19 marzo, 2020

Suspensión de plazos aduaneros COVID-19

      COMUNICADO DE LA ADMINISTRACIÓN ADUANERA

En cumplimiento a lo dispuesto mediante Decreto Supremo Nro. 044-2020-PCM, que declara es Estado de Emergencia Nacional y el aislamiento social obligatorio por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del COVID-19, se informa que las Intendencias de Aduanas a nivel nacional suspenderán por 30 días hábiles los plazos de los procedimientos administrativos aduaneros que se hayan iniciado antes del 16 de marzo de 2020.

Asimismo, se comunica que en virtud a lo dispuesto en el artículo 138 de la Ley General de Aduanas, quedan suspendidos durante el Estado de Emergencia Nacional, los plazos de las fiscalizaciones y citaciones programadas, así como los plazos para la presentación de recursos impugnatorios.

Lima, 19 de marzo de 2020.

                                   SUNAT

17 marzo, 2020

Operador de Comercio Exterior 2020


Operador de Comercio Exterior 2020
Dr. Javier Gustavo Oyarse Cruz[1]
I.    Introducción
Mediante el Decreto Supremo N° 367-2019-EF[2] se aprobaron las modificaciones al Reglamento de la Ley General de Aduanas (RLGA), norma que complementa las modificaciones a la Ley General de Aduanas que se aprobaron con el Decreto Legislativo N° 1433. La finalidad de esta modificación se sustenta en tres pilares:
-     Agilizar las operaciones de comercio exterior,
-     Cautelar la seguridad de la cadena logística;  y
-     Fortalecer el accionar de la SUNAT.

Lo cual denota el marcado énfasis del legislador en simplificar los trámites aduaneros con el uso de la tecnología y sobre todo recogiendo aquellas instituciones que permiten al usuario aduanero la predictibilidad en los trámites que gestiona para efecto de obtener un acto administrativo que ampare sus pretensiones.
En las siguientes líneas vamos a comentar los cambios más relevantes respecto al operador de comercio exterior (OCE), teniendo en cuenta que la vigencia de estas modificaciones apunta de manera inexorable al año  2020.  
II.   Operador de Comercio Exterior
El Decreto Legislativo N° 1433 clasifica en tres tipos de operadores:
-     Operador de comercio exterior, cuya característica más saltante es el hecho que requiere de la autorización concedida por la Administración Aduanera para poder participar en la actividad aduanera. Así tenemos por ejemplo, a las agencias de aduana, depósitos temporales, agencias de carga, transportistas, etc.
-     Operador Interviniente, quien no requiere necesariamente de un código otorgado por la autoridad para operar, bastando con su número de RUC, tal como ocurre con los importadores, exportadores y beneficiarios de los regímenes aduaneros, por citar los actores más emblemáticos de este grupo.
-     Terceros, se entiende que se trata de toda aquella persona natural o jurídica que interviene de manera accidental si cabe el término, en las operaciones de comercio exterior sin tener la condición de operador de comercio exterior ni operador interviniente.

De entrada, el RLGA señala las siguientes obligaciones sobre el control aduanero que deben cumplir tanto el operador de comercio exterior como el operador interviniente:
a)  Garantizar a la autoridad aduanera el acceso permanente a sus sistemas de control e información con miras a asegurar la completa trazabilidad de la mercancía y el control del ingreso, permanencia, movilización y salida de las mercancías y de las personas que ingresan o salen de sus instalaciones, conforme lo dispuesto por la Administración Aduanera.
b)  Garantizar a la autoridad aduanera el ingreso preferente a sus instalaciones para el cumplimiento de sus funciones.
c)   Trasladar mercancías entre lugares considerados o habilitados como zona primaria, utilizando vehículos que cuenten con un sistema de control y monitoreo inalámbrico que transmita la información del vehículo en forma permanente, y poner dicha información a disposición de la Administración Aduanera, conforme a lo que esta establezca.

