30 agosto, 2019

La facilitación aduanera presente en los Juegos Panamericanos


Dr. Javier Gustavo Oyarse Cruz[1]
1.   Introducción.
No puedo ocultar la emoción al recordar el apoteósico espectáculo que disfrutamos en el Estadio Nacional durante la inauguración de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Pensar que mientas escribo estas líneas, el Perú ha ganado 39 medallas en diferentes disciplinas deportivas, vistiendo de oro, plata y bronce cada esfuerzo y sacrificio realizado por nuestros deportistas, quienes se han preparado con suficiente antelación para representar con honor a nuestra patria.
Es necesario tener en cuenta que, todo lo que estamos viendo en estos días obedece a un esfuerzo planificado por nuestras autoridades desde que Lima fue elegida sede para realizar las más extraordinarias competencias deportivas del continente americano.
Por eso, en el calendario nacional estaba resaltado las fechas del 26 de Julio al 11 de agosto, como aquel periodo en que la ciudad de Lima debía ponerse sus mejores galas para recibir a las delegaciones deportivas que participaron en los Juegos Panamericanos, se trata de 6,500 atletas provenientes de 41 países que compiten en 39 deportes y 61disciplinas deportivas.
El éxito en la organización de los Juegos Panamericanos también incluye a las gestiones aduaneras que facilitaron el ingreso de las diferentes delegaciones que llegaron al Perú los días previos al inicio de los Juegos Panamericanos Lima 2019. Repasemos a continuación una serie de aciertos que es necesario resaltar.
2.   Ley de Facilitación Aduanera y de ingreso de participantes para la realización de eventos internacionales declarados de interés nacional - Ley N° 29963    
El Perú se preparó desde el año 2012 creando el marco jurídico contenido en la Ley N° 29963, cuya vigencia se extiende hasta por diez años[2], para facilitar los trámites aduaneros y el ingreso de participantes para la realización de eventos[3] internacionales declarados de interés nacional.
Si revisamos el texto de dicha norma, podemos advertir que otorga a los deportistas la posibilidad que puedan gestionar dos tipos de regímenes aduaneros diferentes para autorizar el ingreso legal a nuestro país de sus bienes que portan como miembros de la delegación que participa en los Juegos Panamericanos Lima 2019.
Un aspecto muy interesante en la Ley N° 29963 es la diferencia para fines tributarios y aduaneros, respecto a lo que debe entenderse como “bienes”, en comparación con lo que dicha norma denomina “bienes de consumo”. Tal como podemos observar a continuación en la transcripción del artículo 2° de la mencionada ley:
“Artículo 2. Definiciones

Para efectos de la presente Ley, se entiende por:

a) Bienes. Los necesarios para la realización, cobertura y difusión de los eventos, incluidos los bienes para consumo.
b) Bienes para consumo. Productos publicitarios, muestras sin valor comercial y mercancías perecederas que no estén destinados a la venta y que tienen como fin su uso o consumo exclusivo en el evento.”

La diferencia que se menciona en las definiciones anteriores tiene efecto directo en el tratamiento tributario que corresponde a cada tipo de bien; por lo que recurro a los artículos 3° y 8° de la Ley N° 29963 para precisar los siguiente:

Artículo 3. Admisión temporal
Los bienes pueden ser sometidos al régimen de admisión temporal para reexportación en el mismo estado durante el período comprendido desde los noventa (90) días calendario anteriores al inicio del evento hasta su culminación y por un plazo máximo de autorización de noventa (90) días calendario posteriores a dicho momento.
Los citados plazos pueden ser ampliados en casos justificados hasta por un periodo similar por la SUNAT y por periodos mayores mediante resolución ministerial.

Artículo 8. Importación para consumo
La importación de los bienes para consumo debe cumplir con los requisitos para su nacionalización y está exonerada del pago de los derechos arancelarios, los demás impuestos y los recargos que graven la importación para el consumo.”

