una subpartida nacional incorrecta por cada mercancía declarada, si existe incidencia en los tributos y/o recargos;
(....).
  Queda claro entonces que esta infracción es imputable al despachador de aduana tiene su origen en la incorrecta la asignación de la subpartida nacional aplicable a la mercancía declarada, siempre que ésta tenga incidencia en la determinación de la obligación tributaria aduanera y de ser el caso de los recargos correspondientes[2], por lo es válido suponer que en caso el error en la clasificación arancelaria, no tenga como consecuencia un mayor pago de tributos, entonces dicha conducta no es sancionable.
3.   Dicotomía generada por esta infracción aduanera
Teniendo en cuenta que esta infracción se comete durante el trámite del despacho aduanero, tenemos entonces que le corresponde al agente de aduana gestionar la subsanación de la misma realizando las siguientes acciones:
1.Rectificar electrónicamente la subpartida nacional consignada erróneamente en la Declaración Aduanera de Mercancías (DAM).
2.Pagar la multa siendo posible acogerse al beneficio de rebajas ya sea invocado el régimen de incentivos o el régimen de gradualidad.
3.Solicitarle al importador que efectúe el pago de los tributos y/o recargos diferenciales originados por la incorrecta asignación de la sub-partida nacional.
En esta misma línea de pensamiento tenemos al Tribunal Fiscal que ha emitido las Resoluciones N.° 19118-A-2013 y 00781-A-2014 precisando que para los fines propios del régimen de incentivos, la rectificación de la declaración aduanera y el pago de los tributos no se encuentran en la misma esfera de la responsabilidad del despachador de aduanas. Precisando que al incurrir en la infracción de asignar una subpartida nacional incorrecta, la subsanación de la citada infracción no se da con el pago de los tributos diferenciales, ya que ésta es una consecuencia que es independiente de la infracción, señalando que si bien lo que origina la infracción y la correspondiente multa, así como los tributos dejados de pagar, es la asignación incorrecta de la subpartida nacional; debe tenerse en cuenta que por su propia naturaleza, el tributo y la multa obedecen a distintos responsables.
Nosotros compartimos dicha opinión, dado que al cometerse esta infracción se presenta una dicotomía[3] entre el agente de aduana y el importador, en razón a que el pago de los tributos diferenciales corresponde asumirlo al dueño o consignatario de la mercancía en su calidad de contribuyente; en cambio, la multa por incorrecta asignación de la subpartida nacional se le atribuye de manera expresa al despachador de aduana en su calidad de infractor.
4.   Reacciones del infractor y contribuyente frente a esta infracción
Luego de haberse detectado esta infracción, el escenario ideal sería que tanto el infractor como el contribuyente acepten dócilmente las consecuencias de la incorrecta clasificación arancelaria y decidan juntos acudir a una entidad bancaria a pagar la multa y los derechos diferenciales y de ese modo obtener el levante aduanero[4]. Pero no es lo común, por lo que nos permitimos mencionar a continuación algunas reacciones tanto del agente de aduana como del importador frente a las consecuencias de esta infracción:
a)  El dueño o consignatario de la mercancía decide pagar los derechos diferenciales pero el despachador de aduana muestra su desacuerdo reclamando la multa,
b)  El dueño o consignatario no está de acuerdo con el cambio de la subpartida nacional y decide reclamar oponiéndose al cobro de los derechos diferenciales, pero el despachador de aduana decide pagar la multa acogiéndose al régimen de incentivos.
c) Tanto el despachador de aduana como el dueño o consignatario se oponen a la rectificación de la subpartida nacional y reclaman los derechos diferenciales así como la respectiva multa.  
    En cualquiera de los supuestos anotados en el párrafo precedente, es importante tener en cuenta que conforme al marco normativo aduanero vigente, el deudor tributario en la importación (el importador, dueño o consignatario) es el responsable de los derechos diferenciales y/o derechos antidumping dejados de pagar; mientras que la multa que se origina por dicha infracción es atribuida al despachador de aduana.  Vale decir que la responsabilidad del despachador de aduana, producto de la incorrecta asignación de la subpartida nacional, está referida únicamente al pago de la multa; no estando condicionado en modo alguno al pago de los derechos diferenciales.
Tenemos entonces que no es jurídicamente válido condicionar la solicitud de acogimiento al régimen de incentivos presentada por el agente de aduana al previo pago de los tributos diferenciales, dado que el pago de los precitados tributos es responsabilidad del importador; por lo que bajo este criterio, debe entenderse que la cancelación de la multa supone la subsanación de la infracción cometida para efecto del acogimiento a los beneficios de rebaja de multas contenidos tanto en el régimen de incentivos como en el régimen de gradualidad de sanciones aduaneras.
Siguiendo en la misma línea de pensamiento podemos deducir válidamente que en contrapartida, tampoco es correcto condicionar el levante aduanero de la mercancía al pago de la multa por asignación incorrecta de la subpartida nacional, en caso el dueño o consignatario haya cumplido con pagar todos los tributos diferenciales y el despachador de aduana se niegue a pagar la referida multa o lo impugne[5].
5.   A manera de conclusión
Como hemos podido apreciar, surgen diversas implicancias frente a la multa impuesta al despachador de aduanas por clasificar de manera errónea una mercancía, siendo necesario en este caso tener en cuenta que la dicotomía generada por esta infracción aduanera puede resolverse de manera sencilla si partimos del criterio que son responsabilidades diferentes las que deben asumir el despachador de aduana y el dueño o consignatario de la mercancía.
En consecuencia, cualquiera sea la reacción de alguno de los operadores de comercio exterior mencionados anteriormente, es necesario tener en cuenta que:
a)La solicitud de acogimiento al régimen de incentivos presentada por el despachador de aduana en el caso particular de las infracciones previstas en el numerales 4 y 5 del inciso b) del artículo 192° de la Ley General de Aduanas no está condicionada al previo pago de los tributos diferenciales, en caso que el importador se niegue a pagar los tributos y/o lo impugne.
b)El levante aduanero de la mercancía no está condicionado al pago de la multa por asignación incorrecta de la subpartida nacional, en caso el dueño o consignatario haya cumplido con pagar todos los tributos diferenciales pero el despachador de aduana se niegue a pagar la referida multa y/o lo impugne.


