07 diciembre, 2017

TREN BIOCÉANICO PERU, BOLIVIA Y BRASIL

Introducción

El proyecto del tren bioceánico, considerado hoy el canal de Panamá del siglo XXI, será una línea férrea que conectará las regiones de Puerto de Santos y Mato Grosso, en Brasil; Santa Cruz, Cochabamba, Oruro y La Paz, en Bolivia, e Ilo en Perú. Dicho ferrocarril, beneficiará a seis de los doce países sudamericanos, y el monto estimado para su edificación supera los 10 mil millones de dólares. Dicho proyecto cuenta ya con el apoyo de varias naciones europeas como Alemania y Suiza. 

Durante la I reunión del Grupo Operativo Bioceánico, integrado por Argentina, Bolivia, Perú, Brasil, Paraguay y Uruguay, aprobaron la creación de una Secretaría General para coordinar los estudios y proyectos que permitan ejecutar el Tren Bioceánico[1]

La secretaría tendrá como sede el edificio que se construye para el Parlamento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), ubicado en la población de San Benito, a 39 kilómetros de Cochabamba. Se calcula que el tren bioceánico tendría una longitud total de 3,755 km y trasladaría 10 millones de toneladas de mercancías al año. Perú tendrá un recorrido de 340 km, Bolivia de 1,521 km y Brasil 1,894 km permitiendo la conexión del corredor central de Sudamérica y facilitando las exportaciones al continente asiático. Además de Bolivia, Brasil y Perú, también se beneficiarían Paraguay, Uruguay y Argentina mediante la construcción de un ramal del ferrocarril desde territorio boliviano hacia una zona portuaria en suelo paraguayo vinculada a la hidrovía Paraguay-Paraná.

¿Por qué no pasará por la selva del Perú?

Recuerdo que al inicio de esta gran iniciativa, se evaluaba los beneficios que significarían para la selva peruana, en el supuesto que el recorrido del tren bioceánico cruce dicha parte del territorio peruano para culminar con una salida hacia un puerto del norte[2].  Pero, con el tiempo fue descartada esta posibilidad en base a una decisión política tomada por el Poder Ejecutivo,  la misma que se registra en la prensa con la siguiente declaración: "En conversaciones con China, hemos decidido que el tren bioceánico debe ir por una ruta más corta, no por el norte de la selva causando gran problema ambiental y demorando bastante tiempo en llegar a los pueblos", declaración del Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski durante su visita a Bolivia[3].

"Eso es lo que hemos firmado aquí, que este tren pase por los puertos del sur del país, además es la ruta más lógica y por ese camino debemos andar", agregó el mandatario en el marco del Segundo Gabinete Ministerial Binacional.

En ese sentido, ha quedado resuelto la gran interrogante respecto a la ruta que debe seguir esta obra monumental de enorme importancia para la modernización y desarrollo logístico de los negocios internacionales que viene implementando el Perú.

Resulta importante remarcar que la construcción del tren bioceánico marcaría una nueva etapa en la relación de China con la región, pero esta ambicioso proyecto debe sortear retos de ingeniería, medioambiente y política para concretarse.
"Sería un trofeo y una pieza clave de toda la relación, si sale bien", dijo Kevin Gallagher, profesor de la Universidad de Boston y autor de estudios sobre el vínculo China-América Latina. "El proyecto es una gran promesa, pero debe hacerse bien o se puede volver una pesadilla", advirtió a la BBC Mundo.

Beneficios económicos para el Perú

Al referirnos a los beneficios económicos, partimos mencionando que la región Moquegua destaca por sus plantaciones de olivos como principal negocio de agricultura, también resaltan los sembríos de palta, los centros de producción de frutales (limón, lima y damascos). En cuanto a la minería, las riquezas cupríferas son numerosas en las minas de Quellaveco y Cuajone, con respecto al comercio , esté es activo en el puerto de Ilo. Sus principales productos de exportación son del sector pesca, cobre y agropecuario[4].

Se estima que el tren bioceánico trasladará anualmente 10 millones de toneladas de mercancía y seis millones de pasajeros, según lo declarado por el presidente ejecutivo de Molinari Rail, Michele Molinari[5]. Lo cual, indudablemente responde a una cifra muy importante para la búsqueda del crecimiento y desarrollo sostenible del Perú.

No es difícil presagiar que el sector minero será el principal beneficiado con este tren ferroviario de carga, dada su magnitud y cercanía logística. Lo cual le permitiría acceder de una manera rápida y competitiva al continente asiático, básicamente al mercado de China que es el principal destino de nuestras exportaciones de minerales.

