30 noviembre, 2016

Zonas Especiales de Desarrollo

Introducción.
La Ley N° 30446 cambia la denominación de los centros de exportación, transformación, industria, comercialización y servicios (CETICOS), por la de Zonas Especiales de Desarrollo (ZED), declarando de interés nacional su funcionamiento, estableciendo medidas destinadas a promover las inversiones, fomentar el empleo, contribuir al desarrollo socioeconómico sostenible y promover la competitividad en innovación en las regiones donde se ubican, con la eliminación de sobrecostos, simplificación del flujo comercial de bienes y servicios en estas Zonas.
Asimismo, la precitada Ley N° 30446 amplía hasta el 31 de Diciembre de 2042, el plazo de vigencia de los beneficios, exoneraciones y permanencia de mercancías en los Zonas Especiales de Desarrollo (ZED) de Ilo, Matarani y Paita.

Régimen tributario aduanero aplicable
Dentro de los beneficios y exoneraciones[1], podemos mencionar que el ingreso de mercancías a los CETICOS de Ilo, Matarani y Tacna así como de Paita, desembarcadas únicamente por los puertos de Ilo y Matarani o de Paita, respectivamente, no están afectos al pago de los Derechos Arancelarios, Impuesto General a las Ventas, Impuesto Selectivo al Consumo, Impuesto de Promoción Municipal y demás tributos que graven su importación.
Asimismo, la Exportación Definitiva de mercancías provenientes del resto del territorio nacional hacia los CETICOS otorga el derecho a solicitar la Restitución de los Derechos Arancelarios y la Reposición de Mercancías en Franquicia, siempre que se cumplan con los requisitos y las formalidades exigidas para estos regímenes.   
El producto final elaborado sobre la base de mercancías nacionales que fueron exportadas definitivamente a los CETICOS y de mercancías provenientes del exterior sometidas a las actividades de manufactura o producción, y maquila o ensamblaje; y que opten por su nacionalización al resto del territorio nacional, se encuentran afectos al pago de los derechos y demás impuestos de importación que corresponda.    
De otro lado, la nacionalización de las mercancías provenientes del exterior almacenadas en los CETICOS sin haber sufrido transformación o reparación y de las mermas, residuos, desperdicios y/o subproductos con valor comercial, resultante de los procesos de transformación y/o elaboración se efectúa cancelando los tributos de importación.
Un aspecto, que debe tenerse en cuenta, es que las mercancías nacionales que se exporten definitivamente a los CETICOS para ser utilizados directamente en la actividad a desarrollarse, están impedidas de reingresar al resto del territorio nacional. Sin embargo, el producto final puede importarse siempre que dicho producto se encuentre clasificado en una subpartida nacional distinta a la de sus insumos, componentes, partes o piezas y se cancelen los tributos de importación correspondientes al valor agregado de la mercancía.     
De otro lado, tenemos que el reingreso de las mercancías resultantes del proceso de perfeccionamiento de los CETICOS al resto del territorio nacional, se permite luego de haber sido sometido a una transformación, elaboración o reparación. En estos casos, los tributos de importación se calculan sobre el valor agregado incorporado a dichas mercancías, para lo cual se requiere la presentación de un Cuadro Insumo – Producto, con carácter de declaración jurada. Dicho pago debe efectuarse en la Intendencia que autoriza la Reimportación, previo a la salida de la mercancía de los CETICOS.    
El retorno en el mismo estado al resto del territorio nacional de las mercancías que ingresaron temporalmente a los CETICOS para ser utilizados en un fin determinado, no está gravado con tributo alguno. 
Las mercancías que ingresen a la Zona de Comercialización de Tacna provenientes de CETICOS Tacna, que se encuentran comprendidas en la relación aprobada por D.S. Nº 13-96-EF y la Resolución de Superintendencia de Aduanas No. 247-96, están afectas únicamente a un arancel especial del 8%, quedando inafectas de los tributos que graven su importación. Dicho Arancel se aplica sobre el valor CIF Aduanero o sobre el valor de adquisición de los bienes por el usuario de la Zona de Comercialización de Tacna, el que resulte mayor.   

Mercancías autorizadas para ingresar a las ZED
En principio se debe tener en cuenta que se pueden ingresar a dichas zonas, cualquier tipo de mercancías de libre comercialización y de procedencia lícita, quedan exceptuadas únicamente las siguientes[2]:
a)  Bienes cuya importación al país se encuentre prohibida
b)  Armas y sus partes accesorias, repuestos o municiones, explosivos o insumos conexos de uso civil
c)  Mercancías que atenten contra la salud, el medio ambiente y la seguridad o moral públicas.

Permanencia de mercancías
El plazo de permanencia de las mercancías en los CETICOS es de hasta doce (12) meses, incluidas aquellas que se almacenen en CETICOS Tacna y estén destinadas a la Zona de Comercialización de Tacna. Tratándose de mercancías provenientes del exterior que no vayan a ser transformadas o reparadas y cuyo destino final es el resto del territorio nacional, el plazo es de hasta seis (6) meses.     
Los plazos de permanencia de las mercancías en los CETICOS señalados en el numeral anterior se computan a partir de la fecha de recepción de la mercancía en dichos Centros y no son acumulables. Vencidos estos plazos la mercancía cae en abandono legal quedando a disposición de la Intendencia de Aduana de la jurisdicción en donde se encuentre ubicado el CETICOS.                    
El plazo de permanencia de las maquinarias, equipos, instrumentos y demás bienes de capital que intervienen directamente en las actividades a desarrollar en los CETICOS, es el mismo que el de la autorización del usuario. Vencido dicho plazo el usuario tiene treinta (30) días para transferir dichos bienes a otro usuario, nacionalizarlos o reembarcarlos; en caso contrario, caen en abandono legal quedando a disposición de la Intendencia de Aduana correspondiente.                
No están sujetas a un plazo determinado de permanencia las mercancías provenientes del exterior que ingresen a los CETICOS para su transformación, reparación o reacondicionamiento y posterior exportación, así como las que provienen del exterior para reexpedición sin haber sufrido transformación, reparación o reacondicionamiento[3].