[1] Definición recogida del artículo 2° de la Ley General de Aduanas aprobada por el Decreto Legislativo N° 1053 y modificatorias.
[2] La multa equivale al doble de los tributos y recargos dejados de pagar, no pudiendo ser menor a 0.20 UIT por declaración conforme a la Tabla de Sanciones Aduaneras aprobada por el D.S. N° 031-2009-EF y modificatorias.
[3]En la lógica tradicional, dicotomía es el desglose o fraccionamiento de un concepto genérico en uno de sus conceptos específicos y su negación. El concepto se refiere asimismo a la ley que establece que ninguna proposición puede ser verdadera y falsa al mismo tiempo”. Según De Gortari, Elí (1988) “Diccionario de la Lógica. Edit. Plaza y Valdés. p. 144
[4] Partiendo del supuesto que es el importador quien paga los derechos diferenciales y es el agente de aduana quien paga la multa al contado o acogiéndose a la rebaja cumpliendo las reglas del régimen de incentivos o gradualidad de sanciones aduaneras.
[5] El mismo criterio debe aplicarse para la infracción tipificada en el numeral 4) del literal b) del artículo 192° de la Ley General de Aduanas por no consignar o consignar erróneamente los códigos aprobados por la autoridad aduanera para la correcta liquidación de los tributos; toda vez que en este supuesto, también se presenta la mencionada dicotomía.

12 comentarios:

  1. Buen aporte profesor,
    Entonces si tuviera el caso de una importación que ha salido canal naranja y en la notificacion me colocan levante no autorizado porque no han pagado la multa (pero si los tributos) ¿Puedo citar como argumento para responder esa notificación la RTF que menciona que son de esferas de responsabilidad diferente? y por lo tanto deberían concederrne el levante estando ya pagado solo los tributos y demas cargos.
    Gracias,

    ResponderEliminar
  2. Dicotomía en la multa por incorrecta clasificación arancelaria