III. Autorizaciones y renovaciones

Culmina la tradición que vi durante los últimos 25 años en la actividad aduanera, y ahora la novedad es que las autorizaciones que se concedan a los operadores de comercio exterior, ya no serán a plazo indeterminado como era antes, ahora están sujetas a plazos fijos, conforme al siguiente detalle:
a)  Por un plazo indefinido, para la empresa de servicio postal y para las entidades públicas que no conformen la actividad empresarial del Estado.
b)  Por cinco años, para el almacén aduanero, la empresa de servicio de entrega rápida, el beneficiario de material para uso aeronáutico, el almacén libre (Duty Free), la asociación garantizadora y la asociación expedidora.
c)   Por tres años, para los otros operadores de comercio exterior.

Dentro de las reformas que hacen posible la simplicidad y celeridad de los procedimientos administrativos, destaca en primer lugar el anuncio que la solicitud presentada por el OCE pidiendo su autorización para operar será mediante declaración jurada electrónica conforme al formato establecido por la Administración Aduanera. En segundo lugar, merece todo elogio que se haya calificado el procedimiento de autorización para el despachador oficial, como de aprobación automática[3]; y los procedimientos de autorización para los demás operadores de comercio exterior tienen la calificación como de evaluación previa[4], estando sujetos al silencio administrativo positivo[5] y con plazo máximo de atención por parte de la autoridad aduanera de treinta días hábiles.

Esta grata sorpresa del legislador nos anima a pensar que estamos cerca del mundo ideal, donde los trámites aduaneros se realicen utilizando los servicios de una moderna Aduana Digital, que traerá beneficios tanto para los usuarios aduaneros como para la propia entidad estatal respecto al ahorro significativo de recursos. 

Queda claro entonces que, las nuevas reglas de juego permitirán por ejemplo que las agencias de aduana se sometan a renovación cada tres años, dependiendo para tal efecto de la categoría en la que se encuentren.

Cabe recordar que tanto para solicitar la autorización como operador de comercio exterior, como para renovar dicha autorización, la autoridad aduanera debe verificar el cumplimiento de los requisitos en base a los lineamientos fijados en la Ley General de Aduanas[6], lo cual desde el punto de vista técnico, suponemos que se hará tomando como referencia el año calendario que comprende desde Enero a Diciembre, para efecto que en el mes de enero del año siguiente se produzca dicha evaluación, de modo que el plazo se compute siempre a partir del primero de febrero del año siguiente de la fecha de otorgamiento de la autorización.

El operador de comercio exterior puede solicitar la modificación de la autorización, para lo cual debe presentar la solicitud a través de una declaración jurada electrónica conforme al formato establecido por la Administración Aduanera. Se puede solicitar ampliación de circunscripciones aduaneras, la modificación del tipo de almacén aduanero, la modificación del área del local autorizado, la reducción del número de locales autorizados y la autorización de nuevos locales. O también modificación de la autorización por reducción de circunscripciones aduaneras.

Los procedimientos de ampliación de circunscripciones aduaneras, de modificación del tipo de almacén aduanero, de modificación del área del local autorizado y de autorización de nuevos locales son calificados como de evaluación previa, están sujetos al silencio administrativo positivo y su plazo máximo de resolución es de treinta días hábiles. El resto de procedimientos son calificados como de aprobación automática.

Para que proceda la revocación, el almacén aduanero, la empresa de servicio postal, la empresa de servicio de entrega rápida, el almacén libre (Duty Free) y el Beneficiario de Material para uso Aeronáutico no deben registrar mercancías bajo su responsabilidad. Cuando las solicitudes de revocación y de autorización consideren
el mismo local, no es necesaria la movilización de las mercancías almacenadas si el operador que solicita la autorización asume la responsabilidad de aquellas.

También se precisa que la Administración Aduanera tiene un plazo de treinta días calendario, contados desde la presentación de la solicitud del operador de comercio exterior, para disponer de las mercancías en situación de abandono legal.

IV.          Categorías del Operador de Comercio Exterior

El artículo 22° de la Ley General de Aduanas[7] precisó que en este nuevo esquema los operadores de comercio exterior iban a ser categorizados en función del nivel de cumplimiento de la normativa aduanera, la calidad del servicio prestado y otros factores que iban a estar fijados en el Reglamento.