Las normas mencionadas anteriormente, señalan que, si el deportista se acoge al régimen aduanero de admisión temporal para reexportación en el mismo estado, el plazo de permanencia en nuestro país de los bienes se encuentra fijado en la norma, y necesita presentar una garantía[4] por un monto equivalente a los tributos aplicables que gravan su importación para el consumo, incluido los recargos que correspondan, más los intereses compensatorios. A diferencia del régimen de importación para el consumo, donde no se requiere la presentación de garantías, por cuanto tiene reconocida por ley la exoneración del pago de los derechos arancelarios y demás impuestos.

Para fines meramente didácticos, presentamos a continuación un cuadro comparativo que permite identificar el tratamiento aduanero diferenciado que existen entre los dos tipos de bienes que pueden ingresar al Perú acogiéndose a la Ley N° 29963:
Clasificación del tipo de bien

Régimen Aduanero
Tratamiento tributario aduanero
BIENES
(art.3°)
Aquellos necesarios para:
-  La realización del evento
-  La cobertura del evento;
-  La difusión del evento.
Incluye inclusive a los bienes para consumo.
Admisión temporal para reexportación en el mismo estado
Necesita presentar una garantía ante la SUNAT para cubrir los derechos arancelarios y demás tributos que gravan su importación, más recargos de corresponder e intereses compensatorios.
BIENES PARA CONSUMO
(art. 8°)
Comprende a:
-
Productos publicitarios;
-Muestras sin valor comercial;
-Mercancías perecederas que no estén destinados a la venta y que tienen como fin su uso o consumo exclusivo en el evento.
Importación para el consumo
Exonerada del pago de los tributos aplicables a su importación.


Queda claro entonces que el artículo 8° de la Ley N° 29963, solo permite ingresar al país bajo el régimen de importación para el consumo gozando de la exoneración del pago de los derechos arancelarios y demás tributos que gravan su importación a las mercancías que califiquen como bienes para consumo[5]; por lo tanto, los demás bienes que ingresan al Perú para ser utilizados en la realización, cobertura y difusión del evento, deben acogerse al régimen de admisión temporal para reexportación en el mismo estado[6] de conformidad con el artículo 2° de la referida ley[7].
A manera de ejemplo, podemos citar los uniformes, implementos deportivos y balones de fútbol que ingresan al Perú para ser usados en los Juegos Panamericanos Lima 2019, los cuales califican como mercancías necesarias para la realización del mencionado evento y corresponden a la categoría de “bienes” que prevé el literal a) del artículo 2° de la Ley N° 29963, por lo que su ingreso al país se debe realizar bajo el régimen de admisión temporal para reexportación en el mismo estado conforme a lo previsto en el artículo 3° de la mencionada ley[8].

Como segundo ejemplo, citaremos a los suplementos alimenticios, alimentos, bebidas especiales para dieta deportiva y medicamentos que tienen la característica de ser mercancías perecederas[9], y tiene  como característica fundamental que serán de uso exclusivo de los deportistas durante los Juegos Panamericanos Lima 2019, razón por la cual, son considerados como “bienes de consumo”, ingresando a nuestro país bajo la destinación aduanera correspondiente al régimen de importación para el consumo, por lo que se le debe otorgar el beneficio de exoneración del pago de los derechos arancelarios y demás tributos, en estricta aplicación del artículo 8° de la Ley N° 29963[10].