Punto de llegada
El artículo 2° de la LGA define como punto de llegada, a aquellas áreas consideradas zona primaria en las que se realicen operaciones vinculadas al ingreso de mercancías al país.  
Por su parte, el mismo artículo de la LGA define a la zona primaria como la parte del territorio aduanero que comprende los puertos, aeropuertos, terminales terrestres, centros de atención en frontera para las operaciones de desembarque, embarque, movilización o despacho de las mercancías y las oficinas, locales o dependencias destinadas al servicio directo de una aduana, que adicionalmente, puede comprender recintos aduaneros, espacios acuáticos o terrestres, predios o caminos habilitados o autorizados para las operaciones antes mencionadas, incluyendo a los almacenes y depósitos de mercancía que cumplan con los requisitos establecidos en la normatividad vigente y hayan sido autorizados por la Administración Aduanera.
Bajo el marco normativo expuesto anteriormente, se emite la Ley N° 30446, la misma que en su artículo 4°, estipula lo siguiente:
Las zonas especiales de desarrollo (ZED) constituyen “punto de llegada” sin menoscabo de su condición de zona primaria aduanera de trato especial. El ingreso de mercancías destinadas a las ZED cancelará los regímenes aduaneros temporales y el transporte internacional de mercancías”.
(Énfasis añadido)
En consecuencia, por mandato expreso del artículo 4° de la Ley N° 30446 y a diferencia de los CETICOS, las ZED pasan ahora a constituirse en “punto de llegada”. Para comprender la trascendencia de esta norma, revisamos lo señalado en el inciso i) del numeral 5.2.4 del  Dictamen de la Comisión de Comercio Exterior y Turismo al proyecto de la mencionada Ley[4], donde se menciona que la designación de las zonas que comprenden los CETICOS como “punto de llegada” se efectúa con el fin de “(…)agilizar el proceso operativo de tráfico de mercancías, cuando estas ingresen y salgan de dichos Centros y ampliará los servicios de almacenamiento de mercancías que realizan los usuarios de los CETICOS”, agregándose en el último párrafo de la página 98 que “(…) no existen motivos para obligar que estas mercancías sean colocadas en los Depósitos Temporales, generándoles sobrecostos innecesarios a los usuarios de estos Centro. En tal sentido, la propuesta legislativa permitirá el traslado directo de las mercancías a los CETICOS de Paita, Ilo y Matarani”, precisando el párrafo anterior que esa propuesta sólo alcanza a aquellas mercancías cuyo destino final sean los CETICOS, lo que excluye toda posibilidad de considerarse como punto de llegada para otras mercancías que pretendan ser destinadas al resto de territorio nacional.
Tenemos entonces que a la luz del Dictamen antes citado, la intención del legislador al otorgar a las ZED condición de punto de llegada, es precisamente permitir que las mercancías destinadas a esa zona especial puedan trasladarse directamente a las mismas, sin requerir su previo ingreso a un almacén aduanero. Por tales consideraciones, lo dispuesto en el artículo 4° de la Ley N° 30446 obliga a reglamentar el marco legal existente para los CETICOS (ahora denominados ZED), para que dichas zonas realicen las operaciones vinculadas al ingreso de mercancías como son el desembarque, movilización o despacho de las mismas, labores que son intrínsecas a la definición de punto de llegada.
Queda claro entonces que la Ley N° 30446 se encuentra vigente y como tal, los ZED constituyen punto de llegada, por lo que se encuentran plenamente facultados para  realizar el traslado directo de las mercancías a los CETICOS de Paita, Ilo y Matarani sin pasar previamente por un depósito temporal, en la medida que se trate sólo de aquellas mercancías cuyo destino final sean los antes denominados CETICOS.

Tareas pendientes.
Habiendo quedado claramente definido que las ZED (antes denominados CETICOS), se encuentran facultados para operar como punto de llegada para fines del traslado directo de mercancías en el marco del artículo 4° de la Ley N° 30446; resulta necesaria la oportuna expedición de las normas complementarias que viabilicen el desarrollo en las ZED para que realicen todas las funciones vinculadas al punto de llegada, sin menoscabo de su condición de zona primaria, máxime si el Dictamen de la Comisión de Comercio Exterior y Turismo, dentro delas observaciones al proyecto de la actual Ley N° 30446[5], ha precisado en su página 18  que “Corresponde a la SUNAT adecuar sus procedimientos de control aduanero de ingreso de las mercancías a dichos Centros dentro de los parámetros establecidos por la actual legislación aduanera”.
Finalmente, debemos mencionar que también se encuentra como tarea pendiente para el Sector Economía, la delimitación del área a ser considerada como zona de extensión de las ZED; así como así como las disposiciones necesarias para culminar la implementación de la ZED Loreto.



[1] Beneficios compilados en el literal D)  rubro VI del Procedimiento INTA-PG.22
[2] De conformidad con el artículo 5° de la Ley N° 30446.
[3] Aspectos recogidos del literal D)  rubro VI del Procedimiento INTA-PG.22
[4] Dictamen recaído en el Proyecto de Ley 1345/2011-CR de la Comisión de Comercio Exterior y Turismo del periodo anual de sesiones 2015-2016.
[5] Dictamen recaído en las observaciones del Presidente de la República a la autógrafa de la actual Ley N° 30446, de fecha 07.03.2016.