Es así que, dentro de las reformas aprobadas vía reglamento se han fijado tres categorías  que se irán asignando a cada uno de los operadores de comercio exterior en base a los siguientes criterios:
a) Categoría A: nivel de cumplimiento mayor o igual a 90%.
b) Categoría B: nivel de cumplimiento mayor o igual a 60% y menor a 90%.
c) Categoría C: nivel de cumplimiento menor a 60%.

Se anuncia dentro de las reformas aduaneras 2020 que en los primeros 10 días calendario de enero de cada año, la Administración Aduanera pondrá a disposición del
Operador de comercio exterior la categoría obtenida hasta el año calendario anterior, para efecto que adopte las acciones necesarias, como por ejemplo el cálculo del monto de su garantía anual. 

Otros aspecto legal y técnico que merece destacar, es haber considerado en estas reformas que para el operador de comercio exterior que inicie actividades, la Administración Aduanera le va a asigna siempre la categoría A y la mantiene hasta finalizar el primer año del plazo de autorización. Consideramos que esta norma se basa en el sentido común, dado que el operador debutante en el sistema aduanero aún no cuenta con ningún historial para ser sometido a cualquier tipo de evaluación.

Asimismo, en cuanto se refiere a la medición del nivel de cumplimiento, se ha precisado que la Administración Aduanera efectuará dicha medición desde la fecha de otorgamiento de la autorización o la renovación hasta el fin del cómputo del plazo de la autorización, teniendo en cuenta para tal efecto las infracciones determinadas de acuerdo a lo establecido en la Tabla de Sanciones. Lo cual significa que en este nuevo escenario, resultará beneficioso para el OCE mejorar sus procedimientos operativos internos para evitar incurrir en aquellas infracciones que perjudiquen la obtención de la categoría A.

No olvidemos que el Decreto Legislativo N° 1433 señala en su artículo 22 que las categorías serán tomadas en cuenta para:
a)  Renovar la autorización del operador de comercio exterior[8]
b)  Determinar la modalidad y el monto de las garantías
c)   No sancionar los supuestos de infracción leve[9]
d)  La aplicación de la gradualidad en materia aduanera[10]
e)  Otras acciones o procesos que se determinen en el reglamento.

En consecuencia, no se trata solamente de hacer todo el esfuerzo posible para obtener la categoría A, sino que deben mejorar su competitividad en el sistema aduanero para no perder las ventajas y/o beneficios que se han establecido en la normativa aduanera, los cuales en algún momento se van a convertir en el factor determinante para obtener la preferencia de sus clientes. 

V.  Garantías aduaneras para OCE

Se regula también el requisito de las garantías que deben presentar los operadores de comercio exterior, permitiéndose que presenten carta fianza o póliza de caución, según los montos que se han fijado en función a la categoría del operador de comercio exterior. La garantía nominal está reservada solo para misiones diplomáticas, oficinas consulares, representantes permanentes, organismos internacionales y otras entidades que por su prestigio y solvencia moral sean aceptadas por la Administración Aduanera, que soliciten autorización como dueño, consignatario o consignante; también para los despachadores oficiales, empresas de servicio postal y las entidades del Sector Público.

La garantía que presente el operador de comercio exterior debe tener las siguientes características: solidaria, irrevocable, incondicional, indivisible, de realización inmediata, y sin beneficio de excusión. La garantía no debe contener cláusulas que limiten, restrinjan o condicionen su ejecución, ni consignar anotaciones en el dorso.