3.   Ingreso como equipaje
Lo más frecuente es que el deportista ingrese al Perú con su propio equipaje, recibiendo tal calificación los bienes que porte consigo el viajero al momento de registrar su ingreso o salida del país, teniendo como premisa que debe tratarse de aquellos bienes que se advierta que son para su uso o consumo, de acuerdo con el propósito y duración del viaje, y que por su cantidad, naturaleza o variedad se presuma que no están destinados a fines comerciales. Esta definición la hemos recogido del artículo 2° del Reglamento del Régimen aduanero especial de equipaje y menaje de casa[11].
En ese sentido, los deportistas que llegaron a Lima para participar en los Juegos Panamericanos, al bajar del avión tenían dos posibilidades para declarar los bienes que portaban consigo:
a)  Bienes que ingresan libre de impuestos, y no requieren la presentación de la Declaración Jurada de Equipaje, tales como, bienes de uso personal, artículos eléctricos o electrónicos portátiles, soportes de datos y memorias, Instrumento musical, artículos deportivos y mascotas.

b)  Bienes que, si están obligados a declarar hasta por el valor de mil dólares americanos, encontrándose afectos al pago de la tasa del 12% sobre el valor[12]; entre los cuales podemos citar a las mercancías excluidas del régimen de equipaje y menaje de casa, las mercancías restringidas que requieren autorización de una o más entidades competentes para su ingreso al Perú; entre otros.

Dentro de los bienes que los deportistas están obligados a declarar, se encuentran las mercancías cuyo ingreso temporal se acoge a la ley N° 29963, considerándose para tal efecto a los bienes, equipos o herramientas que sean identificables e individualizables, para uso profesional o técnico que ingresan temporalmente; y por lo tanto, deben presentar ante la autoridad aduanera los siguientes documentos:
-     Relación de los bienes que ingresan temporalmente al país
-     Relación de participantes, que ingresan temporalmente mercancías al país
-     Solicitud de acogimiento a la Ley N° 29963 para lo que corresponde al régimen de admisión temporal para reexportación en el mismo estado y reexportación, según el caso.
-     Garantía global o una garantía específica, por un monto equivalente a los derechos arancelarios y demás tributos aplicables a la importación para el consumo, cuyo cálculo se efectúa en base a la información proporcionada respecto a las mercancías.
-     Otra según la naturaleza de la mercancía como por ejemplo las autorizaciones emitidas por el sector competente en el caso de mercancías restringidas. 

   4. Declaración de dinero.
Merece un comentario aparte el dinero que llevan consigo los deportistas y la delegación deportiva que arriban al Perú con la finalidad de participar en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Para tal efecto, deben tener en cuenta que el ingreso o salida de dinero en efectivo y/o instrumentos financieros no paga tributos, siempre que cumplan las siguientes condiciones:
-       Los montos que no superen los US $ 10 000 no se deben declarar.
-       Los montos superiores a US $ 10 000 están obligados a presentar la declaración jurada de dinero y/o instrumentos financieros negociables.
-       Los montos superiores a US $ 30 000 deben gestionarse a través de los Bancos.

   5 .    A manera de conclusión.
La Administración Aduanera Peruana viene cumpliendo con acierto la misión de facilitar el comercio exterior, la mejor prueba de su eficiencia en la simplificación de los trámites, ha sido el tratamiento que recibieron los deportistas y delegaciones deportivas extranjeras que participaron en los Juegos Panamericanos Lima 2019, quienes no tuvieron mayor inconveniente ni demoras para destinar sus bienes al régimen de admisión temporal para reexportación en el mismo estado, y tratándose de los bienes para consumo, pudieron nacionalizarlos gozando de exoneraciones tributarias.
Finalmente, nos sentirnos orgullosos al comprobar que se pudo financiar con la recaudación de los impuestos una moderna infraestructura deportiva que permitirá seguir promoviendo el deporte en el Perú; y de ese modo si Dios lo permite, nuestros jóvenes talentos deportivos y atletas continuarán entrenando y compitiendo hasta regalarnos nuevamente la gran emoción que desborda nuestro pecho, al entonar las sagradas notas del himno nacional por haber obtenido otra medalla de oro.