    Bueno según mi opinión Levante Aduanero es el acto por el cual las autoridades aduaneras después de la etapa de control permiten a los exportadores disponer de sus mercancías para su retiro o envío para ello deben cumplir determinadas condiciones.
    Además analizaremos todas las implicancias de las infracciones aduaneras cometidas por despachador aduanero entre ellas tenemos:
    Infracción por incorrecta clasificación arancelaria
    Consiste en atribuirle al agente de aduana toda la responsabilidad de clasificar correctamente la mercancía conforme a las reglas generales.
    La ley general de aduanas nos dice que queda claro que esta infracción es imputable en caso de no cumplir con analizar y comprobar la información declarada en los documentos pertinentes, entre ellas, la partida arancelaria de la mercancía.
    Dicotomía generada por esta infracción aduanera
    Consiste en que esta infracción se comete durante el trámite del despacho aduanero, es el agente de aduana el que debe gestionar la subsanación de la misma realizando determinadas acciones.
    En el caso de incurrir una subpartida nacional incorrecta debe tenerse en cuenta que el tributo y la multa obedecen a distintos responsables.
    Ya que al presentarse esta infracción se presenta una Dicotomía entre el agente de aduana y el importador en tanto el que asume los pagos de los tributos le corresponde al consignatario o dueño de la mercancía y en cambio la multa por incorrecta asignación de la subpartida nacional le corresponde asumirla al despachador de aduana en su calidad de infractor.
    Reacciones del infractor y contribuyente frente a esta infracción
    En esta infracción participan el infractor como el contribuyente y que juntos acepten las consecuencias de la incorrecta clasificación arancelaria y decidan acudir a una entidad bancaria a pagar la multa y los derechos diferenciales y asi obtener el levante aduanero tomando en cuenta que también nos encontraremos con relativos desacuerdos entre el agente de aduana y el importador frente a las consecuencias de esta infracción.
    En conclusión Vale decir que la responsabilidad del despachador de aduana, producto de la incorrecta asignación de la subpartida nacional, está referida únicamente al pago de la multa; no estando condicionado en modo alguno al pago de los derechos diferenciales y que la la cancelación de la multa supone la subsanación de la infracción cometida para efecto del acogimiento a los beneficios de rebaja de multas contenidos tanto en el régimen de incentivos como en el régimen de sanciones aduaneras.

    ResponderEliminar
  3. Luego de poder leer el articulo, cabe resaltar que es muy bueno, tomarse el tiempo necesario para poder clasificar de manera ordenada y correcta la partida y sub partida arancelaria debidamente exacta, con el fin de evitar errores los cuales permitan que sean aplicados a una multa por una incidencia de tributos.
    cabe resaltar que cada uno es responsable por la mercancía y el despachador puede ser sancionado por colocar mal la partida y sub partida y esto es con el fin de poder recaudar los tributos de una manera clara y exacta dependiendo del tipo de la mercancía y la cantidad ya que si es incorrecto, se puede recaudar quizás mas de lo debido y seria en contra del contribuyente y afectando a lo previamente calculado como gastos.
    Adicional mente, se puede dar la otra alternativa que es recaudar menos tributos y esto puede generar problemas porque a la hora de realizar un inventario de cuanto se recaudo y cuantos productos entraron, habrá un desvanece ya que se recaudo menos tributos por lo que se debía pagar una mayor cantidad.
    en ambos casos genera perdidas ya sea para el estado o sea para el contribuyente, esto se genera solo una mala clasificación.

    ResponderEliminar
  4. Comentando lo ya mencionado por el profesor, se puede deducir que existen un vacío respecto a las multas e impago de tributos de las partes (consignatario y despachador) al no deslindar especificamente responsabiliades según sea el caso. Como ya fue citado de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 17° y 18° de la Ley General de Aduanas (en adelante Ley), Decreto Legislativo 1053 y artículo 21° de su Reglamento y de conformidad con el artículo 192 ° inciso b) numeral 5° de la citada Ley, se señala que cometen infracción sancionable con multa los despachadores de aduanas, cuando asignen una sub partida nacional incorrecta por cada mercancía declarada, si existe incidencia en los tributos y/o recargos, sanción equivalente al doble de los tributos dejados de pagar conforme se establece en el inciso B , numeral 5° del D.S N° 031-2009-EF. Y a pesar que existe la Tabla de Sanciones aplicables a las Infracciones previstas en la Ley General de Aduanas (Vigente a partir del 17/03/2009), establece que cometen infracción sancionable con multa los despachadores de aduanas, cuando asignen una sub partida nacional incorrecta por cada mercancía declarada , situación sancionable con multa equivalente al doble de los tributos dejados de pagar, sin embargo no se debe afectar al usuario por erro en la interpretaci´no de la normatividad aduanera y se debe dar las responsabilidades ya sea en caso de error al asignar la subpartida arancelaria o ya sea por falta de pago de impuesto, una no debe sacar provecho de la siguiente. Se debe considerar la jurisprudencia de las Resoluciones, según las cuales, tratándose de la Administración Aduanera el criterio modificado puede haberse manifestado en pronunciamientos de la Administración, tales como actos de acotación, resoluciones de reclamación, absoluciones de consultas, resoluciones recaídas en procedimientos no contenciosos.