A continuación presento un pequeño cuadro que explica de manera didáctica el monto fijado para las garantías que deben presentar algunos operadores de comercio exterior, debiendo destacar que dicha garantía tendrá como vigencia hasta el último día hábil del mes de febrero y debe ser renovada anualmente:

Categoría
Agente de Aduanas
Transportistas
Agente de Carga internacional
Depósito Temporal
Depósito Aduanero
A
US$ 100,000
US$ 25,000
US $ 25,000
US$ 100,000
US$ 100,000
B
2% del total de derechos arancelarios y demás tributos.
No menor a US$ 150,000
0.25% del total registrado en la DJ anual del IR de 3ra. Categoría. No menor a US$ 37,500
0.25% del total registrado en la DJ anual del IR de 3ra. Categoría. No menor a US$ 37,500
2% del saldo promedio mensual de valor FOB de las mercancías almacenadas  (IMPO y EXPO) No menor a US$ 150,000 ni mayor a 1,400,000
4% del saldo promedio mensual de valor FOB de las mercancías almacenadas (DEPOSITO)
No menor a US$ 150,000 ni mayor a 1,400,000
C
2% del total de derechos arancelarios y demás tributos.
No menor a US$ 200,000
0.25% del total registrado en la DJ anual del IR de 3ra. Categoría. No menor a US$ 50,000
0.25% del total registrado en la DJ anual del IR de 3ra. Categoría. No menor a US$ 50,000
2% del saldo promedio mensual de valor FOB de las mercancías almacenadas  (IMPO y EXPO)  No menor a US$ 200,000
4% del saldo promedio mensual de valor FOB de las mercancías almacenadas  (DEPOSITO)  No menor a US$ 200,000
 Fuente: Elaboración propia Magoyarse.

Tal como puede apreciarse en este cuadro, el OCE que tenga la categoría A puede renovar anualmente su garantía por un monto fijo que no estará sujeto a ninguna variación o recalculo, en tanto y en cuanto mantenga la misma categoría A al término de cada periodo de evaluación. 

La pregunta que seguro deben haberse formulado los OCE es ¿a partir de cuándo se van a aplicarse estas nuevas reglas de juego? La repuesta es muy sencilla:

a) Hasta el 31 de enero de 2020, respecto al requisito de la garantía.
b) Hasta el 31 de diciembre de 2021, respecto a las condiciones de: 1) Trayectoria satisfactoria de cumplimiento, 2)Trazabilidad de operaciones y sistema de calidad, 3)Continuidad del servicio y 4)Sistema de seguridad.

VI.  A manera de conclusión.
En esta oportunidad nos hemos permitido la libertad de llamarlos Operadores de Comercio Exterior 2020, a quienes deben obligatoriamente cumplir con las nuevas reglas de juego que anuncian las modificaciones al RLGA, las cuales podemos resumir del siguiente modo:
a) La solicitud para operar se sujeta a nuevas condiciones y requisitos, que se tramita mediante declaración jurada electrónica. Al operador de comercio exterior que inicie actividades, la Administración Aduanera le asigna la categoría A y la mantiene hasta finalizar el primer año del plazo de autorización
b) La solicitud de autorización se somete al procedimiento de evaluación previa con silencio administrativo positivo y la autoridad aduanera tiene el plazo de 30 días hábiles para atenderla.
c)  La garantía que deben presentar como requisito para obtener la autorización puede ser carta fianza o póliza de caución cuyo monto será fijado en función a su categoría. Dicha garantía debe contar con una vigencia hasta el último día hábil del mes de febrero y debe ser renovada anualmente.
d) Hasta el 31 de enero de 2020 deben renovar su garantía, la misma que en esta oportunidad tendrá vigencia hasta el último día hábil del mes de febrero 2021.
e)  Hasta el 31 de diciembre de 2021 tendrán plazo para la adecuación a los requisitos y condiciones establecidos como operador de comercio exterior, tales como, trayectoria satisfactoria, trazabilidad de operaciones y sistema de calidad, así como sistema de seguridad.
f)  Al operador de comercio exterior que cuente con autorización vigente al 31 de diciembre de 2019, se le otorga la categoría “A” hasta el 31 de enero del 2021.
Los plazos de autorización serán por cinco años, para el almacén aduanero, la empresa de servicio de entrega rápida, el beneficiario de material para uso aeronáutico, el almacén libre (Duty Free), la asociación garantizadora y la asociación expedidora; y por tres años, para los otros operadores de comercio exterior.


