25 febrero, 2015

Despachadores de Aduanas

Introducción.
La Ley General de Aduanas[1] define al despachador de aduanas como aquella Persona facultada para efectuar el despacho aduanero de las mercancías”, entendiéndose como despacho aduanero al “Cumplimiento del conjunto de formalidades aduaneras necesarias para que las mercancías sean sometidas a un régimen aduanero”.
Tenemos entonces que la decisión del dueño o consignatario respecto a la destinación aduanera a la que va a someter su mercancía, en determinados casos debe realizarse contratando los servicios de un despachador de aduana debidamente facultado para realizar dicha gestión aduanera.
En las siguientes líneas, procederemos a explicar brevemente las características de cada uno de los despachadores de aduana reconocidos legalmente.
a.- Agente de Aduana.
Los agentes de aduana son aquellos operadores de comercio exterior que tienen la misión de servir de intermediarios entre la Administración Aduanera y los usuarios del servicio, tales como importadores, exportadores y transportistas internacionales.
Con el transcurso del tiempo han sufrido una notoria evolución en sus responsabilidades y obligaciones frente al Estado Peruano, dejando de ser un mero tramitador de las declaraciones aduaneras, para pasar a convertirse en los consultores y asesores de comercio exterior que permiten reforzar la competitividad de las empresas importadoras y exportadoras. Lo cual va sumado a los diversos servicios que ofrecen tanto como operador logístico y en algunos casos como financista de los tributos aduaneros.
Para el Estado de México, la definición es una persona natural o jurídica, debidamente autorizada por las respectivas autoridades aduaneras, que actúa ante organismos competentes (aduanas, ministerios), a nombre y por cuenta de un tercero que contrata sus servicios.
El artículo 23° de la Ley General de Aduanas del Perú señala que “Los agentes de aduana son personas naturales o jurídicas autorizadas por la Administración Aduanera para prestar servicios a terceros, en toda clase de trámites aduaneros, en las condiciones y con los requisitos que establezcan este Decreto Legislativo y su Reglamento”. Asimismo, el artículo 24° de la Ley General de Aduanas precisa que la participación del agente de aduana en los despachos aduaneros, proviene del mandato[2].
Los Agentes de Aduana participan de manera obligatoria gestionando las importaciones cuando el valor FOB supere los dos mil dólares americanos y en el caso de las exportaciones cuando dicho valor supere los cinco mil dólares[3].
Una de las principales obligaciones del Agente de Aduana consiste en contar con el mandato para despachar y custodiar los documentos originales de los despachos en los que haya intervenido por cinco años[4].
b.- Despachador Oficial.
Los despachadores oficiales son las personas que ejercen la representación legal, para efectuar el despacho de las mercancías consignadas o que consignen los organismos del sector público al que pertenecen. Así tenemos por ejemplo que el Ministerio de Defensa tiene su propio despachador oficial, quien sólo está facultado para realizar gestiones aduaneras respecto a las mercancías que pertenezcan a dicho sector.
El artículo 30° del Reglamento de la LGA precisa que la Administración Aduanera autorizará a operar como despachador de aduana a las entidades públicas, quienes deberán registrar ante la Administración Aduanera a sus despachadores oficiales, así como a su auxiliar de despacho, previa presentación de los siguientes documentos:
- Copia de la resolución de nombramiento del despachador oficial, emitida por la autoridad competente de la entidad pública solicitante;
- Acreditación de capacitación del despachador oficial expedida por la SUNAT, de acuerdo a la forma y condiciones que establezca la SUNAT;
- Copia del Documento Nacional de Identidad del despachador oficial y auxiliar de despacho;
- Declaración jurada del despachador oficial y auxiliar de despacho, que indiquen su domicilio legal, ser residente en el país y no haber sido condenado con sentencia firme por delitos dolosos; en caso del auxiliar de despacho;
- Copia del documento que acredite la capacitación en técnica aduanera del auxiliar de despacho de acuerdo a las condiciones que establezca la Administración Aduanera;
- Copia del comprobante de pago para el otorgamiento del medio de identificación, por cada persona.
c.- Dueño o consignatario de la mercancía.
La legislación aduanera no prohíbe que los dueños, consignatarios o consignantes, pueden acceder a la autorización para operar como despachadores de aduana de sus mercancías, únicamente los condiciona a constituir previamente una garantía a satisfacción de la SUNAT, en respaldo del cumplimiento de sus obligaciones aduaneras, de acuerdo a la modalidad establecida en el Reglamento.
Es oportuno precisar que los dueños, consignatarios o consignantes no requieren de autorización de la Administración Aduanera para efectuar directamente el despacho de sus mercancías cuando se trate de importaciones o exportaciones que por su valor no tengan fines comerciales, o si los tuvieren no son significativos para la economía del país. Para lo cual, se encuentran facultados a utilizar una Declaración Simplificada de Importación o Exportación, respectivamente, en los siguientes casos:
a) Muestras sin valor comercial.
b) Los obsequios cuyo valor FOB no exceda los mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 1 000,00).
c) Tratándose de importación: mercancías cuyo valor FOB no exceda de dos mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 2 000,00), y en el caso de exportación: mercancías cuyo valor FOB no exceda de cinco mil dólares de los Estados Unidos de América (US$ 5 000,00).
Cabe agregar que se encuentran comprendidos en el inciso c) del presente artículo los envíos postales y los envíos de entrega rápida.
En caso de exportaciones, la Declaración Simplificada de Exportación deberá estar amparada con factura o boleta de venta emitida por el beneficiario del nuevo Régimen Único Simplificado (nuevo RUS), según corresponda, o declaración jurada y la documentación pertinente en caso que no exista venta.
Conclusión.
Los despachadores de aduanas[5] cumplen un rol importante como auxiliares de la función pública aduanera, habiendo superado el rol de un simple tramitador de declaraciones aduaneras, hasta convertirse en un asesor comercial que debe orientar a los importadores y exportadores para que cumplan a cabalidad con todas sus obligaciones formales y sustanciales en materia tributaria y administrativa.
Finalmente, el reto de los despachadores de aduanas consiste en promover la facilitación del comercio exterior brindando a sus clientes un servicio de calidad que les permite ahorrar tiempo y costos logísticos innecesarios, formulando alianzas estratégicas con los demás operadores (Almacenes, Transportistas, Operadores Portuarios, Agentes de Carga Internacional, etc), asumiendo el compromiso de lograr cada vez una mayor competitividad en las exportaciones e importaciones peruanas.  

[1] Aprobada por el Decreto Legislativo N° 1053 y modificatorias.
[2] El mandato es el acto por el cual el dueño, consignatario o consignante encomienda el despacho aduanero de sus mercancías a un agente de aduana, quien lo acepta por cuenta y riesgo de aquellos, siendo considerado un mandato con representación que se regula por la Ley General de Aduanas, su Reglamento y en lo no previsto en éstos por el Código Civil.
[3] De conformidad con lo dispuesto en el inciso c) del artículo 191° del Reglamento de la Ley General de Aduanas
[4] La Ley N° 30230 lo faculta a destruir la documentación luego de transcurrido el plazo de cinco años y sujeto a determinadas condiciones previstas en el artículo 34° del Reglamento de la LGA.
[5] Léase los Agentes de Aduana.