    Tiago Carrera 63T

    ResponderEliminar
  5. posterior a la lectura rescato la importancia del artículo con respecto a la correcta clasificación para las diferentes mercancía para luego recibir autorización de levante por parte de la autoridad aduanera una vez cumplido el pago de los tributos correspondientes, dentro de este proceso se pueden suscitar diferentes problemas como por ejemplo la incorrecta asignación de partidas o subpartidas a las mercancías por parte del agente aduana, este equivoco ocasiona que se supriman pagos de tributos o por el contrario que se paguen montos, por encima de lo que correspondería como consecuencia se aplican multas al infractor (agente aduana) y en caso del consignatario sin caso pago lo que no correspondería se procede a subsanar dicha inconformidad, pudiendo acogerse a rebajas.
    como es de esperarse existen algunas reacciones por parte de los implicados,
    el agente de aduana muchas veces se niega a cancelar la multa o la impugna o el consignatario simplemente se niega a cancelar.

    ResponderEliminar
  6. Con respecto al tema mencionado sobre las multas generadas por la incorrecta clasificación arancelaria a los consignatarios y despachadores, cabe resaltar que las partes que intervienen en dicho proceso deben de analizar con más detenimiento la clasificación arancelaria, es decir, la asignación de partida y sub partida, al cual se acogerá su mercancía debe estar correctamente conforme las reglas generales para la interpretación de la nomenclatura , ya que de esta manera podrá evitar que se apliquen multas, así mismo en mi opinión estoy de acuerdo con lo planteado en el artículo, es decir, que el infractor junto con el contribuyente acepten las consecuencias de la incorrecta clasificación arancelaria y decidan acudir a una entidad bancaria a pagar la multa y los derechos diferenciales y así obtener el levante aduanero tomando en cuenta que también se generen relativos desacuerdos entre el agente de aduana y el importador frente a las consecuencias de esta infracción.
    Para ello la dicotomía generada por esta infracción aduanera puede resolverse de manera menos complicada, ya que son responsabilidades diferentes, es por ello que deben tener en cuenta lo siguiente que la solicitud de acogimiento al régimen de incentivos presentada por el despachador de aduana en el caso particular de las infracciones previstas en el numerales 4 y 5 del inciso b) del artículo 192° de la Ley General de Aduanas no está condicionada al previo pago de los tributos diferenciales, en caso que el importador se niegue a pagar los tributos y/o lo impugne.

    Pacheco Rojas Giuliana- 63T

    ResponderEliminar
  7. Con respecto al tema mencionado sobre las multas generadas por la incorrecta clasificación arancelaria a los consignatarios y despachadores, cabe resaltar que las partes que intervienen en dicho proceso deben de analizar con más detenimiento la clasificación arancelaria, es decir, la asignación de partida y sub partida, al cual se acogerá su mercancía debe estar correctamente conforme las reglas generales para la interpretación de la nomenclatura , ya que de esta manera podrá evitar que se apliquen multas, así mismo en mi opinión estoy de acuerdo con lo planteado en el artículo, es decir, que el infractor junto con el contribuyente acepten las consecuencias de la incorrecta clasificación arancelaria y decidan acudir a una entidad bancaria a pagar la multa y los derechos diferenciales y así obtener el levante aduanero tomando en cuenta que también se generen relativos desacuerdos entre el agente de aduana y el importador frente a las consecuencias de esta infracción.
    Para ello la dicotomía generada por esta infracción aduanera puede resolverse de manera menos complicada, ya que son responsabilidades diferentes, es por ello que deben tener en cuenta lo siguiente que la solicitud de acogimiento al régimen de incentivos presentada por el despachador de aduana en el caso particular de las infracciones previstas en el numerales 4 y 5 del inciso b) del artículo 192° de la Ley General de Aduanas no está condicionada al previo pago de los tributos diferenciales, en caso que el importador se niegue a pagar los tributos y/o lo impugne.