[1] Abogado. Doctor en Educación. Master Business International. Docente en Escuelas de Posgrado UNMSM – USMP - UPC.
[2] Publicado en el Diario Oficial El Peruano en fecha 09 de diciembre de 2019.
[3]En el procedimiento de aprobación automática, la solicitud es considerada aprobada desde el mismo momento de su presentación ante la entidad competente para conocerla, siempre que cumpla con los requisitos y entregue la documentación completa, exigidos en el TUPA de la entidad”. (Artículo 33° del TUO de la Ley de Procedimiento Administrativo General)
[4]Excepcionalmente, el silencio negativo es aplicable en aquellos casos en los que la petición del administrado puede afectar significativamente el interés público”. (Artículo 38° del TUO de la Ley de Procedimiento Administrativo General)
[5] En los procedimientos administrativos sujetos a silencio positivo, la petición del administrado se considera aprobada si, vencido el plazo establecido o máximo para pronunciarse, la entidad no hubiera notificado el pronunciamiento correspondiente, no siendo necesario expedirse pronunciamiento o documento alguno para que el administrado pueda hacer efectivo su derecho, bajo responsabilidad del funcionario o servidor público que lo requiera. (Artículo 36° del TUO de la Ley de Procedimiento Administrativo General).
[6] El artículo 20° de la Ley General de Aduanas modificada por el Decreto Legislativo N° 1433 señala como lineamientos para verificar el cumplimiento de los requisitos para la autorización y renovación de los operadores de comercio exterior a) Autorizaciones previas, b)Trayectoria satisfactoria de cumplimiento, c)Trazabilidad de sus operaciones, d)Solvencia financiera, e)Continuidad del servicio y e)Sistema de seguridad.
[7] Modificado por el Decreto Legislativo N° 1433.
[8] Así tenemos que los OCE que estén registrados en categorías A y B se renuevan automáticamente.
[9] Conforme al inciso d) del artículo 193° de la Ley General de Aduanas.
[10] Teniendo en cuenta que el régimen de incentivos queda derogado por el Decreto Legislativo N° 1433.

16 marzo, 2020

Importancia de los INCOTERMS 2020 en el comercio


Importancia de los INCOTERMS 2020 en el comercio
Dr. Javier Gustavo Oyarse Cruz[1]
    I.    Introducción
Los términos internacionales de comercio se han convertido en una herramienta muy útil para definir determinadas responsabilidades del vendedor y el comprador en un contrato de compra venta internacional. Lo cual en modo alguno significa que su objetivo sea reemplazar al mencionado contrato, sino todo lo contrario, lo que persigue es evitar cualquier tipo de ambigüedades o contradicciones en la interpretación de las obligaciones.
Por esa razón es que, desde su creación en 1923 con apenas seis términos, hasta la fecha se han venido presentando actualizaciones periódicas en la versión de estos, dado que su objetivo es recoger los usos y costumbres vigentes en el comercio.
Labor que cumple con acierto al Cámara de Comercio Internacional de Paris, que hace poco acaba de cumplir su primer centenario de fundación, y dentro de los actos programados para festejar dicho acontecimiento, se ha publicado la reciente versión de los INCOTERMS, que empezará a regir a partir de enero del año 2020.
En las siguientes líneas, nos permitimos analizar el impacto e importancia de los INCOTERMS 2020 en el comercio, como una modesta contribución al estudio y mejor comprensión de esta materia.
II.   Cámara de Comercio Internacional
Fue en el año 1919 cuando se funda una prestigiada organización con sede en París por iniciativa de un grupo de industriales, financieros y comerciantes quienes tuvieron como principal motivación, crear mayor prosperidad económica a finales de la Primera Guerra Mundial, dando nacimiento así a la International Chamber of Commerce (ICC).

Es preciso mencionar que después de la primera guerra mundial no existía ninguna de las bondades de la tecnología actual, ni tampoco el fenómeno de la globalización tenía tanto apogeo como hoy que mueve al mundo a velocidades impresionantes en todos los aspectos, como puede ser lo económico, cultural, político, religioso, educativo, etc.

Bajo ese contexto es que debemos valorar el esfuerzo de la ICC por crear un documento que permita recoger los usos y costumbres en el comercio internacional con la única finalidad de identificar algunas responsabilidades del vendedor y comprador, como por ejemplo la transferencia del riesgo de la mercancía, dando origen a reglas estándar bajo la forma de acrónimos de tres letras.