[1] Abogado. Maestro en Derecho. Doctor en Educación. Especialista en Derecho Aduanero y Comercio Internacional. Docente en Escuelas de Posgrado UNMSM, UPC, USMP y UPT.
[2] La primera disposición complementaria final de la Ley N° 29963, precisa que entra en vigencia al día siguiente de su publicación en el Diario Oficial El Peruano y rige para los eventos internacionales que se desarrollen hasta el 31 de diciembre de 2022.
[3] El inciso d) del artículo 2° de la Ley N° 29963 define EVENTO como “Asamblea, foro, congreso, cumbre, competencia deportiva o cualquier actividad programada de relevancia internacional que haya sido declarado de interés nacional por el Poder Ejecutivo mediante decreto supremo, con el voto aprobatorio del Consejo de Ministros
[4] De conformidad con el artículo 57° de la Ley General de Aduanas aprobada mediante el Decreto Legislativo N° 1053 y normas modificatorias y complementarias.
[5] Criterio contenido en el Informe N° 024-2015-SUNAT/5D0000 emitido por la Intendencia Nacional Jurídica.
[6] Previa presentación de la garantía aduanera correspondiente.
[7] Cabe precisar que este régimen también podría ser solicitado para los bienes para consumo si así fuera la voluntad expresa del dueño o consignatario de la mercancía.
[8] Las formalidades aduaneras están reguladas en el numeral 3 de la Circular N° 01-2016-SUNAT/5F0000.
[9] Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, (actualización 2018 on line), la definición de perecedero es, “lo poco durable, que ha de perecer o acabarse”.
[10] En este supuesto debe cumplirse con las formalidades aduaneras señaladas en el numeral 5 de la Circular N° 01-2016-SUNAT/5F0000
[11] Aprobado mediante el Decreto Supremo N° 182-2013-EF y normas modificatorias.
[12] Cabe precisar que por montos superiores pagan los impuestos a una importación.

22 julio, 2019

Todos los caminos conducen hacia la Aduana Digital


Dr. Javier Gustavo Oyarse Cruz[1]

   1.   Introducción
Vemos con grata sorpresa y aceptación como la Administración Pública desarrolla diversas iniciativas para simplificar la atención de algunos servicios en favor del ciudadano. Un ejemplo reciente es la difusión de un nuevo servicio que consiste en la posibilidad de obtener los certificados de antecedentes policiales de manera digital.
Vamos hacia una nueva era digital que se caracteriza por brindar a los usuarios mejores servicios, evitando el uso excesivo del papel y simplificando los trámites administrativos. Merece una especial mención el Poder Judicial que implementó hace un tiempo atrás el sistema de notificaciones electrónicas para los abogados que patrocinan causas en los diferentes juzgados y salas que corresponden al órgano jurisdiccional.
Como no podría ser de otra manera, los servicios aduaneros también se van modernizando quizás con mayor velocidad debido a que se trata de una Institución del Estado que tiene participación en diferentes etapas de los negocios internacionales, y recibe de primera fuente los efectos de la globalización, que consisten en el uso frecuente de la tecnología en las comunicaciones.
Es así como, nos encontramos recorriendo un largo camino que podría decirse tuvo como punto de partida el Proyecto “Sistema de Despacho Aduanero” (SDA), el cual se basa fundamentalmente en tres componentes:

a)   SEIDA (Sistema Electrónico de Intercambio de Documentos Aduaneros): Que permite a los diversos operadores transmitir vía electrónica sus diferentes transacciones.
b)   Portal del Operador (Internet): Es un componente de interoperabilidad entre Aduanas y los Operadores de Comercio Exterior (OCE) a través de la “Clave SUNAT Operaciones en Línea” (Clave SOL).
c)   Portal del Funcionario Aduanero (Intranet): Herramienta que permite a los especialistas, oficiales de aduanas y jefes de unidad, interactúar con flujos de trabajo y gestionar su cartera de operaciones.