    Pacheco Rojas Giuliana -63T

    ResponderEliminar
  8. Con respecto al tema, esta bien que no se relacionen o condicionen los pagos, ya que seria injusto que un exportador o importador se perjudique porque el despachador de aduanas no cumple con el pago de su equivocacion, cada uno debe hacerse responsable de los errores, si el despachador se equivoco deberá pagar, tambien deben preocuparse por pagar así esto perjudique a sus clientes o no, fuera que sea una condicion o no. Si uno cometio el error de asignar una subpartida que no es, debe pagar la multa que se le imponga y si uno no sabe o esta en duda podra hacer la consulta, no poner por poner porque deben pensar que eso trae consecuencias.

    Por otro lado, Sunat no va a retener o condicionar el levante de la mercancia pero ello hace que tambien los despachadores digan, como no le perjudica al importador o exportador, entonces espero para hacer el pago de la multa, despues lo hago y eso es irresponsabilidad y creo que debe sancionarse.

    Si bien ambas partes estan relacionadas, no estan juntas o no depende una de la otra, no depende de un pago de la multa para que se de el levante a la mercancia, obviamente siempre y cuando se hayan cumplido con los derechos y tributos que tenia que pagar el importador, de acuerdo a la subpartida que le indicaron y si paga luego la diferencia, despues de haberse rectificado la subpartida no deberia tener problemas y poder sacar la mercaderia.

    Todo esto debe tener en cuenta los importadores, para que sepan cómo reclamar ante una retencion de sus mercaderias y le digan que no le dan el levante solo porque el despachador aun no paga la multa por haberse equivocado al asignar la subpartida, muchas veces por falta de conocimiento se deja pasar el tiempo y no se reclama ante la entidad que deberían.

    Se brindan las facilidades para el pago de estas multas, deben ser aprovechadas no tratar de evadirlas.

    42N

    TATIANA LEON GRANADA

    ResponderEliminar
  9. Rescatando la importancia de esta lectura puedo comentar que en la actualidad se ve que surgen diversas implicancias frente a la multa impuesta al despachador de aduanas por clasificar de manera errónea una mercancía, siendo necesario en este caso tener en cuenta que la dicotomía generada por esta infracción aduanera puede resolverse de manera sencilla si partimos del criterio que son responsabilidades diferentes las que deben asumir el despachador de aduana y el dueño o consignatario de la mercancía.
    En mi opinión todos sabemos que la clasificación arancelaria es el primer paso para una operación exitosa, de ésta dependerán los permisos que deben tramitarse así como el monto de impuestos que debe pagar un producto al introducirse a territorio nacional.
    Una incorrecta clasificación arancelaria puede tener consecuencias graves, como el pago de impuestos omitidos y multas del 130%, así como el embargo parcial o total de un embarque incorrectamente clasificado. Ante esta posibilidad, la legislación aduanera permite la formulación de consultas oficiales ante las autoridades aduaneras para determinar la fracción arancelaria que le corresponde a cualquier producto.
    Cumpliendo con los requisitos legales, una consulta de clasificación arancelaria evita el pago de multas y sanciones ante los diversos criterios que pueden tener los Verificadores adscritos a las Aduanas del País. Es por ello para evitar estos diferentes problemas o disgustos por las ambas partes no debemos tener duda ya sea con cualquier consultas de Clasificación Arancelaria, asegurándonos de que se cumplen con todos los requisitos formales y de fondo para evitar riesgos innecesarios en sus operaciones.