Haciendo un poco de historia podemos mencionar las once versiones de los Términos Internacionales de Comercio que hemos tenido hasta la fecha:

1923: El primer sondeo de los términos de intercambio comercial de la ICC   
1928: Claridad mejorada
1936: La guía global para los comerciantes
1953: Incremento del transporte ferroviario
1967: Corrección de malinterpretaciones
1974: Avances en el transporte aéreo
1980: Proliferación del tráfico de contenedores
1990: Revisión completa
2000: Cerrando una brecha en la legislación de Estados Unidos
2010: Reflexiones del panorama contemporáneo
2020: Mirando al futuro[2]

III. ¿Qué son los INCOTERMS?
Se trata de un conjunto de reglas internacionales usadas para la interpretación de los términos comerciales, tales como el establecimiento de algunos derechos y obligaciones de las partes en un contrato de compra y venta, y en relación con la entrega de las mercancías vendidas.

Su forma de expresión es mediante acrónimos que sintetizan algunas obligaciones pactadas voluntariamente y por común acuerdo entre el comprador y el vendedor, teniendo como principal característica la definición exacta del lugar en el cual el vendedor entrega la mercancía al comprador, pues es allí donde se debe producir generalmente la transferencia del riesgo respecto a la mercancía[3].

En cuanto a la finalidad que persiguen los INCOTERMS, podemos mencionar que básicamente trata de definir con la mayor precisión posible, algunas reglas internacionales que eviten cualquier incertidumbre o ambigüedad que surjan por las interpretaciones disímiles que pudieran originarse respecto algunos términos comerciales en los diferentes países.

Sabido es el hecho que la cultura es una de las fuerzas que afectan a los negocios internacionales, y como puede advertirse, cada nación tiene su propia forma de regular o entender las obligaciones del comprador y vendedor, basados en diversos factores que se ponen de manifiesto, por ejemplo, cuando alguna de las partes no cumple con su obligación o se niegan a cumplirlas.        

IV. ¿Cuáles son las novedades en los INCOTERMS 2020?
Permítanme relevar las principales novedades desde mi primera lectura del texto oficial:
1.    En principio, se puede notar que la estructura de las obligaciones definidas para el vendedor y comprador en cada INCOTERMS, tiene nuevas descripciones en diez artículos[4] que nos permiten visualizar de manera rápida las características esenciales de cada acrónimo. Lo cual, desde el punto de vista práctico, resulta de enorme utilidad para efecto de elegir convenientemente cada término en función a las responsabilidades y obligaciones que tanto el vendedor como el comprador estén dispuestos a asumir. Dicha estructura es la siguiente: 
Artículo
Descripción
A1 / B1
Obligaciones Generales
A2 / B2
Entrega / Recepción
A3 / B3
Transmisión de riesgos
A4 / B4
Transporte
A5 / B5
Seguro
A6 / B6
Documento de entrega / Transporte
A7 / B7
Despacho de exportación / Importación
A8 / B8
Comprobación / embalaje / marcado
A9 / B9
Reparto de costos
A10 / B10
Notificaciones

2.    Las Notas Explicativas ilustradas (reglas y sugerencias) que sirven para orientar la elección más apropiada según el tipo de transacción. Lo interesante de esta publicación es que aporta algunos ejemplos prácticos de en que casos o situaciones debería utilizarse un término en reemplazo de otro, lo cual, desde el punto de vista didáctico, aporta mucho a la comprensión completa de las características singulares de cada acrónimo elegido. Además de utilizar colores diferentes para distinguir en los gráficos, las obligaciones tanto del vendedor como del comprador.