Desde el año 2012 hasta la actualidad se han producido varios cambios en los procedimientos y normas aduaneras, por lo que nuestra intención en las siguientes líneas es presentarles algunas modificaciones recientes que se han producido en la legislación aduanera, que tienen mayor incidencia en esa búsqueda constante por explorar nuevos caminos que nos conduzcan hacia la Aduana Digital.
2.   Mandato Electrónico
Para entender la actualidad de estas modificaciones, me voy a remitir al Decreto Legislativo N° 1433, que fue emitido en pleno ejercicio de las facultades delegadas mediante Ley N° 30823; norma que comprendió básicamente cinco aspectos fundamentales:
-        Gestión económica y competitividad,
-        Integridad,
-        Lucha contra la corrupción,
-        Prevención y protección de personas en situación de violencia y vulnerabilidad; y
-        Modernización de la gestión del Estado.
Como puede advertirse, uno de los ejes fundamentales en la precitada delegación de facultades fue la modernización de la gestión del Estado, que no es otra cosa que continuar avanzando en la eliminación de trabas burocráticas, simplificación de trámites administrativos y el uso de la tecnología como mecanismo de acceso directo a los servicios públicos.
Así tenemos que por ejemplo, se abordó el tema del mandato que consiste en el “Acto por el cual el dueño, consignatario o consignante encomienda el despacho aduanero de sus mercancías a un agente de aduana, que lo acepta por cuenta y riesgo de aquellos, es un mandato con representación que se regula por la Ley general de Aduanas y su Reglamento y en lo no previsto en éstos por el Código Civil”.[2]  Dicho mandato puede ser realizado de la forma tradicional, es decir endosando el documento de transporte o emitiendo un poder especial ante Notario Público y también utilizando el medio electrónico disponible en el Portal Institucional de la SUNAT.
Respecto a esta última modalidad electrónica, el legislador anunció mediante el Decreto Legislativo N° 1433 que el reglamento establecerá los casos en que el mandato electrónico será obligatorio. Lo cual, nos induce a pensar que dicha medida busca incrementar el número de importadores y exportadores que utilicen el procedimiento previsto para otorgar el mandato electrónico,[3] como un mecanismo para facilitar el comercio exterior.
3.   Operadores de Comercio Exterior
El mencionado Decreto Legislativo N° 1433 nos trajo como novedad la clasificación de tres tipos de operadores: operador de comercio exterior[4], operador interviniente[5] y el tercero[6]. Para los fines de este artículo, nos vamos a referir a los primeros.
Así tenemos que para los operadores de comercio exterior se estipulan requisitos para su autorización como tal, los mismos que serán establecidos en el reglamento conforme a determinados lineamientos, entre los que destaca:
a)   Trazabilidad de sus operaciones. Lo cual significa que debe “Contar con un sistema informático y de control interno que asegure la trazabilidad de operaciones y mercancía, así como la confiabilidad de la información registrada y, de corresponder, permita el acceso permanente en línea a la Administración Aduanera.
b)   Sistema de calidad. Que consiste entre otras consideraciones en “contar con un portal corporativo que permita a sus clientes conocer el estado del servicio contratado y manifestar sus reclamos o quejas”.
Estos dos requisitos ya nos anuncian grandes cambios en la forma que vienen cumpliendo su labor los agentes de carga internacional, agentes de aduana, transportistas, almacenes aduaneros y otros. Es preciso añadir que los operadores de comercio exterior tendrán en este nuevo marco jurídico, plazos de autorización perentorios que como mínimo debe comprender tres años, por lo que transcurrido dicho tiempo deberán renovar dicha autorización demostrando el cumplimiento de los requisitos exigidos por ley. Vale decir que se cierra una etapa en que las autorizaciones eran otorgadas con plazo indeterminado, para pasar a una nueva etapa donde se exige el cumplimiento de la ley basada entre otros factores, en la implementación de sistemas electrónicos para el monitoreo de sus operaciones logísticas con especial énfasis en el movimiento de mercancías, personas y medios de transporte.
4.   Categorías de Operadores de Comercio Exterior
Otro aspecto que merece nuestra atención es la novedad que nos anuncia el artículo 22° de la Ley General de Aduanas, en el sentido que los operadores de comercio exterior tendrán que desempeñar sus funciones y responsabilidades con mayor esmero, por cuanto, al terminar cada año, serán materia de evaluación para efecto de asignarles una categoría o estatus que tendrán dios factores básicos para su medición:
a)   Nivel de cumplimiento. - Suponemos que este factor se refiere específicamente al cumplimiento estricto de todas las obligaciones previstas en la ley como operador de comercio exterior, para efecto de evitar incurrir en infracciones aduaneras que podrían afectar su récord o categoría. En este aspecto, surge el enorme desafío de identificar aquellas infracciones que desde el punto de vista objetivo correspondan a hechos propios del operador de comercio exterior y la comprobación que no estaría actuando con la diligencia debida para cumplir con aquellas obligaciones que pertenecen a la identidad o naturaleza propia de aquel operador. Citamos a manera de ejemplo, la obligación de los agentes de aduana de asignar la subpartida arancelaria correcta para la mercancía sometida a despacho aduanero, partiendo del criterio que dicha labor se realiza en base a sus conocimientos, experiencia y preparación en los temas de nomenclatura y merceología.  
 