    ARTICULO 477. CLASES DE SANCIONES.
    Las infracciones administrativas aduaneras de que trata el presente Título serán sancionadas con multas, suspensión o cancelación de la autorización, inscripción o habilitación para ejercer actividades, según corresponda a la naturaleza de la infracción y a la gravedad de la falta. De acuerdo con lo anterior, las faltas se califican como leves, graves y gravísimas, respectivamente.
    La autoridad aduanera aplicará las sanciones por la comisión de las infracciones previstas en este Decreto, sin perjuicio de la responsabilidad civil, penal, fiscal o cambiaria que pueda derivarse de las conductas o hechos investigados y de la obligación de subsanar los errores que hayan dado lugar a la comisión de la misma.
    La sanción de suspensión surtirá efecto para la realización de operaciones posteriores a la fecha de ejecutoria del acto administrativo que la impone. Las actuaciones que estuvieren en curso, deberán tramitarse hasta su culminación.
    ARTICULO 478.CADUCIDAD DE LA ACCIÓN ADMINISTRATIVA SANCIONATORIA.
    La acción administrativa sancionatoria prevista en este Decreto, caduca en el término de tres (3) años contados a partir de la comisión del hecho u omisión constitutivo de infracción administrativa aduanera. Cuando no fuere posible determinar la fecha de ocurrencia del hecho, se tomará como tal la fecha en que las autoridades aduaneras hubieren tenido conocimiento del mismo. Cuando se trate de hechos de ejecución sucesiva o permanente, el término de caducidad se contará a partir de la ocurrencia del último hecho u omisión.
    ARTICULO 479.PRESCRIPCIÓN DE LA SANCIÓN.
    La facultad para hacer efectivas las sanciones contempladas en el presente Título, prescribe en el término de cinco (5) años contados a partir de la ejecutoria de la providencia que impone la sanción.
    Roxana Orrillo Huamán
    Curso: Negociaciones Internacionales Publicas (53M)

    ResponderEliminar
  10. La clasificación arancelaria es el primer paso para una operación exitosa, de ésta dependerán los permisos que deben tramitarse así como el monto de impuestos que debe pagar un producto al introducirse a territorio nacional.
    Una incorrecta clasificación arancelaria puede tener consecuencias graves, como el pago de impuestos omitidos y multas, así como el embargo parcial o total de un embarque incorrectamente clasificado.
    Ante esta posibilidad, la legislación aduanera permite la formulación de consultas oficiales ante las autoridades aduaneras para determinar la fracción arancelaria que le corresponde a cualquier producto.
    Cumpliendo con los requisitos legales, una consulta de clasificación arancelaria evita el pago de multas y sanciones ante los diversos criterios que pueden tener los Verificadores adscritos a las Aduanas del País.

    Jeann Pool Saenz Colan - 42n

    ResponderEliminar
  11. Muy interesante la exposición brindada por usted profesor; rescatando lo explicado debemos entender que el levante aduanero es el acto por el cual la autoridad aduanera autoriza a los interesados a disponer de las mercancías de acuerdo con el régimen aduanero solicitado, para lo cual se necesita tener una correcta clasificación arancelaria (Método lógico y sistemático que de acuerdo a normas y principios establecidos en la nomenclatura del arancel de aduanas, permiten identificar a través de un código numérico y su correspondiente descripción, todas las mercancías susceptibles de Comercio Internacional).
    Ahora si existiera una Infracción por incorrecta clasificación arancelaria esto básicamente cae sobre el despachador de aduana y tiene su origen en la incorrecta la asignación de la subpartida nacional aplicable a la mercancía declarada, entonces esta infracción se comete durante el trámite del despacho aduanero, tenemos entonces que le corresponde al agente de aduana gestionar la subsanación de la misma, la dicotomía generada por esta infracción aduanera puede resolverse de manera menos complicada, ya que son responsabilidades diferentes, es por ello que deben tener en cuenta lo siguiente que la solicitud de acogimiento al régimen de incentivos presentada por el despachador de aduana en el caso particular de las infracciones previstas en el numerales 4 y 5 del inciso b) del artículo 192° de la Ley General de Aduanas.
    EILLEN YANIRE SANTOS JHONG
    NEGOCIACIONES INTERNACIONALES PUBLICAS 53 M

    ResponderEliminar
  12. Excelente aporte doctor. Quisiera saber si existe multa por incorrecta clasificacion arancelaria para el dueño?

    ResponderEliminar