3.   El Estado Peruano adoptó el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar, 1974, llamado también Convenio SOLAS 1974.[5] Dicho Convenio contiene una serie de recomendaciones de obligatorio cumplimiento por parte de los Estados para evitar que se repita la trágica pérdida de 1500 vidas humanas, que dejó como saldo el hundimiento del Trasatlántico Titanic en abril de 1912. Es así como, las enmiendas a dicho Convenio también forman parte de nuestra legislación nacional. Una de ellas es precisamente la que se refiere a la obligación del expedidor para verificar la masa bruta de un contenedor lleno antes de que se cargue el buque[6]. De manera que si en el documento de expedición del contenedor lleno no se indica la masa bruta verificada, el capitán o su representante y el representante de la terminal no han obtenido la masa bruta verificada del contenedor lleno, éste no se embarcará en el buque, bajo sanción. Pero como se habrán dado cuenta, este pesaje del contenedor implica un costo que debe ser asumido por una de las partes contratantes, y los INCOTERMS 2020 hacen una ligera referencia en una nota mencionando la masa bruta verificada (VGM).

4.   En cuanto al término Free Carrier (FCA) que consiste en la entrega de la mercancía en el local del vendedor con la obligación de cargar hacia el primer medio de transporte contratado por el comprador para su recojo, se incorpora una nota explicativa opcional. Se trata de permitir que se proteja la relación comercial utilizando mecanismos de pago documentales, razón por la cual, pese a que en este término FCA la entrega se produce al primer transportista terrestre, el comprador podría solicitar al porteador que al emitir el Conocimiento de Embarque (BL), se incluya una leyenda indicando a bordo, tal como lo exigen los contratos bancarios o financieros.

5.   Los INCOTERMS 2020 repiten en cuanto su contenido la misma cantidad de once términos aprobados en la versión anterior, salvo la eliminación del acrónimo DAT, al cual se le reemplaza por el nuevo término Delivered at Place Unloaded (DPU). Consideramos que se trata de un interesante cambio, dado que no descarta la posibilidad de que se pacte la entrega de la mercancía en una Terminal, pero la novedad en este nuevo término DPU es que se fija de manera expresa la obligación del vendedor de descargar la mercancía en el sitio o lugar acordado para la entrega.

Estas son las once reglas INCOTERMS 2020:
EXW En Fábrica
FCA Libre Transportista
FAS Franco al costado de la embarcación
FOB Franco a bordo
CFR Costo y Flete
CIF Costo, seguro y Flete
CPT Transporte pagado hasta
CIP Transporte y seguro pagado hasta
DAP Entregado en lugar
DPU Entregado en lugar descargado
DDP Entregado con derechos pagados.

6.   Otra novedad que merece relevar es lo que se refiere a la contratación del seguro que debe ser por cuenta del vendedor en los términos CIF y CIP. Si recordamos un poco, a la versión 2010 de los INCOTERMS, veremos que en esa oportunidad se colocaron algunas instrucciones para el vendedor, indicando que debía contratar con una compañía de seguros de reconocido prestigio, la cual debería tener por lo menos una sucursal en el país del comprador y por consiguiente la póliza de seguros debería estar a disposición del comprador, siendo la nota relevante que la cobertura debe ser hasta por el 110% del valor de la mercancía. En los INCOTERMS 2020 se hace el siguiente distingo, en el caso del acrónimo CIF se mantiene el seguro mínimo (Cláusula C) y por el valor de 110%; pero en el caso del término CIP se cambia por el seguro a todo riesgo (Cláusula A) por el 110% del valor de la mercancía[7].

7.   Finalmente, otra novedad en los INCOTERMS 2020 es la disposición del transporte con medios propios. Así tenemos que no existe impedimento para que un vendedor en una regla D, disponga el transporte sin contratar los servicios de un tercero, utilizando sus propios medios de transporte. Del mismo modo, tampoco se prohíbe que en una compra en FCA, el comprador utilice su propio vehículo para recoger la mercancía y transportarla hasta sus instalaciones. Por tales consideraciones, las reglas Incoterms® 2020 permiten expresamente no solo que se formalice en contrato de transporte, sino que simplemente se disponga el transporte necesario.