Pero debemos recordar que las materias primas que exportamos (plata, cobre, hierro, cinc, magnesio, aluminio, etc), son una fuente agotable en el tiempo, por lo que el reto de siempre es ampliar nuestra oferta exportable hacia otras fuentes renovables como pueden ser la agricultura y la pesca.

¿Cómo se encuentra el Puerto de Ilo?

Situado en el departamento de Moquegua, es uno de los más importantes del sur del Perú. Dado que está conectado, mediante una excelente carretera asfaltada, con el poblado de Desaguadero, en la frontera con Bolivia, permite, además, la salida de una parte de las exportaciones de ese país mediterráneo.

Posee dos muelles, ambos de concreto y de tipo espigón. Uno es de propiedad de la Empresa Nacional de Puertos (ENAPU) y el otro de la minera Southern Copper Corporation.

El primero (parte baja de la segunda foto), de 302 metros de largo y 27 de ancho, moviliza todo tipo de mercaderías, siendo el sexto del país en movimiento total de carga (416 mil toneladas en el 2013) y el cuarto en movimiento de contenedores (1,900 TEU en el 2013). Posee cuatro amarraderos. Los dos principales (exteriores: 1-A y 1-B) tienen 200 metros de largo y 11 metros de profundidad, siendo aptos para el atraque de buques de hasta 35 mil toneladas. Los dos interiores, por su parte (1-C y 1-D), tienen 100 metros de largo y profundidades de 8 y 5 metros. Además, dicho espigón cuenta con una rampa de 60 metros de largo, para el desembarque de vehículos.

El segundo muelle, de 180 metros de largo y 20 de ancho, es empleado por Southern para exportar su producción de cobre e importar los insumos que requiere en sus operaciones.

El asesor técnico de la Autoridad Portuaria Regional (APN), Jesús Liendo, refiere que el problema del puerto es falta de mercancía y poca afluencia naviera. Bolivia mueve cerca de 2,2  millones de toneladas de productos por terminales chilenos; estimó que en Ilo la carga estatal bordea las 50 mil toneladas. Para el gerente general de Enapu Ilo, Ricardo Moreno, el puerto con la infraestructura existente y algunas mejoras puede atender parte de la demanda boliviana. 

El muelle de Ilo tiene capacidad para movilizar hasta 1 millón 800 mil toneladas al año. Ricardo Moreno dice que de esto ni el 1% ha sido proveniente del vecino país. El alcalde provincial de Ilo, William Valdivia, sostiene que es una inmejorable oportunidad para captar la carga que hay disponible, pero se necesitan recursos para ampliar las vías de acceso al muelle[6]

Si las proyecciones son ciertas, el tren bioceánico trasladará anualmente 10 millones de toneladas de mercancía, por lo que se requerirá realizar mejorar urgentes en materia de infraestructura en el Puerto de Ilo, dado que actualmente no se encuentra en condiciones operativas para soportar el flujo de mercancías que demandará el funcionamiento de este moderno sistema de transporte de carga pesada ferroviaria.

A manera de conclusión.

Este megaproyecto denominado “Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración” le permitirá al Perú obtener ventajas competitivas y quizás llegar a convertirnos en una puerta de ingreso obligada a Sudamérica para las importaciones y exportaciones que tengan como destino a los países vecinos de esta parte del continente.

Para lograr este objetivo, se necesitan realizar en el corto plazo, mejoras significativas en la infraestructura portuaria de Ilo[7], teniendo en cuenta que se proyecta movilizar la carga anual de 10 millones de toneladas de mercancía.

Cabe resalta el protagonismo asumido por el gobierno boliviano en este proyecto, lo cual debería ser imitado por nuestros actuales líderes, dada la necesidad que contar con mayor flujo de inversión extranjera directa para modernizar el puerto de Ilo y crear las condiciones de infraestructura que permitan la conectividad hacia el sur del Perú de todos los sectores productivos que utilizarán el tren bioceánico.

Finalmente, tengo el firme convencimiento que si impulsamos este mega proyecto trabajando de manera coordinada con las autoridades del Gobierno del Perú, Bolivia y Brasil, es posible que su inauguración se produzca dentro de los actos celebratorios por el Bicentenario de la Independencia del Perú.    



[1] Reunión celebrada en Cochabamba los días 14 y 15 de setiembre de 2017.
[3] Declaraciones recogidas en el Diario Gestión el 04 de Noviembre de 2016.
[4] Ficha Técnica elaborada por Mincetur con datos de la región Moquegua, en el siguiente enlace: https://www.mincetur.gob.pe/wp-content/uploads/documentos/comercio_exterior/Sites/Pecex/avance_regiones/Moquegua/FichaMoquegua.pdf
[6] http://larepublica.pe/economia/893291-moquegua-puerto-de-ilo-recibira-exportaciones-bolivianas