b)   Calidad del servicio prestado. - Este factor nos anima a reflexionar respecto a la forma en que deberá medirse, partiendo de la premisa que se trataría de implementar un sistema de medición con datos objetivos y cuantificables. Para lo cual, se requiere el auxilio de la tecnología que permita recoger las calificaciones, reclamos o quejas de los clientes o usuarios de los servicios aduaneros que brindan los diferentes operadores de comercio exterior. Podría tratarse por ejemplo de un aplicativo implementado en el Portal Institucional de cada operador de comercio exterior, el mismo que permita a sus clientes registrar su grado de satisfacción o insatisfacción respecto al servicio recibido. Siendo un tema bastante sensible y en algunas ocasiones subjetivo, se requiere definir los aspectos técnicos que permitan cumplir con la medición de este factor sin afectar los principios rectores de la legislación aduanera como son el principio de facilitación de comercio exterior, así como presunción de veracidad y buena fe.  
Cabe mencionar que las categorías que se asignen a cada operador de comercio exterior en base a los factores de medición mencionados anteriormente, y quizás otros que se detallen en el reglamento, servirán para:
-        Renovar la autorización del operador de comercio exterior
-        Determinar la modalidad y el monto de sus garantías
-        No sancionar los supuestos de infracción leve
-        La aplicación de la gradualidad en materia aduanera[7]
-        Otras acciones o procesos que determinen en el Reglamento.
En ese sentido, queda claro que estas nuevas reglas de juego que se están anunciando para los operadores de comercio exterior, se orientan a fortalecer no solo la calidad del servicio que vienen prestando a los usuarios aduaneros, sino la posibilidad real de acercarnos a una Aduana Digital basada en la mejora constante de todos sus procesos.
5.   Programa de Facilitación Aduanera, Seguridad y Transparencia
Para facilitar el comercio exterior y encontrar un camino que nos conduzca de manera directa hacia la Aduana Digital, nos vamos a referir al Programa de Facilitación Aduanera, Seguridad y Transparencia (FAST). El cual consiste en una iniciativa que plantea facilitar, agilizar, automatizar y transparentar los procesos de entrada y salida de mercancías en las aduanas del país, así como en los procesos complementarios de control de operadores. Su principal característica es que no sólo está orientado a mejorar la calidad del servicio que se brinda al usuario aduanero, también se trata de procesos transversales de gestión de riesgo y seguridad de la cadena logística.

Este proceso de implementación progresiva del mencionado Programa en los diferentes regímenes y trámites aduaneros viene siendo difundido desde el Portal Institucional[8], con el propósito de que sean los mismos usuarios quienes sean los principales promotores de las bondades o ventajas que ofrece su diseño actual.  