V.  Su importancia para el comercio internacional
Conforme va evolucionando el comercio internacional en el mundo, somos testigos que se presentan nuevos usos y costumbres que demandan el estudio por parte de la Cámara de Comercio Internacional de París, permitiendo de esta manera que se simplifique la forma de contratación, otorgando mayor transparencia y confiabilidad a las partes contratantes.
De un tiempo a esta parte, observamos como los avances en la tecnología y las comunicaciones se convierten en grandes motores que aceleran el ritmo de la globalización comercial, posibilitando que las transacciones comerciales se simplifiquen. Por esa razón, no sorprende que tras el lanzamiento de los INCOTERMS 2020, también se haya aprobado un aplicativo móvil que permita su correcta interpretación por parte de los usuarios[8].
No cabe duda que la fuerza de la costumbre y la utilidad práctica de los INCOTERMS, le han permitido irradiar casi todo el planeta, siendo frecuente su utilización en los negocios internacionales, incluso llegando a formar parte de la legislación interna en varios países. Tal como ocurre en la legislación aduanera peruana que obliga al declarante a expresar en valor FOB sus exportaciones y en valor CIF sus importaciones[9].
Otro aspecto que debe destacarse desde la versión 2010 de los INCOTERMS, consiste en que su utilización le permite al comprador y vendedor realizar transacciones comerciales permanentes en el tiempo, basadas en la confianza y la buena fe en los negocios, lo cual se puede traducir en que ambos se deben mutua colaboración y/o ayuda en la búsqueda de información para efecto de poder cumplir con las obligaciones pactadas en cada término elegido por común acuerdo.
VI.  A manera de conclusión.
Llegamos a conmemorar el primer centenario de fundación de la Cámara de Comercio Internacional (ICC) con la nueva versión de los INCOTERMS 2020, un documento actualizado que sintetiza los usos y costumbres en materia comercial. Y compartimos la misma interrogante que se formularon otros estudiosos de esta materia ¿Quién hubiera pensado que un grupo de acrónimos de tres letras tendría tanto impacto en el desarrollo de las transacciones comerciales internacionales?
La respuesta es negativa si lo vemos con los ojos de quien vivía el entorno económico del año 1923. Pero, con el transcurrir de los años, se fueron presentando modificaciones y actualizaciones a dicho documento, precisamente por el impacto y aceptación que tuvieron los INCOTERMS en los negocios internacionales.
Hoy vemos con entusiasmo el futuro, sabiendo que los términos internacionales de comercio siempre estarán recopilando información relevante respecto a las prácticas comerciales que nos deparen los nuevos tiempos, para acercarnos un poco más a la aldea global en la que se desenvuelven las transacciones comerciales a mayor velocidad que antes.
El Perú tiene la misión de seguir participando en los procesos de integración económica para ampliar sus mercados, fortalecer su oferta exportable y lograr la internacionalización de sus empresas[10], aplicando todas las herramientas que ofrecen organismos internacionales como la ICC, tales como los INCOTERMS 2020.  


[1] Abogado. Master Business International. Docente Posgrado UNMSM – USMP - UPC.
[2] Los Incoterms® 2020 fueron elaborados por un Comité de Redacción (Drafting Group), que por primera vez incorpora representantes de China y Australia. La mayor parte de los miembros son europeos. El Comité tuvo150 miembros (principalmente Cámaras de Comercio) que formaban parte de la Cámara de Comercio Internacional.
[3] Las reglas INCOTERMS 2020 no son en sí mismas un contrato de compra venta: solo forman parte de ese contrato cuando se incorporan a uno ya existente
[4] La misma estructura se utiliza para explicar cada uno de los términos internacionales de comercio.
[5] Decreto Ley Nº 22681 de fecha 18 de septiembre de 1979, que entró en vigor el 25 de mayo de 1980.
[6] De conformidad con el nuevo párrafo 6 de la regla 2 del Capítulo VI del Convenio SOLAS.
[7] Nos referimos al Instituto de Aseguradores de Londres que tiene estandarizadas tres cláusulas: A) que cubre 16 riesgos, B) que cubre 11 riesgos y C) que cubre tan sólo 7 riesgos.
[9] Ley General de Aduanas aprobada mediante Decreto Legislativo N° 1053 y modificatorias.
[10] Objetivos extraídos del Plan Estratégico Nacional Exportador 2025.