Es necesario resaltar que los objetivos de este programa son los siguientes:
-      Facilitar, agilizar, virtualizar y transparentar trámites del comercio exterior. 
-      Reducir drásticamente tiempos y costos. 
-      Fortalecer la trazabilidad y seguridad en el comercio exterior.
-      Segmentar operadores en función al riesgo. 
-      Fortalecer y modernizar presencia en fronteras: gestión coordinada. 
-      Replanteamiento del modelo sancionatorio. 
-      Incrementar cumplimiento tributario y aduanero

Como puede observarse se trata de una herramienta informática de mucha utilidad que sirve tanto para los operadores de comercio exterior[9], los operadores intervinientes[10] y la propia Administración Aduanera, por lo que su proceso de implementación en el corto plazo va a generar mayores beneficios.

6.   A manera de conclusión

Tal como puede advertirse, desde el año 2012 hasta la actualidad se siguen explorando diversos caminos que nos conduzcan hacia la Aduana Digital, y creo que estamos cada vez más cerca de tan ansiado objetivo. Se me ocurre que, a lo mejor, ya no sea un simple sueño, el imaginar a los importadores y exportadores gestionando de manera directa sus despachos aduaneros utilizando las bondades de un smartphone o una Tablet o computador y ubicados en sus cómodas y modernas oficinas, o quizás desde algún punto del planeta distante del Perú, desde donde acaba de cerrar una exitosa operación de negocios internacionales con la confianza en la transparencia y celeridad de los procedimientos aduaneros.

Estoy convencido que se vienen nuevos escenarios de mayor competitividad para los operadores de comercio exterior, de mayor desafío en sus acciones de control para la Administración Aduanera y de mejores condiciones de vida para todos. De eso se trata finalmente, cuando se unen esfuerzos y voluntades entre el sector público y sector privado para tener una Aduana Digital que administre, recaude, controle, fiscalice y sancione en el marco de la ley, pero sin afectar el normal desenvolvimiento de las operaciones logísticas de ingreso y salida de mercancías.  


[1] Abogado. Maestro en Derecho. Doctor en Educación. Especialista en Derecho Aduanero y Comercio Internacional. Docente en Escuelas de Posgrado ENAMM, USMP, UPC y UNMSM.
[2] Definición recogida del artículo 24° de la Ley General de Aduanas aprobada por el Decreto Legislativo N° 1053 y modificada por el Decreto Legislativo N° 1122.
[3] Procedimiento DESPA-PE.00.18 aprobado mediante Resolución de Intendencia Nacional N° 06-2017-SUNAT-310000 de fecha 08.09.2017.
[4] El artículo 15° de la Ley General de Aduanas define como operador de comercio exterior a aquella persona natural o jurídica autorizada por la Administración Aduanera.
[5] El artículo 16° de la Ley General de Aduana considera como operador interviniente al importador, exportador, beneficiario de los regímenes aduaneros, pasajero, administrador o concesionario de las instalaciones portuarias, aeroportuarias o terminales terrestres internacionales, operador de base fija, laboratorio, proveedor de precinto, y en general cualquier persona natural o jurídica interviniente en un régimen o trámite aduanero, o en una operación relacionada a aquellos, que no sea operador de comercio exterior.
[6] El artículo 18 de la Ley General de Aduanas señala como tercero vinculado a la operatividad aduanera o a una operación relacionada a esta, que no califique como operador de comercio exterior u operador interviniente.
[7] Es preciso mencionar que el Decreto legislativo N° 1433 ha derogado el régimen de incentivos para la rebaja de multas aduaneras, por lo que solo queda el régimen de gradualidad de sanciones.
[9] Operador de comercio exterior es la persona natural o jurídica que necesita la autorización de la Administración Aduanera mediante un código de operador.
[10] Se trata del importador y exportador y cualquier persona beneficiara de los regímenes aduaneros.